Trucos para facilitar la lactancia materna

Consejos e información para las mamás que están empezando a dar el pecho para amamantar a su bebé

Alba Caraballo Folgado

La lactancia materna es un momento que puedes vivir con auténtico placer y crear un vínculo muy especial con tu bebé. Sin embargo, hay mujeres que, por falta de información o por una mala práctica viven el momento con angustia y dolor y ello les lleva a abandonar la lactancia.

Dar el pecho no tiene por qué doler, ni producir molestia alguna si se realiza correctamente. La leche materna conlleva muchos beneficios para la mamá y el bebé, por lo que es conveniente conocer algunos trucos para facilitar la lactancia materna. ¡A continuación te los contamos todos!

Consejos para se preparar a dar el pecho al bebé

la lactancia materna

Una vez pasados los primeros momentos en la lactancia materna, sobre todo los relacionados con la subida de la leche, irás sintiéndote más confiada y tranquila a la hora de dar el pecho al bebé, pero eso no impide que puedan aparecer ciertos contratiempo de fácil solución. ¡No te preocupes casi todas hemos pasado por lo mismo!

- Lo primero que te aconsejamos es que intentes crear un espacio relajado donde ambos disfrutéis del momento. El hospital o una casa llena de gente orientándote en lo que tienes que hacer solo contribuirá a ponerte más nerviosa.

- No mires el reloj, porque nunca sabes cuánto tiempo estará comiendo tu bebé. En el momento de amamantar a tu pequeño, ¡el tiempo no existe!

- Tampoco tenga el móvil cerca, ¡tu bebé necesita tu atención plena! ¿Sabías que si le miras mientras das el pecho el vínculo entre vosotros será más fuerte?

- Durante la lactancia materna es necesario mantener una hidratación. Y es que también (lo irás notando con el paso del tiempo) te recomendamos que tengas un vaso de agua cerca de ti en el momento de poner al pecho a tu pequeño porque notarás como según mama, tus ganas de beber agua irán en aumento.

- Y, si es la primera vez que das el pecho y tienes dudas, acércate a tu centro de salud y pide cita con tu matrona. Seguro que ella te animará y te ayudará en todo lo que necesites.

Resolvemos tus dudas sobre la lactancia materna

dar el pecho o amamantar a un bebé

Sobre la lactancia materna hay mucho mitos y muchas leyendas, pero una de las más peligros, porque hace que muchas mujeres abandonen, es la teoría de que tu leche es mala o insuficiente. Nuestro cuerpo está preparado para alimentar a nuestros hijos, por eso siempre que la madre amamante a libre demanda, tendrá suficiente leche.

Por eso, si has tomado la decisión de dar el pecho, desde Guiainfantil.com queremos facilitarte esta tarea y hemos preparado para ti algunos trucos para facilitar la lactancia materna que pueden ayudarte:

- ¿Cuánto deben durar las tomas? 
Cada bebé y cada mamá necesitan un tiempo distinto, y además, este varía según la edad del bebé. Los recién nacidos tardan más en mamar, mientras que los bebés que ya tienen unas semanas de vida son capaces de realizar una toma entre 5 y 15 minutos porque ya tienen más práctica.

Así que, como te hemos dicho al principio, no tengas prisas. Además, notarás que cuando el bebé está más nervioso se siente muy tranquilo a tu pequeño y puede estar ahí aunque no mamé mucho.

- ¿Debo despertar al bebé si se duerme al pecho?
Si tu hijo tiende a utilizar el pecho como chupete y se queda dormido, no tienes por que preocuparte ya que el sentirte cerca de ti le relajada. Notará como está un rato sin succionar, pero a los pocos segundos vuelve (Sobre todo si es muy bebé), ya que se cansa.

Eso sí, existen unos determinados casos en los que si el bebé se queda dormido al pecho debemos prestarle cierta atención: si el bebé no coge peso, si le cuesta mamar... En estos casos, ¡consulta con tu pediatra o con tu matrona!

- ¿Cuál es la mejor posición para el bebé? 
El contacto corporal entre ambos y la comodidad es fundamental para un buen agarre. Una buena posición sería aquella en la que la tripita del bebé está en contacto con la tuya y su cuerpo forma una línea recta con la cabeza.

Su boca ha de agarrar toda la areola, no solo el pezón, para evitar daños y grietas, y es que en la mayoría de los casos el dolor al dar de mamar se produce por una mala postura o un mal agarre del bebé. Si el bebé tiene une buena posición y realiza una succión correcta, agarrando con su boca todo el pezón, ni siquiera debería doler si tuvieras una grieta.

En cuanto a las posiciones para amamantar hay varias: tumbada, postura de cuna, de balón de rubgy, de caballito, a cuatro patas. Según vayas probando con una y otra, encontraréis la que más cómoda sea para ti y para tu pequeño.

- ¿Tengo que ofrecer los dos pechos en cada toma?
No intentes que en cada toma por sistema el bebé mame de los dos pechos. Es mejor que vacíe totalmente un pecho y, si aun tiene hambre, le ofrezcas el otro. Notarás que el pecho ya está vacío porque ha disminuido considerablemente la tensión en la mama y el bebé se suelta porque ya no hay más leche.

Si tomó de un pecho, en la siguiente toma ofrécele el otro para evitar acumulación de leche y porque la primera leche de que sale es la que más grasa y más nutrientes tiene. Para acordarte de cuál fue el pecho de la última toma, hay trucos de la lactancia materna como atar un lazito en la tira del sujetador o prender un imperdible.

- ¿Qué tipo de higiene hay que tener en la lactancia?
Según explican desde la Asociación Española de Pediatría en el 'La lactancia materna. Información para amamantar', realizado por el Gobierno de la Rioja, 'la lactancia no supone llevar una higiene especial. Es suficiente la ducha diaria con agua y el jabón habitual y lavarse las manos en cada toma. Antes y después de las tomas es mejor no lavarse y mucho menos con jabones especiales, que suelen ser muy agresivos y solo consiguen más humedad en la zona, y mayor predisposición a grietas'.

- ¿Puedo guardar leche para otro momento?
Si tienes demasiada tensión en las mamas o te ves obligada a saltarte una toma, puedes utilizar un sacaleches y guardar en nevera el excedente durante 2 o 3 días y en congelador 3 meses. De esta manera, si en algún momento tienes que salir de casa, alguien le puede dar tu leche con un biberón.

- ¿Cuándo utilizar pezoneras para dar el pecho?
Algunas mujeres recurren al uso de pezoneras porque al principio al bebé le cuesta engancharse o por tener un pezón invertido. Si tienes que utilizarlas, intenta hacerlo por el menor tiempo posible y cuando veas que la lactancia se ha instalado con éxito ir quitándolas poco a poco.

Beneficios de la lactancia materna para el niño y para el bebé

Nino-mamando

Si sigues nuestros consejos, seguramente tengas una lactancia exitosa y será el mejor de los regalos que le puedas ofrecer a tu hijo para el resto de su vida. Además, sin tú quizás ser consciente, también te estarás beneficiando de este proceso. ¿Quieres saber todo lo que tiene de bueno optar por dar el pecho a un bebé?

- Para la madre
Después del parto, la mujer tiene una alteración hormonal que puede estabilizarse con el hecho de amamantar a su hijo porque este acto tan generoso ayuda a combatir el riesgo de depresión post-parto. Además, puede evitar que la madre sufra riesgo de anemia, que recupere su figura más rápidamente, que se reduzcan las posibilidades de tener cáncer de mama, de ovario o de osteoporosis después de la menopausia.

- Para el bebé
La madre naturaleza ha dotado a la leche materna de unas propiedades que casi se podrían catalogar de mágicas. Contiene todos los nutrientes que el bebé necesita para crecer y desarrollarse sano, fuerte e inteligente, por no hablar de los anticuerpos especiales que protegen el bebé contra infecciones respiratorias, gripe, asma, infecciones de oído, diarreas, alergias y otras enfermedades.

Además se trata de un alimentos de fácil digestión (recordemos que el estómago del niño es todavía muy pequeño y puede estar inmaduro) y es el mejor aliado para evita el estreñimiento infantil.

Puedes leer más artículos similares a Trucos para facilitar la lactancia materna, en la categoría de Lactancia materna en Guiainfantil.com.