Cuentos y fábulas de Navidad

Cuento de Navidad. Cuento ilustrado para niños

El oso Traposo nos cuenta el tradicional Cuento de Navidad con ilustraciones

Leer

Cuento de Navidad. Capítulo 1

Nuestra historia comienza unas navidades y nuestro protagonista es Ebenezer Scroog, un hombre solitaro y muy antipático. Vivía solo y nada parecía agradarle. Odiaba la Navidad, decía que eran 'paparruchas'.

Cuento de Navidad. Capítulo 2

Un día durante las fiestas navideñas, Scrooge se dirigió como siempre a su despacho. Allí estaba su escribiente, un hombre sonriente y muy amable que le invitó a pasar junto a su familia la Nochebuena, a pesar de ser muy pobre. Scrooge le rechazó y además le obligó a trabajar el día de Navidad.

Cuento de Navidad. Capítulo 3

Esa misma noche, Ebenezer Scrooge se acostó en su gran cama, pero al rato se le apareció el fantasma de su antiguo socio y le avisó de que vendrían a visitarle 3 espíritus. Pese al susto inicial, no le hizo mucho caso y volvió a acostarse.

Cuento de Navidad. Capítulo 4

Scrooge dormía en su cama cuando algo le despertó, al abrir los ojos vio a un fantasma que le pidió que le acompañara. Extrañado y curioso, aceptó seguirle y le mostró imágenes de su infancia, cuando era tan sólo un aprendiz. También vio a su hermana, a quien quería mucho.

Cuento de Navidad. Capítulo 5

La noche siguiente, volvió a aparecer otro fantasma, en esta ocasión el de las navidades presentes. El espírituo le enseñó imágenes de la casa de su escribiente. Allí vio a su familia y al pequeño Tim, un niño enfermo. Ellos eran pobres y aun así se les veía felices.

Cuento de Navidad. Capítulo 6

La última noche, Scrooge esperaba a su fantasma. No habló en ningún momento, tan sólo le mostró una imagen que impactó al viejo avaro. Vio a su escribiente, abatido por la muerte del pequeño Tim. A lo lejos un grupo de personas comentaba que otra persona había muerto también. No hablaban bien de él y vendían sus posesiones. De pronto vio una lápida... ¡éra la suya!

Cuento de Navidad. Capítulo 7

A la mañana siguiente, Ebenezer Scrooge despertó con alegría y energía. Se vistió sus mejores galas, salió a la calle y se mostró amable con las gentes. Fue a casa de su escribiente a quien llenó de regalos. Además, decidió subirle el sueldo para que pudiera cuidar de su familia. El pequeño Tim, loco de alegría exclamó: ¡que Dios bendiga a todos!