Consejos para la primera habitación del bebé

Tu barriga no para de crecer y cada día falta menos para que tengas a tu bebé en los brazos. El tiempo pasa muy rápido y muchas veces te sientes agobiada con lo que te falta por hacer. Hay aspectos que no puedes pasar por alto. Uno de ello es la preparación de la habitación de tu bebé.

La primera habitación del bebé

Antes de que naciera mi hija, yo tenía muy claro que las paredes de su habitación estarían de un amarillo muy clarito y que los muebles serían lacados en color blanco. Nos gustaba la combinación. Pues, así lo hicimos, tal cual lo habíamos soñado. Mucha luz, tranquilidad e ilusión ¡Quedó precioso! Como yo, muchos padres tienen claro cómo quieren la habitación de su bebé. Pero, hay detalles que vale la pena recordar, y que pueden incluirse en la lista de cosas para el bebé, si se desea una habitación cómoda y funcional:

Primera habitación del bebé

1. El modelo de la cuna es importante, pero debe estar de acuerdo con la seguridad, el confort y la resistencia del mueble para que el bebé pueda descansar sin correr ningún tipo de riesgo.

2. Evita poner objetos pesados sobre la cuna, como estanterías, ventiladores de techo, cuadros y lámparas colgantes.

3. Cuánto más despejada esté la habitación, mejor. Que todo tenga su sitio, los juguetes, la ropita, etc. Evita dejar cositas en el centro de la habitación para evitar que tropieces con algún objeto o algún mueble.

4. Nada de exageraciones en cuanto a los muebles. Elige sólo los que vas a utilizar de verdad, es decir, la cuna, una mesita de noche, un vestidor con cajones, una silla cómoda, una juguetera, y un cubo de basura.

5. Elige una habitación para el bebé que esté cerca de la tuya. Así podrás atenderle con más facilidad.

6. Busca colores suaves tanto para las paredes como para los muebles de la habitación. Los colores ejercen un efecto en los bebés. Cuánto más ligeros, mejor. Les transmitirán tranquilidad, e influirá en su sueño.

7. El dormitorio del bebé debe estar bien iluminado y ventilado, para evitar la humedad, los ácaros, y las consecuentes alergias.

8. La limpieza es esencial. En los primeros meses, principalmente, evita poner alfombras en la habitación de tu bebé. Estarás evitando la concentración de polvo y suciedad.

9. Tranquilidad es la palabra llave para conseguir una habitación ideal para el bebé. Si es posible, que tenga un buen aislamiento acústico.

10. Para la disposición de los muebles, puedes recurrir a técnicas como el Feng Shui. Conozco gente que lo ha seguido y que dice que vale la pena.

Vilma Medina. Directora de GuiaInfantil.com