Posiciones para amamantar al bebé

Consejos para dar el pecho al bebé

Existen muchas posturas y posiciones para amamantar al bebé, todas son válidas y la elección de una u otra va a depender de las preferencias de la madre, del bebé o incluso del momento puntual en el que se elige una u otra.

Lo que deben tener todas en común es que no deben doler, si existe dolor es porque el agarre del bebé no es correcto o bien la posición de la madre no es la adecuada, con lo que habría que hacer alguna corrección.

Posturas para amamantar al bebé

Posiciones para amamantar al bebé

Existen muchas y variadas posiciones a la hora de amamantar al bebé, cada mamá y cada bebé se encuentran más cómodos en una determinada, estas son las más comunes: 

- Postura de cuna o clásica para amamantar al bebé

Postura de cuna para amamantar al bebé

Suele ser la más habitual. Apoya la cabeza del bebé en el ángulo de uno de tus codos, con la nariz del bebé orientada hacia el pezón del mismo lado que el brazo. La tripita del pequeño debe estar orientada hacia la tuya, usa la mano del brazo donde descansa el pequeño para sostener su culete. Acerca al bebé al pecho (y no el pecho al bebé). Puedes sostener la mama con la otra mano.

- Postura en balón de rugby para amamantar al bebé

Postura de rugby para amamantar al bebé

Se sitúa al bebé por debajo de la axila de la madre con las piernas hacia atrás y la cabeza a nivel del pecho, con el pezón a la altura de la nariz. Es importante dar sujeción al cuello y a los hombros del bebé con la mano y el antebrazo, pero no a la cabeza, que necesita estar con el cuello un poco estirado para atrás (deflexionada), para facilitar el agarre. Es una posición adecuada para amamantar a gemelos, prematuros o para mujeres que tienen el pecho muy grande.

- Postura tumbada para amamantar al bebé

Postura tumbada para amamantar al bebé

Es muy cómoda para las tomas nocturnas. Tumba al bebé a tu lado, con su tripa contra la tuya. El bebé debe estar por debajo del pecho (el pezón debe tocar la nariz del bebé). Sujeta la espalda del bebé con una toalla o una almohada. Cuando el pequeño sienta el pezón, empujará hacia arriba para cogerlo; esto orientará la nariz hacia fuera del pecho y le permitirá respirar con libertad y tragar correctamente, además de que os miréis a los ojos.

- Postura de caballito para dar el pecho al bebé

Postura a caballito para amamantar al bebé

El bebé se sitúa sentado sobre una de las piernas de la madre, con su tripita pegada y apoyada sobre la de la madre. Esta postura es útil en casos de grietas, dolor, reflujo gastroesofágico El bebé se sitúa sentado sobre una de las piernas de la madre, con el abdomen pegado y apoyado sobre el materno. Esta postura es útil en casos de grietas, reflujo gastroesofágico importante, labio leporino o fisura palatina, prematuros, mandíbula pequeña (retromicrognatia) o problemas de hipotonía. En estos casos puede ser necesario sujetar el pecho por debajo, a la vez que se sujeta la barbilla del bebé.

- Postura a cuatro patas de o de la loba  

Es una posición que no es cómoda, pero muy útil en los casos de mastitis u obstrucción mamaria.

Pautas y consejos para amamantar al bebé 

Lo normal es que la madre pase muchas horas al día dando el pecho al bebé con lo que si no busca una posición correcta en la que esté cómoda, su espalda descansada y sin tensiones innecesarias puede el momento  de la toma puede pasar de ser algo idílico a casi una tortura.

Unas pautas sencillas pueden ayudarte a que las tomas sean momentos relajados para ambos:

- Ponte cómoda. Para favorecer el reflejo de eyección de la leche, debes sentarte en una postura relajada, sin tensión en la espalda ni en los hombros.

- Sostén al bebé cerca de tu cuerpo, tu tripa contra la suya. Ayúdate de varios cojines, almohadas o lo que tengas a mano para apoyar el brazo que sostienen al bebé.

- Ten a mano algo para beber tú, la lactancia da mucha sed.

- Con la mano libre, orienta tu pecho en la dirección de la boca del bebé, ya sea en vertical o en horizontal.