Los bebés no se malacostumbran a los brazos

Sostener al bebé en brazos no es malo, al contrario, trae muchos beneficios como la construcción del vínculo afectivo

'¡No le lleves siembre en brazos... que se malacostumbra!'... ¿Cuántas veces habrás escuchado esta frase? Seguro que un montón de veces. Pues resulta que no, que los bebés no se malacostumbran. Es más: los bebés, necesitan estar en brazos porque eso les benefician de muchas maneras. Te contamos por qué muchos psicólogos recomiendan sostener en brazos al bebé todo el tiempo que sea posible.

Por qué el bebé necesita estar en brazos

cuando el bebé quiere brazos 

Los bebés lloran. Eso lo sabemos. Lloran porque tienen hambre, porque quieren que les cambien el pañal, porque tienen sed... o porque necesitan estar cerca del regazo de su madre o de su padre. Y el instinto natural es sostenerle en brazos. Sin embargo, durante mucho tiempo nos han estado diciendo que es un error... que los bebés al final se acostumbran a los brazos y lloran sólo y exclusivamente con la intención de que les abracen.

Olvida todo eso. La nueva corriente no sólo confirma que esto es mentira, sino que van más allá: los bebés no sólo no se malacostumbran a los brazos, sino que además los necesitan. ¿La razón científica?:

Cuando nacen, los recién nacidos pasan por un proceso de exterogestación. Necesitan acostumbrarse a su nuevo entorno poco a poco. Durante nueve meses estuvieron en un lugar cómodo, caliente y muy pequeño. De repente pasan (de forma traumática) a un lugar frío, inmenso... Sienten frío, hambre, sueño, dolor... ¿Qué necesitan en ese momento?

Según la teoría de la psicóloga Laura Gutman, sentirse abrigados por los brazos de alguien en quien confían. Así que lo mejor es intentar ofrecerles un ambiente lo más similar al suyo. ¿Hasta cuándo? Hasta que comienzan a desplazarse por sus propios medios (en torno a los 9 meses de edad o cuando comiencen a gatear o a andar).

Los bebés no se malacostumbran a los brazos

Qué sucede si dejas el bebé llorar cuando pide brazos

Si dejas al bebé llorar cada vez que pide brazos, estarás contribuyendo a todo estos (según los últimos estudios psicológicos):

- Ansiedad
El bebé estará nervioso y excitado. Esto desencadena en un bebé estresado y ansioso.

- Desconfianza
Si no recibe atención cuando la demanda, el bebé perderá confianza en sus padres. Esto le hará ser de mayor mucho más desconfiado con su entorno.

- Falta de autoestima
La seguridad y recompensas de un abrazo se traducen directamente en más autoestima. El bebé, ante la ausencia de abrazos, se siente inseguro. Esto desencadena en falta de confianza en sí mismo.

- Individualismo
La falta de confianza en los demás le hará menos cooperante y más individualista. Preferirá estar solo.

Beneficios para el bebé de estar en brazos en porteo

lo que el porteo aporta al bebé

La psicomotrista y experta en atención temprana, María Algueró, y colaboradora de Guiainfantil.com, recomienda llevar al bebé siempre cerca ya que les brinda un sentimiento de protección y el inicio de una estrecha relación entre hijos y padres. Los sistemas de porteo para los bebés, como los fulares o las mochilas portabebés, favorecen una buena posición para el bebé y aportan muchos beneficios para el bebé:

- Llora menos y es más tranquilo

- Duerme mejor

- Tiene mejor desarrollo psicomotor, adquiere mejor equilibrio y mejor control postural

- Tiene menos cólicos del lactante ya que beneficia mucho a su sistema digestivo

- Es más sociable porque participa en todo lo que el adulto hace

- Se siente mucho más seguro

- Estrecha los vínculos afectivos con sus padres

- Tiene menos reflujo gastroesofágico

Beneficios para las madres y los padres de llevar al bebé en brazos

cuando portear al bebé es bueno para los padres

Llevar a los bebés en brazos utilizando métodos de porteo también es muy favorable a los padres porque les deja las manos libres para poder hacer cualquier cosa que necesiten. María Algueró nos cuenta algunas ventajas de esta práctica para los padres:

1. Crea vínculos afectivos
El contacto cuerpo a cuerpo crea lazos de afectos y refuerza la relación entre padres e hijos

2. Previene la depresión posparto
El contacto directo aumenta el nivel de otras hormonas, como las endorfinas.

3. Les da más seguridad y confianza
Los que llevan a sus bebés pegados a sus cuerpos se sienten más seguros y confiados porque serán capaces de reconocer cuando su bebé tiene sueño, hambre, etc.

4. Favorece a la lactancia materna
Al llevar al bebé pegado a su cuerpo, la madre segrega oxitocina, lo que favorece la subida de la leche y una buena lactancia materna.

5. Fortalece los músculos de la espalda
Al sostener al bebé, la espalda se adapta al peso del bebé, lo que hace fortalecer su musculatura y tener mejor postura. Supone menos carga para los padres.

6. Aumenta la libertad de movimiento de los padres
Con el bebé sujeto por un fular o mochila, los padres se sienten más libres para hacer lo que necesitan.

Niveles de soporte de un portabebés - La posición del bebé

como posicionar al bebé en un sistema de porteo

Antes de utilizar un portabebés, Algueró sugiere que los padres tengan en cuenta que deben estar cómodos los dos, tanto el bebé como el portador. No hay porta-bebés perfectos, hay que elegir el que mantenga al bebé en la buena postura (ranita) y que a los padres les resulten cómodo. En todo caso, así debe ser la posición del bebé en una mochila, según su mes:

- Bebés recién nacidos (0-3 meses)
Deben estar sujetos hasta la cabeza, suavemente contra el pecho del portador

- Bebés mayores (3-8 meses)
Deben ir sujetos hasta el cuello

- Bebés mayores (8 meses en adelante)
Deben ir sujetos hasta el hombro

Puedes leer más artículos similares a Los bebés no se malacostumbran a los brazos, en la categoría de Vínculo - apego en Guiainfantil.com.

Publicado:
Actualizado: