La mala conducta de los niños y la necesidad o sentido de pertenencia

Cómo fomentar el sentimiento de pertenencia así como el vínculo y que tu hijo se sienta amado y capaz

Eva Hernández
Eva Hernández Psicopedagoga y maestra

El ser humano (aunque pueda haber matices, unos más que otros, etc.) es un ser social por naturaleza. Las personas buscamos el contacto con otros, sentimos la necesidad de pertenecer a uno o varios grupos y de ser aceptados en los mismos. De hecho, la mala conducta de los niños (lo que los adultos consideramos 'portarse mal') a menudo está provocado por esa necesidad o falta del sentido de pertenencia. A continuación, vamos a saber más sobre el sentimiento de pertenecer y cómo se relaciona con el comportamiento de los niños.

Qué es la necesidad de pertenencia de los niños

La necesidad o sentido de pertenencia en niños

Como contaba Maslow en su famosa pirámide de necesidades humanas, después de las necesidades básicas fisiológicas (respirar, alimentarse, beber, dormir, evitar el dolor, etc.) y de seguridad (protección, salud, etc.), encontraríamos la necesidad de pertenencia o de afiliación, como él la denominaba. 

Por tanto, como podemos inferir, tras los requisitos básicos para poder subsistir (necesidades fisiológicas y de seguridad), la necesidad de pertenencia es la más esencial e importante de las condiciones del ser humano, por lo que debemos otorgarle la importancia que requiere.

A continuación vamos a conocer más sobre qué se entiende por necesidad de pertenencia, que relación puede tener esta con los malos comportamientos de los niños y cómo podemos fomentar el vínculo con nuestros hijos.

Los niños necesitan sentirse amados y parte de un grupo

Cuando los niños se sienten amados y capaces

La necesidad de pertenencia podría definirse como la necesidad de ser amados, de pertenecer a un grupo, de ser aceptados, de conectar con otros, de sentirnos arropados, validados, importantes y tenidos en cuenta.

El sentido de pertenencia se desarrolla, antes que en cualquier otro lugar, dentro del seno familiar, a través del vínculo afectivo. El bebé necesita sentir que es amado y que no solo verá satisfechas sus necesidades básicas, sino que va a recibir el apoyo, la atención, la conexión con otros y el reconocimiento que necesita para desarrollarse integralmente. En definitiva, que forma parte de un núcleo estable en el que puede ser él mismo en toda su extensión y sentirse amado, respetado y reconocido por ello.

A medida que el niño o niña crece, el sentido de pertenencia se va ampliando en torno a la comunidad y a otros grupos sociales, adquiriendo una notable importancia dentro del grupo de iguales en la adolescencia.

Beneficios de promover el sentido de pertenencia en los hijos

Sentimiento de pertenencia en los niños

Sentirse 'parte de', es decir, tener bien cubierta esta necesidad de pertenencia tiene una serie de beneficios para el niño o la niña y es vital para un desarrollo personal sano y equilibrado. Entre estos beneficios podemos encontrar:

- Es primordial para el desarrollo de una autoestima y un autoconcepto sanos.

- Favorece el correcto desarrollo cognitivo y emocional.

- Contribuye al bienestar y la salud general, ya que aporta felicidad y tranquilidad.

- Favorece los comportamientos adaptativos y adecuados.

- Impulsa el desarrollo sentimientos de amor, respeto, cuidado, protección...

- Fomenta la iniciativa, la autonomía, la creatividad y la ilusión por pertenecer a un grupo.

- Confiere sensación de seguridad, de afecto, de respeto, de poder ser uno mismo sin ser juzgado y de no estar solo, ya que se forma parte de algo en común con otras personas. Esto tiene una especial relevancia en la adolescencia.

La mala conducta de los niños y el sentido de pertenencia

La mala conducta infantil y el sentido de pertenencia

Algunas de las conductas inadecuadas de los niños van ligadas a este sentido de pertenencia, ahora explico por qué.

Como denominaba el psiquiatra Rudolf Dreikurs (en cuyas explicaciones está basada en gran parte la Disciplina Positiva), esto se debe a las 'metas equivocadas de la conducta'. Es decir, los niños y niñas pueden llegar a creer equivocadamente que su papel dentro del grupo es el de llamar la atención con conductas disruptivas, pues al cometerlas obtienen la inmediata atención por parte de los adultos, que es exactamente lo que quieren y necesitan.

Si como padres o educadores somos capaces de entender esto, es decir, que los niños no actúan para retarnos o para echarnos un pulso, sino que toman sus decisiones en base a lo que perciben y bajo la necesidad del sentimiento de pertenencia, podremos afrontar más adecuadamente los comportamientos no deseables de los menores y fomentar conductas más adaptativas.

Fomentar el sentido de pertenencia y vínculo en nuestros hijos

Fomentar el vínculo de los padres con sus hijos

Por tanto, como adultos, ¿qué podemos hacer para fomentar el sentido de pertenencia de nuestros niños y niñas? Aquí van algunos consejos que te ayudarán en este camino.

1. Mantener una buena comunicación con nuestros hijos e hijas
Practicar la escucha activa, dejar que se expresen con total libertad sin juzgarles y preocuparnos por sus problemas e inquietudes, sean cuales sean.

2. Dedicarles tiempo de calidad, sin distracciones
Un tiempo dedicado sola y exclusivamente a ellos y a realizar alguna actividad conjunta.

3. Ofrecerles mensajes de amor y confianza en sus capacidades
Debemos dejarles ser, dejarles intentar y equivocarse, siempre mostrando que confiamos en ellos, que los creemos capaces y que estaremos ahí para apoyarles en lo que necesiten, pero sin sobreprotegerlos. Es importante que dotemos de alas a nuestros hijos e hijas pero también que sepan que somos la red sobre la que pueden caer si se tropiezan.

4. Dar valor a sus necesidades y a sus opiniones
Es importante que los niños sientan que sus necesidades y sus opiniones tienen un espacio y son tenidas siempre en cuenta.

5. Fomentar la cooperación y el trabajo en equipo
Dentro del grupo al que pertenecen, los niños y niñas deben sentirse una parte útil, cuyo trabajo y acciones repercuten positivamente en los demás y en el funcionamiento del propio grupo.

6. Demostrar amor incondicional y que les queremos tal y como son
Esto es importantísimo. Nuestros hijos e hijas deben saber que siempre les querremos, aunque se equivoquen y cometan errores.

7. Que puedan tomar decisiones
Dar autonomía a los miembros del grupo es imprescindible para que los individuos se sientan libres y elijan permanecer en ese grupo por convicción, no por obligación. Referido a nuestros hijos e hijas, debemos ir dejando que vayan tomando sus decisiones, siempre teniendo en cuenta la edad y el tipo de decisiones, apoyándolas y respetándolas.

8. Valorar sus capacidades y sus logros. Tenemos que alentar a nuestros menores, usar el refuerzo positivo, valorar sus buenas acciones, sus logros, sus aptitudes y las metas que van alcanzando, por pequeñas que sean.

Puedes leer más artículos similares a La mala conducta de los niños y la necesidad o sentido de pertenencia, en la categoría de Conducta en Guiainfantil.com.

Publicado:
Actualizado: