9 claves para relactar con éxito y recuperar la lactancia materna

La relactación para que el bebé se alimente en exclusiva de leche materna es posible con estas recomendaciones

Pilar Martínez
Pilar Martínez Consultora lactancia

A veces, y por distintos motivos, una familia que alimenta a su bebé con leche de fórmula en biberón puede decidir recuperar la lactancia materna. Esta puede restablecerse a través de un proceso conocido como relactación, que supone pasar de la lactancia artificial o mixta a la lactancia materna. Para relactar con éxito y que la madre vuelva a producir leche materna, deben tenerse en cuenta algunas recomendaciones.

Pilar Martínez, Consultora Internacional de Lactancia Materna, farmacéutica y madre de dos niñas, resuelve todas las dudas.

¿Realmente la relactación es posible tras el destete?

Relactación o cómo relactar con éxito

La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda la lactancia materna exclusiva durante los primeros 6 meses de vida del bebé y aconseja mantenerla (habiendo introducido la alimentación complementaria a partir de esta edad) hasta al menos los 2 años. Sin embargo, ya sea por desconocimiento, por miedo a no producir suficiente leche materna, por elección personal o por muchos otros motivos (en los que solo tiene que incurrir la madre), muchos bebés recién nacidos ya salen del hospital con lactancia mixta.

Sin embargo, y también por distintos motivos (que también atañen únicamente a la madre), puede decidirse que se quiere volver a dar el pecho como forma exclusiva de alimentación del bebé. Es decir, se quiere relactar. Este proceso es posible y son muchas las madres las que lo consiguen.

A veces, la relactación se busca cuando aún hay producción de leche materna (aunque sea en una cantidad inferior), pero en otras ocasiones este proceso se inicia cuando la madre ya no tiene leche. Incluso, y tal como señala el informe de la OMS, recogido por la Asociación Española de Pediatría, 'Relactación. Revisión de la experiencia y recomendaciones para la práctica', una mujer que nunca ha estado embarazada puede establecer también la lactancia, lo que se conoce como lactancia inducida, si bien a menudo la producción de leche que se consigue no es suficiente para establecer una lactancia exclusiva.

La estimulación, la mejor técnica para relactar con éxito

Estimular la producción de leche materna

Para relactar es necesario conseguir que la madre vuelva a producir la cantidad suficiente de leche materna que el bebé necesita. Para ello, la mejor técnica es la estimulación. Cuanto más se estimula el pecho, más leche se produce. Es imposible predecir con exactitud cuántos días va a necesitar el cuerpo de la mujer para dar leche, ya que en algunos casos es suficiente con unos pocos días mientras que en otros puede llevar un par de semanas.

Existen distintas formas de estimular el pecho para que el organismo de la mujer empiece de nuevo a 'fabricar' leche. Por un lado, la madre lactante pueden usar sacaleches. Pero también se puede poner más a menudo al bebé al pecho para que, de esta forma, succione y estimule el pecho. El problema es que muchos bebés, al no obtener la cantidad de leche que esperan, se ponen nerviosos.

¿Has oído alguna vez hablar de los relactadores o suplementadores? Se trata de una botella con leche, que puede ser leche materna o de fórmula, de la que sale un pequeño tubo que se fija (con un poco de esparadrapo) en el pecho de la madre. La punta del tubo, que es muy fino, se tiene que colocar en la punta del pezón de la madre. De esta forma, cuando el bebé mama obtiene leche pero, al mismo tiempo, los movimientos de succión de su boca estimulan el pecho. El contacto piel con piel con el bebé también ayuda a la producción de leche.

Recomendaciones para recuperar la lactancia materna

Cómo recuperar la lactancia materna para tu bebé

A continuación recogemos algunas de las recomendaciones básicas que se deben tener en cuenta para que relactar sea todo un éxito:

1. Como señala el informe de la OMS anteriormente mencionado, la disposición del bebé a la hora de mamar es muy importante, pero también su edad. La experiencia ha demostrado que cuanto más pequeño sea el bebé, más dispuesto está a agarrarse al pecho de su madre. Lo que no significa que la relactación con bebés algo mayores sea imposible.

2. Por otro lado, cuanto más corto haya sido el tiempo que ha pasado entre que se dejó de dar el pecho hasta que se empieza a relactar, más probabilidad de éxito. Sin embargo, este manual de la OMS recoge casos den los que la relactación ha tenido lugar 15 ó 20 años después.

3. En este manual también se recomienda dejar de usar biberones y chupetes, pues esto ayuda a que los bebés tengan más interés por el pecho.

4. En caso de que el bebé no se llegue a agarrar al pecho, debemos buscar las causas. En ocasiones esto se debe a que existe algún problema anatómico, por ejemplo, en el frenillo lingual.

5. Para saber que el bebé está comiendo lo suficiente, es importante al principio del proceso vigilar que el peso que gana es 'normal' (dentro de que lo normal es muy amplio cuando hablamos de bebés). Ante cualquier duda, acudir al pediatra.

Ayudar a las madres a relactar

6. Si bien hay expertos que recomiendan quitar los suplementos que el bebé toma de golpe, Pilar Martínez recomienda hacerlo poco a poco. Es la mejor forma para evitar que el pequeño pase hambre durante unos días, mientras aumenta la producción de leche materna.

Según la madre aumenta la cantidad de leche que produce, se pueden ir retirando estos suplementos. Lo ideal sería quitar unos 30ml. cada 4 o 5 días, para que de esta forma el bebé no pase hambre y la producción de leche no sea demasiado abrupta (y con ello se produzcan problemas como la ingurgitación).

7. Para la relactación también es importante buscar el buen agarre del bebé.

8. Para relactar con éxito también es importante que la madre esté motivada a lograrlo, pero también que tenga la confianza de que va a poder hacerlo. La mayoría de las madres encuentran esa motivación en la oportunidad de ofrecer de nuevo la beneficiosa leche materna a su hijo, pero también en la mejora del vínculo entre ambos.

9. El apoyo de la familia y amigos a la madre también es una de las claves que podrían determinar la relactación. Y es que se trata de un proceso para el cual la madre va a necesitar apoyo. Esto significa que el entorno debe respetar la decisión de la madre de volver a la lactancia materna y ofrecerle la ayuda que necesite. Además, existen en todo el mundo distintas redes de apoyo a la lactancia a las que una madre se puede adherir si lo desea.

Puedes leer más artículos similares a 9 claves para relactar con éxito y recuperar la lactancia materna, en la categoría de Lactancia materna en Guiainfantil.com.