Ocio infantil

Fábulas para niños en imágenes. Cuentos cortos con moraleja

Leer

El caballo y el asno. Fábula para niños

Un labrador tenía un caballo y un asno. Debía transportar dos sacos de harina, y el asno se ofreció a que repartieran la carga, pero el caballo altanero se negó. El asno, después de cargar durante horas con los dos sacos, se desplomó en el suelo. Entonces tuvo el caballo que cargar con los dos sacos y con el asno.

Moraleja: Cuando no ayudas a los demás te perjudicas a ti mismo

Las moscas. Fábula sobre la avaricia

Un enjambre de moscas iba volando cuando encontraron un bote de miel. Atraídas por el olor se abalanzaron sobre el tarro para comerla, y cuando se quisieron dar cuenta se habían quedado atrapadas, pegadas en la miel, y empezaron a ahogarse. Lee la fábula de Las moscas

Moraleja: Consola tus impulsos y no seas avaricioso.

La gallina de los huevos de oro. Fábula sobre la codicia

Había una vez un hombre que poseía una gallina mágica, que le daba todos los días un huevo de oro. Al principio estaba muy contento, pero pronto empezó a impacientarse: deseaba más y más huevos de oro. A tanto llego su codicia que decidió matar a la gallina, pensando que en su interior estaban todos los huevos de oro. Por desgracia, nunca los encontró, y se quedó sin su gallina de los huevos de oro.

Moraleja: No dejes que te venza la codicia y sé paciente.

Fábula de la lechera. Cuento tradicional

Una lechera iba de camino al mercado muy contenta. Pensaba en el dinero que conseguiría vendiendo su leche, con la que se compraría una gallina. Con los huevos de la gallina compraría una cabra...de tanto soñar no vio una piedra que había en el camino. Al tropezar su cántaro de cayó, derramando la leche. Lee la fábula de la lechera.

Moraleja: Más vale tener los pies en el suelo que construir castillos en el aire.

La zorra y las uvas. Fábula sobre la sinceridad

Una zorra iba caminando por el bosque cuando encontró un árbol cargado de uvas. Saltó y saltó para intentar cogerlas, pero por mucho que se esforzó no consiguió su objetivo. Al acercarse un pájaro le dijo con desdén que el motivo de que no se comiera las uvas era que estaban verdes, y no que no fuera capaz de alcanzarlas.

Una fábula que habla del valor de la sinceridad y de cómo la mentira perjudica y tiene piernas cortas.

Moraleja: La sinceridad debe empezar siempre por uno mismo.

El león y el ratón. Fábula con moraleja

El orgulloso león cayó en una trampa y quedó atrapado bajo la red del cazador. Un pequeño ratón prometió ayudarle, pero el león se burló del pequeño tamaño del ratón. Con paciencia y habilidad, ratón liberó al león mordiendo las cuerdas hasta romperlas, y demostrando a su amigo que todos somos importantes. Lee la fábula completa de El león y el ratón

Moraleja: No desprecies a los demás porque sus habilidades pueden sorprenderte

La paloma y la hormiga. Fábula sobre la amistad

Una paloma volaba cuando vio cómo una hormiga, que se había caído al río, se estaba ahogando. Rápidamente acudió a salvarla y la hormiga, agradecida, prometió que intentaría devolverle el favor a pesar de su pequeño tamaño. Tiempo después pudo cumplilo al picar en la mano a un cazador que estaba a punto de disparar a la paloma. Lee la fábula de la paloma y la hormiga

Moraleja: Toda buena acción recibe su recompensa.

La liebre y la tortuga. Fábula infantil

La liebre y la tortuga dicidieron competir en una carrera. La liebre estaba muy segura de ganar y reía de la pobre torguga, que avanzaba por el camino paso a paso. Tanto se confió la liebre que decidió echar una siesta antes de llegar a la meta. La tortuga siguió caminando y mientras la liebre dormía, la tortuga ganó la carrera.

Moraleja: La perserverancia siempre triunfa, y no hay que confiarse ni burlarse de los demás.

La cigarra y la hormiga. Fábula de La Fontaine

La cigarra era feliz disfrutando del verano, mientras la hormiga trabajaba sin cesar. Pese a sus advertencias, la cigarra seguía cantando mientras la hormiga guardaba comida para el invierno. Al llegar el frío, la cigarra se dio cuenta de que no tenía nada que comer, por lo que tyuvo que pedir ayuda a la hormiga. Lee la historia de la cigarra y la hormiga.

Moraleja: Aprende a dosificar trabajo y diversión