Juegos entre el papá y sus hijos

23 propuestas e ideas para que el padre juegue con los niños

Ver

Jugar a pescar con papá

Recuperar los juegos al aire libre es básico en estos tiempos donde cada vez los niños juegan más dentro de casa con las consolas o el ordenador. Por ello, disfrutar de un fin de semana en contacto con la naturaleza es una experiencia única. A los niños les encantará una actividad como la pesca con papá, pondrán a prueba su paciencia y será todo un descubrimiento.

Jugar a trepar a los árboles con papá

Papá también fue un niño al que le gustaba jugar en la calle, trepar a los árboles, descubrir la naturaleza... Nadie mejor que él para enseñar a sus hijos actividades divertidas al aire libre.

Jugar a cocinar con papá

Pasar un rato en la cocina entre padres e hijos haciendo un pastel, unas galletas o un entrante puede ser muy divertido. Se trata de jugar, aprender y educar a través del arte de cocinar.

Jugar a bailar con papá

Para pasar un momento divertido y especial entre padres e hijos a veces no necesita de grandes cosas. Basta con poner un poco de música para jugar a cantar y bailar. Incluso, pueden ser los propios niños quienes enseñen a los padres.

Jugar a la guerra de almohadas con papá

A veces el tiempo que pasan los padres con los hijos se mide en minutos, cuando no siempre importa la cantidad del tiempo sino la calidad. Un buen rato aunque sea pequeño jugando, por ejemplo, a la guerra de almohadas, pondrá una gran sonrisa en la cara de los niños.

Jugar con el agua en verano con papá

Una guerra de globos, saltar un aspersor encendido, mojarse con la manguera... A los niños les encantan los juegos de agua y en verano además resultan refrescantes y divertidos.

Jugar a caballito con papá

A los niños les encanta subirse a la espalda de papá como si fuese un caballito. Un momento muy divertido para hacer el gamberro entre padre e hijo y reírse juntos. Sacar una sonrisa a un niño, es al final uno de los objetivos de los juegos entre padres e hijos.

Jugar a volar con papá

Papá puede convertirse en un estupendo avión, sólo ha de subir al niño sobre sus hombros y correr imitando el sonido de un avión. La sonrisa en la cara de nuestros hijos está asegurada y, pedirán más y más.

Jugar a cantar en el karaoke con papá

Si no tenéis ningún juego de karaoke, podéis utilizar todas las canciones de nuestra mascota, el oso Traposo. Sólo tenéis que sentaros frente al ordenador, aclarad vuestras voces, y cantar el padre y los hijos juntos. La diversión está asegurada.

Jugar con papá a montar en bicicleta

Papá puede ser un estupendo maestro de bicicleta para los niños. Con su fuerza puede agarrar la bici por detrás mientras el niño pedalea e ir soltando las manos poco a poco hasta que el pequeño vaya ganando estabilidad. La sonrisa del niño cuando consiga pedalear él solito llenará de orgullo al papá.

Jugar a contar cuentos con papá

Un momento muy especial entre los padres y sus hijos puede ser antes de ir a dormir. Abrir un cuento e ir leyéndolo en voz alta mientras el niño imagina todas las historias que el papá el cuenta es un tierno y especial momento que los hijos recordarán siempre.

Jugar en la piscina con papá

Los juegos en el agua con papá pueden ser muy divertidos: saltar de bomba, salpicar agua, hacer carreras de natación o utilizar su cuerpo como una barca. Los niños disfrutan de lo lindo en la piscina, y si es jugando con papá, mucho más.

Jugar en los columpios con papá

Cuando el niño es pequeñito, no tiene la destreza suficiente como para agarrarse solo al columpio, necesita la ayuda de sus padres. El papá puede convertirse en un mullido y cómodo asiento sobre el que el niño se sentirá seguro columpiándose hasta que ya pueda hacerlo solito y el papá pueda empujarle arriba y abajo. 

Jugar en el río o en el lago con papá

Los juegos en el río o en lagos, siempre tienen que estar muy bien supervisados por papá para evitar peligros, pero un caluroso día de verano puede resultar más refrescante jugando con papá a tirarse de bomba, saltar o chapotear en el agua.

Jugar con papá a la rayuela

La rayuela o truque es un juego tradicional al que ya jugaban los papás y mamás de pequeños. Es una actividad ideal para realizar al aire libre y poner en práctica la destreza de papá y los niños a la pata coja.

Jugar con papá a las construcciones

Los juegos de construcciones estimulan la creatividad y el ingenio del niño, además le ayudan a mejorar la coordinación motriz. Papá puede ser un excelente jefe de obra en la construcción de una torre de piezas, un castillo o un fuerte.

Jugar con papá a cantar canciones

Cantar es una estupenda manera de enfrentarse con buen humor a las cosas, además de ser una buena forma de aprender y crecer. Los papás pueden enseñar canciones o jugar a las canciones con gestos y pasar un buen rato en familia.

Jugar con papá a hacer castillos de arena

Es una tierna y linda escena aquella en la que el papá construye un castillo de arena, una fortaleza o un muro en la playa para sus hijos. A los niños les encanta jugar en la orilla del mar, es un momento estupendo para compartir un rato entre padre e hijo.

Jugar a las cocinitas con papá

A los niños les encantará preparar un té con pastas, un bollo con cacao o cualquier otra merienda apetitosa... y ficticia para papá. Preparar la mesa, las tazas y los platos es muy importante para un evento de semejante categoría. ¡Ah!, papá no debe olvidar decir a los niños lo rico que estaba todo.

Jugar a que papá se come toda la comida

Un viejo truco que utilizan mucho los padres para ayudar a comer a sus hijos es hacerles creer que se comerán su comida. Si eres un papá desesperado porque tu hijo come fatal, prueba el juego de 'me voy a comer tu comida' y, si finalmente no come el niño, al menos se habrá reído.

Jugar al escondite con papá

Para jugar al escondite no necesitamos comprar nada, es un juego de toda la vida, que no cuesta dinero y que proporciona grandes momentos de diversión. Al niño le encantará buscar y finalmente encontrar a su padre.

Jugar a bucear con papá

Con unas gafas de buceo, papá y sus hijos pueden pasar grandes ratos descubriendo el fondo marino. Unas piedras de colores, un alga, un erizo o unas conchas serán los tesoros que podrán encontrar el explorador papá y los pequeños aventureros mientras bucean.

Jugar con papá a volar una cometa

Hacer volar una cometa es un juego clásico al que han jugado niños de todas las generaciones. Nadie mejor que papá, para enseñar a sus hijos a hacerla volar, girar, moverse o a correr detrás de ella. Un juego ideal para un perfecto día en el campo en familia.