El Patito Feo. Cuento ilustrado para niños

Los niños pueden aprender el valor de la tolerancia y del respeto con este cuento

Leer

Capítulo 15. Cuento Patito Feo

Tan feliz y contento, el cisne decidió unirse a los demás cisnes en el estanque. Y fue así como recuperó su alegría y ganas de vivir. Nuestro gran y bello cisne vivió durante años, tuvo hijos y fue un gran padre para ellos.

Patito Feo. Capítulo 14

El patito feo, que no era pato ni feo, se quedó muy, pero que muy contento. Tan feliz se sentía que abrió sus enormes alas y se puso a saltar en el estanque. Se movía como fuese un bailarín. Ya no se sentía solo ni triste.

El cuento del Patito Feo. Capítulo 13

¡Y qué menuda sorpresa se llevó el patito feo! Al entrar en el agua del lago, vió su cuerpo reflejado en el agua y se quedó sin habla. Su cuerpo había crecido, sus plumas ya no eran grises y se había transforma en un precioso y elegante cisne. En este momento, el patito supo que jamás había sido feo. Él no era un pato sino un cisne.

Patito Feo. Capítulo 12

De un lado del estanque, el Patito feo admiraba las aves más bonitas que había visto en su vida, pero en otra parte del lago, pudo ver otras aves, muy parecidas a sus hermanos. Nadaban y volaban, y hacían un montón de ruido. El patito feo se quedó pensativo por un rato y, como hacía mucho calor, decidió por entrar al lado para refrescarse.

Capítulo 11. Cuento de Patito Feo

El patito feo lo pasó muy mal. Durante días, meses, estuvo caminando sin parar, pero sobrevivió hasta la llegada de la primavera. Cansado, el patito, desde la orilla de un gran lago, se puso a mirar unas aves que nadaban en el estanque, y algo le llamó la atención. Jamás había visto unas aves tan hermosas.

Cuento de Patito Feo. Capítulo 10

Pero la felicidad del patito duró muy poco. Al cabo de algunos días, él se dio cuenta de que el granjero que le había recebido con tanto cariño, era malo y sólo quería engordarle para transformarlo en un segundo plato. Asustado y con mucho miedo, el patito salió corriendo como pudo de allí.

Capítulo 9 del cuento de Patito Feo

Allí, un viejo granjero le recibió con mucha atención, le recogió, le dio de comer y beber, y el patito creyó que había encontrado a alguien que le quería. Por unos días, el patito feo se había sentido feliz, muy feliz.

Patito Feo. Capítulo 8

Pasados unos días, en una noche fría y solitaria, el Patito feo llegó a una granja cubierta de nieve. Batió a la puerta del granero para pedir ayuda, abrigo y algo de comida. El patito creía, por fin, que había encontrado una casa.

El cuento del patito feo. Capítulo 7

Triste y solo, el patito se fue para seguir su camino. El invierno había llegado, y con él la nieve y el frío, el hambre y la persecución de los cazadores para el patito feo. Lo pasó muy mal.

Patito Feo. Capítulo 6

El 'patito feo', que de feo no tenía nada, empezó a darse cuenta de que allí no le querían. Además, tenía que soportar las burlas de todos los patos, así como de todos los animales de la granja. Así que en la mañana siguiente, muy temprano, el patito cogió unos granitos de cereales, los puso en una bolsa y decidió irse de la granja.

Patito Feo. Capítulo 5

Pobre patito, se quedó triste y asustado, sin entender la reacción de su mamá y de sus hermanos. No conseguía entender por qué no le querían ni por qué le habían abandonado. Se sentió muy, pero muy mal.

Capítulo 4 del cuento Patito Feo

Menuda sorpresas se llevaron la mamá Pata y los patitos. ¡Tenían los ojos como 'platillos'! El último pato había nacido diferente a ellos. No tenía plumas amarillas y sí grises, y además su pico era oscuro y su tamaño era mucho más grande. La mamá Pata llevó una gran decepción y decidió ignorar el patito por que lo veía muy feo. Y se apartó de él.

Cuento de patito feo. Capítulo 3

Todos, incluso los patitos recién nacidos, concentraron su atención en el huevo, a ver cuando se rompería. Al cabo de algunos minutos, el huevo empezó a moverse e a romperse. Primero vieron el pico, luego el cuerpo, y por las patas de un sonriente pato, de color gris y pico oscuro.

Patito Feo. Capítulo 2

Dentro del granero, doña Pata miraba contenta, como los patitos rompían el cascarón e iban saliendo poquito a poco, llenando de felicidad a todos. Estaba doña Pata tan contenta que casi no se dió cuenta de que un huevo, el más grande de todos, aún permanecía cerrado.

Cuento de Patito Feo. Capitulo 1

En una hermosa mañana de verano, los animales de la granja, el caballo, la vaca, las ovejas, gallinas... esperaban ansiosos por el nacimiento de los patitos de doña Pata. Faltaba muy poco para que los patitos rompiesen el cascarón y saliesen de los huevos.