El amor es el mejor alimento para el bebé desde su primer instante de vida

Que nada ni nadie te impida dar a amor a tu bebé desde su primer segundo de vida

María José Padilla
María José Padilla Coach educativa

Se habla tanto de maternidad… De cómo conseguir ser una feliz mamá, de cómo hacer que nuestro hijo sea feliz... Pero creo que se nos olvida lo principal: permitirnos dar y mostrar todo nuestro amor a nuestros pequeños. Si hay algo que jamás podemos olvidar, es que el amor es el mejor alimento emocional para el bebé. Y, por ese motivo, necesita recibirlo desde su primer instante de vida.

¿Les mostramos amor a nuestros hijos?

Por qué el amor es el mejor alimento para el bebé

Hace poco visité a una amiga en el hospital que se estaba estrenando como mamá. Tras estar con ella, no pude evitar preguntarme: ¿Qué se les enseña a las mujeres en las clases de preparto? De cómo respirar en el parto, de cómo posicionarse para dormir y darle el pecho o de cómo alimentarlo… Pero, me pregunto si alguien habla en estas sesiones preparatorios sobre cómo mostrarles a nuestros hijos el AMOR.

A menudo, salimos de estas clases con todos los prejuicios del mundo, como si no tuviéramos ya nosotros prejuicios bastantes y miedos suficientes, adquiridos por naturaleza:

- 'No lo cojas mucho porque se acostumbrará a los brazos'.

- 'Si tiene hambre, no le des biberón o se acostumbrará a él y luego no querrá tu pecho'.

- 'Evitar hablar con el móvil delante del bebé, que las ondas pueden afectarle a su desarrollo'.

- 'Los familiares no deben coger al bebé hasta que no haya pasado unas semanas desde su nacimiento'.

- 'No se le puede dar besos, no vaya a ser que le contagiemos alguna enfermedad. Todo el mundo sabe que los bebés son muy delicados en su nacimiento y propensos a coger enfermedades'.

- 'Los pañales solo los cambia el padre y la madre, cuando esté operativa para ello'.

¿Sigo?... O ¿ya has cogido la idea que quiero transmitir?

El amor como el mejor alimento para tu bebé

La importancia del vínculo amoroso con tu hijo

Nadie habla del amor como el mejor alimento para el bebé. Nadie habla de que ese amor puede venir de sus padres, abuelos, tíos, amigos… Nadie dice que el sentido común debe operar antes que la lista de prejuicios. Nadie dice nada acerca de que todos los que visitan a los padres están dejando su siembra de amor en ellos y en el bebé. Y lejos de su rechazo, los padres deberían saber gestionar esa siembra.

Así, hay un abuelo que se queda con ganas de coger a su nieto en sus primeras horas. Hay una abuela que aún no ha besado a su nieto por primera vez y ya tiene tres días. Hay una tita que no puede hacer fotos. Hay una amiga que parece que molesta con la visita… y tantas… tantas otras cosas, que parecen salirse del sentido común. Sin darse cuenta, que lo único que están consiguiendo es que ese niño se quede sin esos tipos de 'cariños' y por supuesto, amor.

En todas estas situaciones hay amor, y todas ellas, se están descuidando por los dichosos prejuicios. Los padres fácilmente caen en las redes de 'hacer lo que les han dicho'. Los padres están pensando en lugar de sintiendo el momento presente, buscando siempre lo correcto para su bebé, cuando alguien debería haberles dicho que lo correcto para un bebé recién nacido es que reciba el amor de todos los seres queridos que tiene a su alrededor y de la mejor manera posible.

Hago una llamada al sentido común, a la intuición maternal y paternal, a sentir el momento presente y por supuesto, al Amor, en las primeras horas, días y semanas de los bebés. Hago una llamada a todas esas madres que no se dejan acompañar en amor en esos primeros días.

Recuerda que 'a amar se aprende amando…' y el momento del nacimiento del bebé es ya un perfecto momento para empezar a enseñar a amar.