La leche materna es diferente para un niño que para una niña

El poder de la leche materna es realmente asombroso. Tanto, que a veces parece hasta milagroso. Sabíamos que la leche materna es capaz de mutar y adaptarse a las necesidades de un recién nacido para frenar una enfermedad o cubrir algún tipo de déficit o carencia en su organismo. Lo que no sabíamos es que la leche de una madre lactante también cambia en función del sexo del bebé: no es la misma para una niña que para un niño. 

La leche materna es diferente en función del sexo del bebé

Leche materna en función del sexo

Aunque en principio nos parezca de ciencia ficción, este es un estudio científico, elaborado entre otros por la bióloga de la Universidad de Harvard (EEUU): Katie Hinde. Estudiando las propiedades de la leche materna, se encontraron con algo asombroso: la leche materna de madres con hijos varones era diferente a la leche de madres con hijas. ¡Sus propiedades eran diferentes!

La profesora y bióloga ha demostrado que las madres producen leche en función de las necesidades del bebé, y que las necesidades de los recién nacidos son distintas en función de su sexo, tal y como nos ha ido demostrando durante siglos la teoría de la evolución ( que dice que las niñas sobreviven con más facilidad en épocas difíciles). De hecho, en la investigación se pudo constatar las siguientes diferencias:

- La lecha materna cuando es para un niño: La leche materna para los niños está compuesta por un 35% más de grasa y proteínas que la leche materna para niñas. Esto es así porque los niños necesitan más energía para crecer en los primeros meses de vida, y porque la cantidad de leche que la mamá lactante produce para su hijo es menor, así que los nutrientes están más concentrados.

- La leche materna cuando es para una niña: Sin embargo, la leche materna incluye un extra de calcio cuando el destinatario es una niña, ya que las niñas crecen más rápido y necesitan más cantidad de calcio en menos tiempo. Las madres de niñas producen más cantidad de leche. Por eso, aunque lleva menos cantidad de grasa, al final las niñas consiguen la dosis adecuada de este nutriente, ya que ingiere más cantidad de leche.

En el caso de la leche de fórmula, no se hace ninguna distinción, Por eso, este estudio es revelador a la hora de adaptar la leche a las necesidades de los bebés. Según la bióloga encargada de este estudio, las marcas de leche de fórmula deberían tener en cuenta esto y cambiar la formulación de sus leches en función del sexo del bebé.