Vinculo afectivo

Promocionado

Qué hace tan especiales a nuestros hijos

Creo que a ningún padre hay que convencerle de que su hijo es especial. El sentimiento de amor que sentimos por ellos es universal, y estoy convencida de que no se debe a una ceguera paterna que heredamos o desarrollamos con nuestra prole, sino al amor que nos permite asomamos a la realidad de nuestros pequeños mediante el deseo de conocer su personalidad a fondo.

Promocionado

Por qué balbucean los bebés

Una mañana tu bebé te sorprenderá cuando realice sus primeros gorgoritos. ¡Dios mío! Qué alegría para papá y mamá cuando su pequeñín no sólo emplea su acostumbrado llanto o grito de demanda, y experimenta por primera vez la necesidad de establecer un diálogo con ellos mediante ese gorjeo maravilloso de sus cuerdas vocales, al que acompañará un rostro sereno o sonriente.

Promocionado

Un beso, el mejor regalo para mamá

Una de las mejores expresiones de amor son los besos. De hecho, un beso es el mejor regalo para mamá. A todos nos viene a la mente, el primer beso, los besos de cine, los besos románticos, los besos de los enamorados, los besos de amistad, los besos de respeto... y, naturalmente, los besos de nuestros hijos.

Promocionado

La comunicación y el vínculo del papá con su bebé

Estoy convencida de que el lenguaje que tienen los padres con los bebés no es el mismo que tienen las madres con sus pequeños. Es como si hablasen otro 'idioma' entre ellos. El vínculo de la madre con su hijo se crea cuando el pequeño está aún en su vientre. El vínculo que establece el padre con el bebé es más tardío. No siempre se consigue cuando el bebé nace. Hay padres que tardan meses en conectar completamente con su hijo.

Promocionado

Niños con emociones a flor de piel

Desde que nació lo supe. Por la forma de recogerse entre mis brazos, pronto me di cuenta de que era de otra pasta, más sensible. A medida que iba creciendo, poco a poco, llenó nuestras vidas de felicidad porque no se cansaba de regalar y recibir besos y abrazos, porque se le veía disfrutar con nuestra compañía cuando le mecíamos o le acariciábamos.