Anestesia epidural

El parto en casa

Alicia Fontanillo, una de las responsables de la guía 'El parto en casa: una opción segura y posible', habla con GuiaInfantil.com sobre qué representa y cómo se desarrolla un parto natural en casa, sus ventajas y riesgos.

El parto por cesárea

El procedimiento de un parto por cesárea. La cesárea es siempre el último recurso cuando, por algún problema, es imposible llevar a cabo un parto vaginal. El parto por cesárea consiste en hacer un corte o una incisión en el abdomen y en el útero para facilitar la salida del bebé.

Cómo se puede inducir el parto

Cómo se puede inducir el parto y en qué ocasiones se recomienda hacerlo. Cuando la finalización del embarazo es necesaria por motivos de salud, existen varios métodos de inducción del parto, que se llevan a cabo en un centro hospitalario. Su finalidad es iniciar las contracciones que provocarán el desarrollo del parto.

Un padre en el parto: ¡qué desastre!

Ahora entiendo que haya papás que, aún pudiendo participar en el parto de su hijo, prefieran abstenerse de tal acontecimiento. Recientemente, me han contado una situación realmente cómica: un conocido me contó la aventura vivida en el parto de su esposa. Este papá decía: mi presencia se convirtió en una serie de despropósitos, creo que estoy fichado en la maternidad como sujeto 'non grato'.

Parir en casa o en el hospital

Cómo traer a los hijos al mundo, ¿en casa o en el hospital? Podemos elegir entre sanidad pública o privada, y también prescindir de ambas y dar a luz en casa, en nuestra propia cama con la asistencia de una matrona. Dos posturas contrarias que se debaten entre las mejores condiciones de seguridad y recursos sanitarios, y el clima cálido y confortable que una pareja puede crear en su casa para traer al mundo a su bebé con luces tenues y sin la instrumentalización propia del paritorio de la maternidad.

Los inesperados y valientes nacimientos de bebés

Siempre he admirado la fortaleza de una mujer a la hora de dar a luz a su hijo. Hay que ver lo valientes que son las madres al expulsar de su vientre a su bebé. Eso sin hablar de que tienen que esperar unos 9 meses para tenerlo en sus brazos. Un momento, que no tiene hora ni lugar para realizarse. Se espera siempre que sea en una camita caliente, cercada de seguridad y de cuidados, en casa o en el hospital. Pero no siempre es así...