Juegos para estimular la fantasía y la creatividad en los niños

Leer

Jugar a reciclar cajas de cartón

Los niños podrán jugar y aprender a reciclar a la vez a través de esta actividad. Con un poquito de imaginación y una caja de cartón, podrán crear un coche, un castillo, unos zapatos, una casa,... Aprende y enseña a tus hijos a crear un juego o un juguete casero con estas propuestas originales y divertidas.

Jugar y crear con globos

La globoflexia es el arte de hacer figuras o formas con globos (balones o bolas de inflar). Es una manualidad ideal para los niños, que se puede elaborar en cualquier lugar u ocasión, principalmente en las fiestas de cumpleaños o en otras celebraciones familiares.

Jugar con el papel u Origami

Origami o Papiroflexia es el arte de origen japonés del plegado de papel para obtener figuras de formas variadas. Es una disciplina que se origina en el Oriente y se practica para combatir el estrés y la depresión, para desarrollar y estimular la motricidad fina, las habilidades manuales y la concentración de los niños. ¿Te animas?

Contar chistes, adivinanzas y trabalenguas

Si hay un juego que facilite las risas y las carcajadas a los niños eso son los chistes, las adivinanzas y los trabalenguas. Además, son juegos que les estimulan a comunicarse positivamente, a expresarse con más facilidad y a hacer amigos. A través de estos juegos, los niños se imaginan más envueltos en un protagonismo sano.

Jugar a dar formas a la plastilina

La plastilina es un material que puede proporcionar sensaciones placenteras para los niños y al mismo tiempo les estará ayudando a crear conexiones cerebrales propias. El moldeado de la plastilina anima al niño a aprender. A través de la plastilina el niño imagina, crea, y a la vez materializa los pensamientos que tienen en su mente.

Jugar a hacer teatro

El teatro es el escenario perfecto para que los niños disfruten, liberen endorfinas y fomenten su creatividad e imaginación. Les permite elaborar situaciones cotidianas, reflejarse en los distintos personajes y conocer diferentes realidades. El jugar con el teatro de marionetas ayuda a los niños a expresarse y a comunicarse, promueve su juicio crítico, valora su espontaneidad y despierta sus fantasía.

Cantar, tocar un instrumento y bailar

La música, así como los movimientos del cuerpo, animan la imaginación de los niños. Son actividades que ayudan a los niños a descargar tensiones, a potenciar su sociabilidad e integración, y a despertar sentimientos y sensaciones positivos. La canción, el baile y los niños poseen una estrecha relación que genera estímulos a la fantasía. El tocar un instrumento potencia su creatividad.

Jugar a cocinar y a ser cocinero

A los niños les encanta hacer cosas de mayores. Cocinar es una de ellas. Eso de emplear sus manos para amasar, mezclar y probar texturas y sabores variados, permite a los niños experimentar sensaciones que pueden despertar su creatividad y fantasía. Si pretendes jugar a ser cocinero con tus hijos, es necesario darles libertad y seguridad a la vez. Ojo a los utensilios que les pueden lastimar.

Jugar a volar una cometa

Al intentar volar una cometa los niños experimentan una gran sensación de libertad, de velocidad y de movimiento en su cuerpo. Es como si de repente ellos empezasen a tener alas y pudiesen volar como una cometa. Es un buen recurso para hacer volar la imaginación de los niños.

Jugar a disfrazarse de distintos personajes

Cuando los niños juegan a disfrazarse para ser médicos, hadas, profesores, veterinarios, bomberos, incluso a ser un súper héroes, estarán interiorizando distintos sentimientos, conductas y cualidades como son el ingenio, el valor, la dulzura, la magia, la valentía e iniciativa.

Jugar a leer o escuchar un cuento

El libro es un amigo y una fuente inagotable de fantasía para los niños. Leer o escuchar un cuento proporciona información y crea hábitos de reflexión, de concentración, aparte de que también hace al niño recrear situaciones, entretenerse y distraerse. La lectura mejora las expresiones, el lenguaje, despierta la creatividad y la curiosidad de los niños.

Dibujar, colorear y pintar

En muchas ocasiones nos preguntamos de qué forma podríamos motivar a los niños a pintar, dibujar y colorear, aunque sean actividades que despiertan mucho su interés. El dibujo, así como la pintura, permite al niño a ser libre, a divertirse y a dar riendas a su naturalidad y espontaneidad. Son actividades con las que los niños pueden ‘dar alas’ a su imaginación y fantasía.