Navidad en familia. Fiestas navideñas con los niños

Cómo se celebra el fin de año en el mundo

Tradiciones por países para despedir al año y dar la bienvenida al año nuevo

Leer

En Panamá se colocan aceites esenciales para despedir el año

El Fin de Año en Panamá también se comen las típicas 12 uvas, pero aquí se cuentan las pepitas y el número que salga lo juegan a la lotería.

En todos los hogares se recibe el Año Nuevo colocando aceites esenciales o incienso para eliminar las malas vibraciones. Un ramo de naranjas, arroz y trigo detrás de la puerta completan el ritual para tener todo un año de salud y prosperidad. 

En Venezuela, se rompen las copas en la última noche del año

Las familias venezolanas también prefieren las lentejas a las uvas como símbolo de la buena suerte en el Año Nuevo.

Algunas de las tradiciones más seguidas en Venezuela son romper las copas con las que brindan para asegurarse un futuro prometedor, llevar dinero en el bolsillo en el momento del cambio de año y poner por toda la casa limones partidos en cuatro para absorber la mala energía.

En Chile se despide el año con un plato de lentejas

Aunque lo de despedir el año comiendo 12 uvas se está popularizando en todo el mundo, en Chile prefieren comer lentejas, que dan mejor suerte.

También les gusta recibir el Año Nuevo mostrando unas monedas a la luna para asegurar el bienestar económico de toda la familia y dar una vuelta a la manzana con una maleta para garantizar un año de viajes.

En las mesas argentinas no falta un buen asado para recibir el Año Nuevo

Una cena con un buen asado no puede faltar en la mesa de las familias argentinas en Fin de Año. Además, a las doce se rompen papeles viejos y se tiran por la ventana para deshacerse de lo que no sirve y dejar sitio a lo que está por venir en este Año Nuevo.

Al igual que en Perú, también es una tradición argentina la de quemar muñecos en una especie de pasar página u olvidarse del pasado.

En EEUU se escriben los deseos de año nuevo en un papel

Celebrar un Fin de Año perfecto en EEUU pasa por acudir a la neoyorkina plaza de Times Square y disfrutar de la bajada de la bola de cristal.

Lo primero que hay que hacer para recibir el Año Nuevo es besar a una persona del sexo opuesto mientras los deseos de miles de personas escritas en papelillos vuelan a modo de confeti.

Fin de año frente al mar en Brasil

La fiesta de Fin de Año en Brasil se llama Reveillon y es para disfrutarla junto al mar.

Las familias brasileñas reciben el Año Nuevo vestidos de blanco para atraer la paz. La tradición cuenta que hay que saltar siete olas para tener buena suerte durante todo el año y lanzar flores al agua mientras se pide un deseo.

En Perú se queman muñecos para despedir el año

Las familias peruanas despiden el año quemando muñecos o monigotes que simbolizan lo viejo frente a lo nuevo. Es su forma también de recibir al año nuevo.

Como en otros países, la ropa interior también simboliza la buena suerte, en esta caso amarilla y hay que llevarla del revés hasta que den las doce, para luego ponerla al derecho y recibir al Año Nuevo.

En Colombia se recibe el Año Nuevo de pie

Los colombianos reciben el Año Nuevo de pie para atraer la buena suerte y la salud. Y realizan lo que se conoce como 'agüeros', una serie de rituales para entrar con buen pie.

Utilizar ropa interior amarilla, tener algunas monedas en la mano mientras suenan las campanadas y besar en primer lugar a una persona del sexo opuesto son algunas de las tradiciones más seguidas para celebrar Fin de Año.

En México, por Navidad, se barre bien la casa hacia fuera

Como en todo el mundo, en México andan pendientes de las doce campanadas para recibir el Año Nuevo brindando.

La tradición más particular de los mexicanos en Fin de Año es barrer la casa de dentro para fuera para expulsar la mala suerte del hogar. Y con el mismo objetivo, no falta quien echa cubos de agua por la ventana.

Una uva por cada campanada para recibir el año nuevo en España

En España se recibe el Año Nuevo comiendo las doce uvas al son de las campanadas. El lugar ideal para hacerlo es en la Puerta del Sol en Madrid, pero se trata de una tradición que siguen todos los hogares.

Si además de comer las doce uvas, se despide la Nochevieja con alguna prenda de color rojo, la suerte en el Año Nuevo está asegurada.