Errores más comunes en la lactancia materna

Las equivocaciones que cometemos al amamantar al bebé

Suelen ser muchas las dudas que invaden a las madres a la hora de dar el pecho, además no suelen ayudar las leyendas urbanas o mitos acerca de la lactancia; incluso la información contradictoria que solemos recibir los primeros días postparto, ya que todo el mundo opina o se cree en el derecho a hacerlo.

Veamos cuales son los errores más comunes en la lactancia materna, equivocaciones que cometemos, bien por desconocimiento, bien por recomendaciones; pero que pueden llegar a complicar una correcta instauración de la lactancia.

Los principales errores durante la lactancia materna

Errores de madres durante la lactancia materna

- Limitar los tiempos de cada toma: durante los primeros días, incluso semanas diría yo, deberíamos guardar nuestro reloj en un cajón. Debemos comer cuando tengamos hambre, beber cuando tengamos sed, descansar cuando estemos cansadas. Es fundamental escuchar a nuestro cuerpo. Y lo mismo ocurre con nuestro bebé, debemos hacer exactamente lo mismo. Puede que en un inicio parezca un caos, pero te aseguro que poco a poco tu bebé se regularizará; pero las tomas deben ser a demanda. Hay que ofrecer el pecho cada vez que nuestro bebé quiera o necesite, sin limitar el tiempo de las mismas; ya que con esto lograremos producir exactamente la cantidad de leche que nuestro [email protected] necesita y evitaremos ciertas molestias que suelen ser secundarias a horarios estrictos de las tomas: molestias digestivas, alteraciones en el crecimiento y ganancia de peso, irritabilidad, etc.

- Separación nocturna: aún hay hospitales que ofrecen a las madres el servicio del “nido” para que la madre descanse, de tal manera que se producen muchas horas de separación (incluso les suelen dar biberones de fórmula o usar tetinas o chupetes para tranquilizarlos). Es un error enorme, los bebés deben estar junto a sus madres, ya que durante la noche y las tomas nocturnas es cuando mayor prolactina se segrega, hormona necesaria para la producción de leche. Es clave conservar el piel con piel en la noche y ofrecer el pecho cada vez que nuestro bebé lo demande.

- Uso de chupete o biberón: si la lactancia aún no se ha establecido de manera correcta (lo que suele tardar unas semanas) no conviene introducir ningún artilugio que pueda interferir con el agarre. Si debes dar suplemento opta por hacer con cucharita, vasito o jeringa.

- Pesar al bebé antes y después de cada toma: es lo que llamamos la “doble pesada” y salvo en casos excepcionales, está desaconsejada practicarla como forma de controlar lo que ingiere nuestro bebé. Desgraciadamente no es posible saber con exactitud la cantidad de leche que ingiere si toma pecho, pero una buena manera de saber que está bien alimentado es controlar los pañales, que estén mojados en cada cambio; que llore cuando tiene hambre o algo le molesta, que tenga momentos de sueño y otros en los que está despierto….

- Prepararse el pezón: no tiene ningún fundamento alguna práctica que se hace para hacer que el pezón “haga callo”, tipo cepillarse los pezones con un cepillo de dientes todos los días, usar alcohol de 90º , intentar esterilizarlo y un largo etc. A medida que la lactancia se establezca, que el agarre sea correcto o se corrijan posibles alteraciones no tendremos que preocuparnos. Los únicos cuidados que debemos prestar a esta zona tan sensible son una correcta higiene (con la ducha diaria es suficiente, y no te pases con el uso de jabones), airearlos todo lo posible y poco más.

- No buscar ayuda cuando surgen complicaciones. Si no se solucionan los problemas que van surgiendo con la lactancia, se resuelven dudas, etc entonces es muy probable que la lactancia fracase. Así que busca a tu matrona, o a una asesora de lactancia y déjate ayudar.

- El estrés: “Keep calm and da la teta”, ya que el estrés ha demostrado afectar de manera negativa a la producción de leche. Así que no aspires a una lactancia perfecta, no es necesario. Acepta las cosas como vienen, y siempre que lo necesites descansa, respira, disfruta y pide mucha ayuda.