Vínculo

Blog del vínculo afectivo del bebé

La relación entre madre y bebé es un vínculo afectivo que empieza desde el embarazo y cambia nuestra percepción para siempre. Desde el momento en que tenemos en brazos al bebé recién nacido sentimos la necesidad de protegerle y un amor infinito que cree día a día. Tu bebé se convierte en el centro de tu mundo, y tú también lo eres del suyo.

Explicar el vínculo entre madre e hijo es muy difícil, pero desde el blog de GuiaInfantil queremos compartir algunas experiencias sobre los beneficios de mimar a tu bebé, tenerlo en brazos y comunicarte con él, algo que también le ayudará en su desarrollo físico y emocional.

Promocionado

La sorprendente reacción en el cerebro de la madre ante el olor del bebé

El olor es uno de los sentidos más primarios, nos transmite recuerdos y emociones pero además se ha descubierto la sorprendente reacción del olor del bebé en el cerebro de la madre. El aroma del bebé puede provocar una activación en el área cerebral relacionado con la recompensa y un aumento de los niveles de dopamina.

Promocionado

Cómo abrazar a un bebé

¿Sabes abrazar a tu bebé? Cuando tocamos y abrazamos a nuestros hijos, estamos dando vida a nuestros sentimientos, sentidos, y fomentando la confianza en nuestra relación. Un abrazo cura cualquier enfermedad, dolor y llanto del bebé.

Promocionado

Bebés y papás piel con piel

Vínculo materno. Apego del bebé a sus padres. Relación de los papás con sus hijos. El cuidado de los padres con los bebés. Qué aporta la figura del padre a los hijos. Bebés y papás piel a piel. La importancia y los beneficios del vínculo paterno.

Promocionado

Congela un recuerdo de tu hijo

El reencuentro al salir del colegio, los abrazos y los besos a media tarde, el momento del cuento por la noche, las ingeniosas frases que te dice mientras está merendando... Si pudieras congelar un momento del día con tu hijo, ¿cuál sería? Después de reflexionar sobre la pregunta a esta pregunta, sólo puedo decir que es difícil porque me quedaría con muchos, muchísimos, diría yo.