Cómo los relactadores te pueden ayudar a volver a la lactancia materna

Descubre, además, la técnica del goteo o del dedo-jeringa para comenzar con la relactancia

Meybol Lorena Ramírez

Muchas veces la lactancia materna no se establece desde el inicio, bien sea por falta de información, por razones médicas de la madre o del bebé o por falta de apoyo en esta etapa. Esta situación lleva a que algunas mamás alimenten a sus hijos con fórmula infantil o de manera mixta, es decir, fórmula y leche materna, y luego en algún momento deciden que quieren alimentar a sus hijos con lactancia materna exclusiva. Este proceso se conoce como relactancia y se suele apoyar en los relactadores. ¿Sabes qué son y cómo usar los relactadores para retomar lactancia materna?

Qué son los relactadores

relactadores y lactancia materna

Martha tuvo a su primer bebé hace 1 mes y lo hospitalizaron al nacer porque tenía dificultad respiratoria. En la estancia hospitalaria le administraron fórmula en biberón, a pesar de haber querido alimentarlo con su leche materna. A los 15 días le dieron el alta, pero el pequeño no agarraba el pecho. Ella no sabía qué hacer y siguió alimentándolo con fórmula, pero una amiga le habló sobre la relactancia y acudió a mí para que la asesorara.

Si una madre decide relactar, debe conocer que a pesar de ser un proceso difícil, sobre todo en bebés mayores de 4 meses. Va a depender de muchos otros factores, pero en la mayoría de los casos es posible. Este proceso de relactancia necesita de unos dispositivos a los que se les conoce con el nombre de relactadores para poder ayudar a rescatar la lactancia materna.

Los relactadores pueden ser comerciales o caseros y se componen de un recipiente y una sonda. en el caso del comercial, ya trae una cinta para colgar en tu cuello (que también la puedes buscar en casa usando una cinta o cuerda cualquiera) y el casero puedes hacerlo con un biberón o una jeringa de 20ml, o más grande de acuerdo a la edad del bebé.

Cómo funcionan los relactadores y cómo te pueden ayudar en la lactancia materna

cómo funcionan los relactadores

El relactador funciona de la siguiente manera: previamente con leche materna extraída, vacías parte de esta en el recipiente, cuelgas este recipiente en tu cuello haciendo uso de la cinta que te comenté arriba y te acomodas al bebé en tu pecho, colocándote la sonda en tu pezón adherida con ayuda de un esparadrapo.

La dinámica consiste que una vez que el bebé succione obtendrá leche del recipiente, al mismo tiempo que está aprendiendo a succionar del pecho. Esto hace que la glándula mamaria sea constantemente estimulada e inicie poco a poco la producción láctea (como bien es conocido, la producción de leche materna se da a través de la succión del bebé, a mayor succión, mayor producción de leche tendrás).

Se trata d una 'trampita' para el bebé y tus pechos empiecen a funcionar y produzcas leche. tú misma vas regulando el flujo de leche a través de la sonda, a fin de evitar la salida muy rápida o muy lenta de la misma para que el bebé no se moleste y tu puedes conseguir tu objetivo de producir suficiente leche y volver a dar el pecho a tu retoño.

Cómo explican en el informe 'Guía para las madres que amamantan', elaborado por el Grupo de trabajo de la Guía de Práctica Clínica sobre lactancia materna. Guía para las madres que amamantan. Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad. Servicio de Evaluación de Tecnologías Sanitarias del País Vasco OSTEBA; 2017. Guías de Práctica Clínica en el SNS, 'su manejo puede resultar complicado, pero con práctica se adquiere destreza y puede resultar muy eficaz'.

Otros métodos que te pueden ayudar con la relactancia

métodos para la relactancia

Existen otros métodos, como es el caso de la técnica del goteo que consiste en que la madre se debe extraer la leche materna y con ayuda de una jeringa pequeña (puede ser de 3 ó de 5 ml) derramas o 'goteas' leche en tus pechos mientras que el bebé intenta lamerla y así comienza a succionar de tu pecho.

También está la técnica de dedo-jeringa en la que a través de una jeringa vas ofreciéndole leche al bebé mientras que, a la vez, introduces el dedo meñique bien limpio en su boca para que aprenda a 'succionar' como lo haría si estuviera al pecho. Importante: comprueba que el labio inferior quede evertido.

El fin de estos métodos es que el bebé aprenda a succionar y que tus pechos sean estimulados. Te recuerdo que debes tener paciencia, porque la relactancia para algunas mamás demorará más tiempo que para otras, ello depende de muchos factores, pero lo importante es tu disposición y la confianza en ti misma para lograrlo.

Y no puedo dejar de terminar este artículo recordando que, como bien es conocido, la Organización Mundial de la Salud recomienda que los lactantes sean alimentados de manera exclusiva con leche materna durante sus primeros seis meses de edad y, una vez llegan a esta edad, complementar con alimentos oportunos y seguros al bebé. Si es posible, se aconseja mantener la lactancia hasta los 2 años de edad.

Puedes leer más artículos similares a Cómo los relactadores te pueden ayudar a volver a la lactancia materna, en la categoría de Lactancia materna en Guiainfantil.com.