El Papa Francisco permite a una mujer dar el pecho a su bebé en público

Para muchas personas, el Papa Francisco es diferente a los anteriores Papas: está rompiendo antiguas normas, haciendo la Iglesia más cercana al pueblo, acercándola a los nuevos tiempos... Una de sus últimas medidas, viene a confirmar este hecho. Y es que, durante un bautizo en la Capilla Sixtina, en un tono relajado dio permiso a las madres para que dieran el pecho a sus bebés dentro del adoratorio.

"Si los niños tienen hambre, madres, dadles de comer sin pensarlo dos veces, porque son las personas más importantes que se encuentran aquí". Con esta sencilla y clara frase, el Papa Francisco se mostró partidario a la lactancia en público, ya que hay que anteponer las necesidades del bebé.

Dar de mamar a los bebés en público

Lactancia en público

No es la primera vez que el Papa Francisco se muestra partidario de amamantar en público a los bebés. En una entrevista al diario La Stampa, relataba como en la audiencia de los miércoles, una mujer sostenía a su bebé en brazos mientra éste lloraba. El Papa se interesó por el bebé y la mamá le comentó que podría tener hambre, pues era su hora de comer. "Por favor, dele algo para comer". El Papa comentó en la entrevista que la mujer era tímida y le daba vergüenza amamantar a su bebé en público.

Este comportamiento viene a dar un ejemplo a todos aquellos que miran mal a una madre cuando lo único que está haciendo es alimentar a su bebé, ya sea en un parque, en la playa, en el avión o en la sala de espera de un hospital. Todavía recuerdo como en España, hace pocos meses, muchas madres decidieron manifestarse ante una tienda de ropa porque días antes habían echado de allí a una mamá que dabe el pecho a su bebé. Su forma de protestar no fue otra que... amamantando a sus bebés en público.

¿Por qué a algunas personas les resulta tan escandaloso el hecho de amamantar al bebé en público? ¿Hay algo sucio en ello? ¿Realmente es reprobable? Si no existe ninguna ley que lo considere delito, por qué algunas personas intentan estigmatizar a las mamás que dan el pecho en público al bebé. Por qué han de aguantar las miradas de rechazo e incluso comentarios contra lo que están haciendo.

Yo creo que la tolerancia es un valor esencial en nuestra sociedad, también la empatía, ponerlos en práctica evitaría muchos problemas de convivencia. Al fin y al cabo, lo único que hay que tolerar es un acto precioso que lleva realizándose desde que tenemos uso de razón: alimentar a nuestros bebés.

Alba Caraballo. Editora de GuiaInfantil.com