La teoría Bowlby del apego que querrás poner en práctica con tu bebé

Los niños y los bebés necesitan el amor de sus padres para crecer seguros y con autoestima

Beatriz Martínez

El psicólogo y psicoanalista británico John Bowlby (1907–1990) pensaba que el apego por parte de los padres a los hijos y viceversa desempeña, sobre todo durante la primera infancia, un papel clave. ¿Por qué? Pues porque si dicho apego es completo el niño podrá crecer feliz y llevar una vida plena social y emocional cuando sea adulto. A partir de sus explicaciones, surgiría la teoría Bowlby del apego.

La amplia experiencia de Bowlby y sus conocimientos en esta tema han llevado a muchas familias, pedagogos y maestros a ponerla en práctica y a hablar del apego como un pilar más de la vida de los pequeños. Veamos, pues, más en detalle, cómo es, qué dice y de qué forma podemos poner en práctica con nuestros pequeños día a día la teoría Bowlby del apego.

¿Es tan importante el apego para el bebé?

En qué consiste la teoría Bowlby del apego con los bebés


Si buscamos la palabra 'apego' en el diccionario vemos la siguiente definición: 'aprecio o inclinación especial por algo o alguien'. Si buscamos lo que dice la teoría desarrollada por John Bowlby vemos esto otro: 'Lo que por motivos de conveniencia denomino teoría del apego es una forma de conceptualizar la tendencia de los seres humanos a crear fuertes lazos afectivos con determinadas personas en particular y un intento de explicar la amplia variedad de formas de dolor emocional y trastornos de la personalidad, tales como la ansiedad, la ira, la depresión y el alejamiento emocional, que se producen como consecuencia de la separación indeseada y de la pérdida afectiva'.

¿Y cómo trasladamos esto a una temprana infancia? Pues lo haremos al pensar en un vínculo emocional que se establece entre el bebé y sus padres (llamados figura afectiva) desde el mismo momento en el que se conoce la noticia de que van a ser uno más en la familia.

Es dicho vínculo emocional el que aporta al pequeño la sensación de seguridad y el sentimiento de amor que, según explica Bowlby, se convierte en imprescindible para el desarrollo de la personalidad del niño.

La teoría del apego de John Bowlby, ¿en qué se basa?

Si profundizamos un poco más en la teoría del psicólogo John Bowlby vemos que diferenció tres tipos de apego según la situación del menor y la conducta del adulto.


1. Apego seguro
En el apego seguro, el pequeño se siente a salvo y reconfortado gracias a las muestras de protección que recibe de sus padres y que sabe que no se van a acabar nunca. El cariño y la disponibilidad plena que emana de la figura de afecto (sus padres) es lo que da pie a un concepto positivo. A su vez, se crean entre unos y otros relaciones estables y duraderas.

2. Apego ansioso
Los padres ofrecen apego, disponibilidad física y también emocional pero de forma no continua. Es decir, la figura de afecto no está siempre disponible. Situaciones como esta crean temor y ansiedad en el niño. Las habilidades emocionales que no se desarrollan adecuadamente dan paso a un estado de inseguridad constante.

3. Apego desorientado
Según explica la teoría Bowlby, en el apego desorientado la figura de afecto ofrece respuestas no concretas a las necesidades del niño. En los casos más extremos se pueden dar procesos disociativos. La conducta de los padres son poco claras y difusas para el niño lo que origina estados de inseguridad, estrés y ansiedad.

Por qué los bebés y niños necesitan sentir amor

La importancia del apego para los niños y los bebés

Podemos afirmar entonces, basándonos en el legado de Bowlby, que el apego es básico y necesario durante toda la vida, pero que toma especial importancia en la infancia pues es en esta etapa que niños y niñas necesitan sentirse seguros y queridos.

Siempre se ha dicho que hay veces que a los peques les alimenta más un rayo de sol en invierno que un buen plato de comida, y también se ha dicho en cientos de ocasiones que para que un niño pueda crecer feliz y desarrollar su autoestima correctamente ha de contar con el cariño de sus padres desde que está en el vientre materno. Los niños han de crecer en un entorno familiar en el que se creen vínculos afectivos con sus allegados. De esta forma se podrá sentir protegido, a salvo y cuidado. Y si lo decimos con palabras de John Bowlby diríamos que: 'Un niño que sabe que su figura de apego es accesible y sensible a sus demandas les da un fuerte y penetrante sentimiento de seguridad, y la alimenta a valorar y continuar la relación.'

Desgranando un poco más en esta teoría vemos que podemos hacer una clasificación de las distintas necesidades de afecto que tienen los bebés desde su nacimiento:

- El apego innato con el que nace el bebé
Aquí estaríamos hablando de esa necesidad básica que tiene el recién nacido de ser acogido por su madre nada más llegar a este mundo. Es lo que se conoce como contacto piel con piel, es decir, el hecho de colocar tras el parto al bebé sobre el pecho de su madre para que pueda sentir su calor.

- El vínculo afectivo que se establece durante el primer año de vida
Es durante el primer año de vida del pequeño que la necesidad de afecto que hemos visto en el punto anterior empieza a perder fuerza para dejar paso a un apego de seguridad física y emocional. El niño tiene que ver que es arropado por sus padres y que recibe el amor incondicional que le hará desarrollarse como una persona sana y de autoestima fuerte.

- El apego entre el niño y la figura de afecto durante la infancia
Cuando el pequeño empieza a dejar de ser bebé para ser niño, el apego entre él y sus padres comienza a ser parte de su personalidad, influyendo a su vez en su comprensión del mundo y las interacciones que tendrá en un futuro con los demás. Según indica esta teoría, esa figura de afecto actúa como un ejemplo a seguir de cara a las relaciones futuras que además le servirá como guía en el comportamiento social y emocional a corto medio plazo.

Puedes leer más artículos similares a La teoría Bowlby del apego que querrás poner en práctica con tu bebé, en la categoría de Vínculo - apego en Guiainfantil.com.