Antojos al amamantar - Por qué quiero comer tanto dulce en el posparto

La ansiedad por la comida (sobre todo chocolate) durante la lactancia materna tiene una explicación

Si creías que los antojos eran solo cosa del embarazo, ¡te equivocas! Durante la lactancia materna también es común experimentar unas ganas excesivas por cierto tipo de alimentos. ¿A qué se debe? ¿Qué podemos hacer para sobrellevarlo de la mejor forma posible? A continuación te contamos a qué se deben los antojos al amamantar al bebé y por qué tantas mujeres lactantes tienen tantas ganas de comer dulces (¡chocolate!) al dar el pecho en el posparto.

¿Por qué tengo antojos al amamantar a mi bebé?

Tener antojos al amamantar al bebé

¿A ti también te pasa o te pasaba mientras amamantabas? Notar durante el posparto que tienes unas ganas locas de comer galletas, pepinillos o chocolate. Unos antojos y una ansiedad por la comida que ya sentiste durante el embarazo pero que creías haber dejado atrás ahora que por fin tienes a tu bebé en brazos. ¿Qué te están tratando de decir tus antojos cuando estás amamantando?

Durante la lactancia la mujer es capaz de producir entre 750 y casi litro y medio de leche materna al día. Un hecho que va a tener una repercusión en el estado nutricional de la madre, ya que en esta etapa aumentan dichas necesidades nutricionales, incluso más que durante el embarazo: aumentan las necesidades de vitamina A diez meses más que durante la gestación, los carotenos que pasan a través de la leche materna y llegan al bebé para que tenga un buen desarrollo de la visión, o la vitamina C que también necesitan en mayor cantidad, así como el selenio y el zinc.

Todos estos niveles se han de incrementar para que la mamá lactante esté bien y al bebé le lleguen los nutrientes imprescindibles para su desarrollo. Por eso es que muchas veces suceden antojos caprichosos, ya que es una manera de supervivencia para poder dar al bebé lo que necesita; nuestro cuerpo es sabio y nos hará llegar esta demanda en forma de un antojo irresistible.

La ansiedad al comer o los antojos no es lo único que se puede experimentar durante la lactancia materna. También puede darse un aumento de peso debido a la mayor ingesta de calorías y a la revolución hormonal que sigue tan presente.

Ansiedad por comer dulce durante la lactancia materna

La ansiedad por comer dulce o tener antojos

Además de los antojos al dar el pecho para cubrir estas necesidades nutricionales básicas de mamá o bebé, también suele darse la ansiedad al comer. Esta se produce cuando la mujer lactante nota una necesidad a veces excesiva de tomar dulce, sobre todo en la tarde noche, ¿te suena de algo?

La causa está en el triptófano y la serotonina: un neurotransmisor que nos ayuda a tener un buen estado de ánimo y que, a partir de las 5 de la tarde suele disminuir su concentración, por lo que aparecen esas ganas de tomar un poco de dulce (chocolate principalmente) y así recuperar los niveles de antes y volver a sentirnos bien.

Y no, no es que tengas que reprimirte y no tomar lo que tu cuerpo te pide, pero tampoco es aconsejable que te lances a coger de la despensa los dulces que sabes que no son sanos y que lo que harán será aportarte glucosa que disminuirá rápidamente dejándote con la misma sensación de decaimiento.

La solución está en proporcionar a nuestro organismo el triptófano necesario a través de alimentos saludables que sí nos aportan nutrientes esenciales como, por ejemplo, la fruta de temporada, las verduras o los frutos secos. En una alimentación saludable encontraremos el mejor mecanismo para estar de buen humor y evitar esas subidas y bajadas emocionales que tanto se acentúan en el posparto cuando amamantamos.

Pautas que te acompañan mientras das el pecho a tu bebé

Consejos de lactancia materna

Para que puedas disfrutar al máximo de esta mágica etapa de la lactancia materna, hemos listado una serie de trucos y consejos que te harán el camino más fácil de recorrer:

1. Crea un espacio relajado en el que tanto tú como el bebé os sintáis cómodos. Será clave para el vínculo tan especial que se establece entre madre e hijo a través del amamantamiento.

2. La lactancia materna es a demanda, así que nada de prisas ni agobios y nada de mirar el reloj a cada rato. Tu bebé te avisará cada vez que quiera alimentarse.

3. Procura mantener unos buenos niveles de hidratación tomando agua muy a menudo y zumos de naturales de frutas de vez en cuando.

4. Consulta con tu matrona cuáles son las mejores posturas para dar el pecho que faciliten el agarre y a ti te haga estar cómoda y relajada. Algo que además hará que la leche no se quede acumulada en tu pecho evitando una posible mastitis o infección.

Puedes leer más artículos similares a Antojos al amamantar - Por qué quiero comer tanto dulce en el posparto, en la categoría de Lactancia materna en Guiainfantil.com.

Publicado:
Actualizado: