Deporte infantil

Tenis para niños

Cuándo un niño puede empezar a jugar al tenis. Lo más importante durante las clases de tenis infantil es asegurar la diversión. Si los niños se sienten cómodos y controladores de las jugadas, disfrutarán mucho más del juego. Y eso conlleva en un mayor aprendizaje.

La natación infantil

La natación infantil es un excelente deporte para los chicos. Cómo enseñar tu hijo a nadar. La natación es una de las actividades deportivas más completas y está indicada para personas de todas las edades.

El esquí según la edad del niño

Es muy importante considerar la edad del niño así como su capacidad psicomotora, antes de llevarlo a esquiar en la nieve. La capacidad motora de los niños según su edad para aprender a esquiar. El esquí es un deporte de invierno perfecto para practicar con los niños, si quieres comenzar antes deberías seguir algunos consejos.

Los dolores de espalda en los niños

Los dolores de espalda en los niños pueden estar provocados por una mala posición o postura, por el transporte excesivo del peso de los libros y mochilas, por la falta de ejercicio físico que fortalezca la espalda, por hábitos sedentarios, por las lesiones provenientes de algún golpe o caída, y también por la obesidad infantil.

Ciclismo. Deporte infantil

Cómo enseñar a los niños a pedalear, frenar, acelerar y dejarse llevar por la bicicleta. El ciclismo es un deporte que puede ser practicado a partir del momento en que el bebé domine su forma de caminar. Es un deporte que puede mejorar el equilibrio, la resistencia, la coordinación motora, y fortalecer las capacidades y los huesos de los niños.

El Judo y los niños

La práctica del judo ofrece a los niños la posibilidad de realizar distintos movimientos y técnicas, de conocer y dominar su cuerpo, de mantener una comunicación motriz con su compañero y de controlarse a si mismos. Además, es una buena fuente de valores, de motivación y de ayuda para la toma de decisiones. El Judo y los niños.

Gimnasia artística infantil

La gimnasia artística puede empezar a practicarse a partir de los cuatro años. Esta modalidad deportiva favorece la coordinación, la flexibilidad, la fuerza, la concentración y hace aumentar la seguridad de los niños en sí mismo, además de elevar su autoestima y autoconfianza.