Chistes cortos de abuelos y abuelas para niños

Humor sobre abuelos y nietos para pasar un rato divertido en familia

Alba Caraballo Folgado

En Guiainfantil.com te presentamos una serie de historias divertidas en clave de humor en la que los protagonistas son nuestros queridos abuelos. Chistes cortos de abuelos y abuelas para niños que podéis contar en vuestras reuniones familiares.

Saca el pañuelo y prepárate para llorar de la risa con estos divertidos chistes en el que abuelos y abuelas son los protagonistas. Humor para que niños y mayores paséis un buen rato. 

Los más divertidos chistes cortos de abuelos y abuelas para niños

 Chistes de abuelos

Un abuelo a su nieto:
– Qué aburrida está la tele últimamente.
– Abuelo, que eso no es el televisor: estás mirando el microondas.

 

 

Llaman a la puerta, se acerca el niño a abrir. Vuelve y la madre le pregunta:
- ¿Quién era, niño?
- Eran unas monjas pidiendo para el asilo.
- ¿Y qué les has dado?
- Les he dado al abuelo.

 

 

Charlando sobre la muerte: 
- A mí lo que me gustaría es morir durmiendo apaciblemente, como mi abuelo... y no gritando de terror como sus pasajeros.

 

 

A mi siempre me ha fascinado el ballet. Cuando tenía 30 años, iba para ver a las bailarinas.
- ¿Y después?
- Cuando tenía 40, iba para oír la música. Y ahora, con 50, voy porque las butacas son muy cómodas.

 

 

Se encuentran dos amigos y dice uno:
- No sé qué hacer con mi bisabuelo, se come las uñas todo el tiempo.
- Al mío le pasaba igual, y le quité la manía en un momento.
- ¿Cómo? ¿Le amarraste las manos?
- No, le escondí los dientes.

 

 

- Abuelita, gracias por el regalo.
- Si era una bobada.
- Eso dije yo pero mamá me dijo que te llamara de todas formas.

 

 

- Un niño rompe el jarrón de su madre y antes de que se disponga a regañarle, el niño se apresura a decir: 
- No diré nada en presencia de mi abogado.... Abuelaaaaaa

 

 

Estos son dos ancianos hablando, y de repente uno le pregunta al otro:
- ¿Cuántos años tienes?
Y le contesta:
- Ochenta y pico
Entonces el otro le dice:
- Pues yo tengo ochenta y tres y no pico entre horas.

 

 

Papá, ¿los marcianos son amigos? 
- ¿Por que lo preguntas, hijo? 
- Es que están llevando a mi abuelita. 
- Pues son amigos.

 

 

- Un abuelo muy viejito en el gimnasio...
- Oye chaval... ¿Qué máquina tengo que usar para ligarme a una de 30?
- Yo diría que... el cajero automático.

 

 

Dos viejitas llevan un rato sentadas en la Iglesia. Una de ellas dice:
- Tengo el culo dormido...
- Sí, ya lo he sentido roncar tres veces, responde la otra 

 

 

- ¿Y el novio, mija?
- ¿Y los dientes, abuela?

 

 

- Cómo se dice en japonés que una abuela se ha muerto por comer gambas en mal estado:
- gamba-chunga-yaya-tumba

 

 

- Alcánzame el eso que dejé allá dentro de aquello.
- ¿¿El qué?? 
- Madre mía, Pepito, ¿es que no te enteras?