La lactancia materna en el arte. El arte de amamantar a los bebés

La imagen de una mujer dando el pecho a su bebé es siempre una obra de arte

Leer

'Virgen de la Leche', da Vinci. El arte de amamantar

Es una pintura atribuida por muchos investigadores al pintor renacentista italiano Leonardo da Vinci. Pertenece a los años 1490-1491. Se trata de una Virgen de la Leche, en la que aparece María dando el pecho a su Hijo. Ella se encuentra de perfil, con el pelo recogido en un velo de gasa y pedrería. Viste un manto azul en armonía con el color del cielo que se ve a través de las ventanas simétricas del fondo. Pon en evidencia la Virgen como mediadora entre el cielo y la tierra.

'La Sagrada Familia'. El Greco. Leche materna

El tema de la Sagrada Familia fue retratado muchas veces en las obras de El Greco. En esta obra, realizada entre 1595 y 1596, que está ubicada hoy en el Hospital de Tavera de Toledo, el autor retrata la Virgen María y el Niño Jesús, acompañados por San José y Santa Ana. Se destacan los rasgos lumínicos, así como las figuras ampliadas y estilizadas.

'Mujeres a la orilla del mar', Gauguin. El arte de amamantar

Esta obra también es conocida como la ‘Maternidad’. Su autor, Paul Gauguin, pasó los últimos 20 años de su vida en Tahití donde encontró en las escenas maternales, una gran fuente de inspiración para sus últimas obras. Este cuadro es una representación del nacimiento de uno de los hijos del pintor, en 1899, que tuvo con Pahura, su entonces mujer, de origen tahitiano.

'Maternidad', de Lempicka. El arte de amamantar

‘Maternidad’, de Tamara de Lempicka, de 1928, Polonia. Esta pintora dedicó sus pinturas a las mujeres, a través del estilo del art decó. En este cuadro, Tamara de Lempicka representa a mujeres con largas y refinadas manos, con la mirada perdida, dando el pecho a un bebé cubierto por una fina sábana. Una obra tierna y muy elegante.

'Maternidad', de Pablo Picasso. El arte de amamantar

Obra de Pablo Picasso titulada “Maternidad”. La imagen de la maternidad es una de las más características de la época azul de Pablo Picasso (1901-1904). Las madres, como la de este cuadro, aparecen siempre orientadas e inclinadas cariñosamente sobre sus bebés.

'Maternidad', de Renoir. El arte de amamantar

El conocido pintor, Pierre Auguste Renoir, realizó esta obra en 1885 tras el nacimiento de Pierre, su primer hijo. El cuadro está ubicado en el Museo d’Orsay, París, Francia. Su deseo era inmortalizar a su mujer Aline con su hijo. En la obra, Pierre aparece tomando el pecho con los ojos abiertos, mientras se divierte tocándose uno de sus piececitos. La madre, sentada delante de un paisaje poco definido pero que parece el exterior de una casa de campo, mira hacia el pintor con una expresión de calma en su rostro.

'Madre dando el pecho', de Becker. El arte de amamantar

Paula Modersohn-Becker es la autora de esta obra realizada en óleo sobre cartón, en el año 1902. El cuadro retrata a una mujer dando el pecho a su bebé, en una pequeña y pintoresca población de Worpswede, donde la pintora exploró la cruda realidad de los hombre y mujeres que viven en el campo. El cuadro está ubicado en la National galerie, Berlín, Alemania.

'Virgen de Lucca', de Van Eyck. El arte de amamantar

Jan Van Eyck, el gran pintor flamenco, hizo diversas representaciones y retratos de la Virgen María con su hijo. En esta obra, realizada en óleo sobre tabla en 1436, aparece a María en una muy pequeña habitación, sentada en un ostentoso trono y vestida con preciosas telas rojas. Además de dar el pecho a su hijo, María toma el rostro de la mujer del pintor, Margarita. Van Eyck fue uno de los primeros pintores en inmortalizar a su esposa. El cuadro está ubicado en Städelsches Kunstinstitut, Frankfurt, Alemania.

'Madre con niño', de Grebber. El arte de amamantar

Esta obra fue realizada en 1630 por el pintor barroco, Pieter de Brebber, cuando este tenía 30 años de edad. La obra está ubicada en Frans Halsmuseum, Harlen.Retrata a una madre apoyando y amamantando con un brazo a su bebé, y a la vez llevando un libro con el otro brazo. Un cuadro que expresa un momento de paz y de tranquilidad entre la madre y su bebé.