Pautas que hacen madurar a los niños en los campamentos de verano

Las cinco pautas que debemos seguir en los campamentos de verano

Andrés París

En verano comienzan los campamentos infantiles, un momento muy especial donde los niños se enfrentarán a nuevas situaciones más o menos complejas. Pero no todos los niños se enfrentan de la misma manera a los retos que hay que superar en los campamentos de verano, sino que, cada uno, dependiendo del nivel madurativo, irá dando respuestas en función del grado de sus recursos de adaptación a la demanda de la convivencia.

Los campamentos de verano pueden ser una excelente oportunidad para enseñar al niño a madurar en ciertos aspectos como son la comunicación, la independencia, la participación, las habilidades sociales con los demás compañeros... Por eso, los padres tenemos el deber de incentivar en el niño en todos estos aspectos para que pueda beneficiarse a fondo de la experiencia de estar en un campamento de verano.

Los campamentos de verano pueden suponer una auténtica tortura para el niño o toda una fantástica aventura en la que superarse. Todo depende de cómo se lo presentemos.

Te contamos las 5 pautas que hacen madurar a los niños en los campamentos de verano.

5 pasos que hacen madurar a los niños en los campamentos de verano

 Campamentos de verano para niños

Primer paso: la despedida de los padres

La despedida hay que percibirla como una oportunidad de mejorar en  autonomía y libertad frente a la natural presión y cuidados que le prodigan en el seno familiar. “Durante un período de tiempo voy a estar más libre”. voy a depender de mí mismo.

Segundo paso: la comunicación con monitores, coordinadores y otros niños

La comunicación supone la razón de ser de este tipo de campamentos. El niño se enfrenta a tener que comunicarse tanto con los monitores como los coordinadores, como a tener que establecer nexos de unión con los demás niños.

En este aspecto es donde debemos procurar que el niño saque su mejor versión para hacer amigos con facilidad. Es muy importante la primera impresión, como dice Mónica Galán: "no hay una segunda oportunidad para una primera mala impresión".

Tercer paso: participación en las actividades

En relación con la participación del niño en las actividades, juegos, tareas cooperativas, iniciativas, etc. cabe esperar una respuesta similar a la que viene dando en el colegio. Tal vez con más motivación contextual, y por tanto con un mayor interés.

Cuarto paso: la higiene personal y cuidados

Su higiene personal, el cuidado y selección de su ropa, supone una experiencia muy enriquecedora si, habiendo recibido unas pautas concretas, es capaz de manejarse con cierta solvencia.

Quinto paso: las habilidades sociales

La manera de relacionarse con sus iguales será una dimensión educativa muy relevante. Se pone en juego su inteligencia emocional para saber adaptarse al nuevo contexto.

Es fundamental que el niño tenga adquirido un nivel óptimo en conductas como respeto, colaboración, cooperación, asunción de  frustraciones y éxitos, ayuda al compañero, etc.

Con conclusión, en ocasiones se pregunta por la edad más adecuada para asistir a estos campamentos de verano, pero puede que interese más preguntar por las posibilidades que tiene el niño para relacionarse  con los demás y asumir su propia autonomía.

 

Puedes leer más artículos similares a Pautas que hacen madurar a los niños en los campamentos de verano, en la categoría de Destinos turísticos en Guiainfantil.com.