22 dictados divertidos para niños. Ortografía y gramática fácil

Dictados muy cortos, por letras, con rima y dictados para niños de primaria

Alba Caraballo Folgado

¿Qué es un dictado? Se trata de una fórmula para mejorar la ortografía de los niños mediante la lectura de un texto en voz alta mientras el niño lo escribe. 

Es, a día de hoy, el mejor ejercicio que pueden hacer los niños para fijar reglas gramaticales o recordar cómo se escriben algunas palabras. Es una práctica muy común en niños de primaria ya que les ayuda a desarrollar habilidades de escritura necesarias para avanzar en su aprendizaje. Pero, ¿qué textos debemos leerles?, ¿cuánto tiempo deben estar haciendo dictados?, ¿qué extensión deben tener? En Guiainfantil.com te aclaramos todas estas dudas y además te proponemos 22 dictados divertidos para niños, una forma de practicar la ortografía y la gramática de forma fácil. 

Cosas que debes saber sobre los dictados para niños

Dictados para niños de primaria

¿Cuáles son los beneficios de los dictados?

Mejora el uso de la gramática en el niño y le ayuda a recordar la correcta escritura de las palabras. Además le ayuda a mejorar la concentración  al tener que poner atención en lo que le están leyendo. Y, sobre todo, es un estupendo refuerzo porque un buen dictado pasa porque el niño revise el mismo el texto comparándolo con el original y detectando los fallos, asi fijará aun más la correcta grafía de las palabras. 

¿Qué extensión deben tener los dictados?

Depende de la edad del niño, si está en primero de primaria y ha comenzado el aprendizaje de la escritura conviene hacer dictados cortos y de temática divertida. Poco a poco podemos ir haciendo dictados más complicados y podemos ir incitando poco a poco a que sea el niño quien se autocorrija.

¿Cuánto tiempo han de pasar haciendo dictados los niños?

Lo principal es que no se aburran, que no sea un momento de tarea tediosa y aburrida. Para ello es preferible que paséis simplemente 10 minutos haciendo y corrigiendo un dictado corto que tener al niño media hora trabajando. Eso sí, es preferible que sea una tarea que se realice frecuentemente.

Dictados muy cortos para niños con las letras g y j

1- Juan quería ir en bicicleta al colegio pero Gemma prefirió ir paseando con su amiga.

2- El gigante tenía un gato al que llamaba Gonzalo y una jirafa a la que regañaba mucho porque se comía todas las berenjenas de su huerto.

3- Guillermo toca la guitarra, mientras su mujer riega las plantas con una jarra de cristal.

4- Esa gelatina está tan deliciosa que Jaime decidió darse el gusto de comerse todo el plato, no dejó nada para el resto de la gente.

Dictados muy cortos para niños con la letra h

5- La pequeña hormiga es tan fuerte que ella sola lleva un cacahuete sobre su espalda para que sus hermanas puedan comer.

6- Había una vez una habichuela tan alta que nadie consiguió ver donde estaba la última hoja. 

7- El hada Henar se tumbó en la hierba a tomar el sol y mientras miraba al cielo un cohete vio pasar.

8- Hugo había ahorrado tanto dinero que en su pequeña hucha no cabía ni una pequeña haba. 

Dictados muy cortos para niños con la letra b

9- Bruno se puso su bañador, sacó su bote y remó por la bahía.

10- Mi abuelo cerró el cuento del "Buho burlón" y me dio un beso de buenas noches.

11- El burro Bernardo lleva unas botas rojas tan brillantes y una bufanda azul tan bonita que los demás burros le miran con admiración.

12- Benito da un mordisco a su bocadillo y se lanza en el tobogán mientras que Bruno juega al balón.

Dictados cortos con la letra V

13-  Era verano y Victoria inició un viaje muy largo, voló en avión, después montó en barco y más adelante en tren. En su travesía por el aire contempló las nubes, por el mar las gaviotas y por tierra el verde del paisaje.

14- Víctor corrió a cerrar la ventana porque el viento de aquella mañana levantó una enorme corriente de aire. Afuera, las violetas agarraban sus pétalos, las avispas se escondían y una valiente vaca evitaba que los huevos de las gallinas rodaran y rodaran.

Dictados cortos con rima

15- El lagarto está llorando. 

La lagarta está llorando.

El lagarto y la lagarta con delantalitos blancos.

Han perdido sin querer su anillo de desposados.

(Federico García Lorca)

 

16- En mi cara redondita

tengo ojos y nariz, 

y también una boquita 

para hablar y para reír.

Con mis ojos veo todo, 

con la nariz hago achís, 

con mi boca como como 

palomitas de maíz.

(Gloria Fuertes)

 

17- Hay besos de caramelo,

dulces como una sonrisa.

Y están los besos con prisa,

que hay que cogerlos al vuelo.

(Carmen Gil)

 

18- Entre las piedras curiosas

van saltando las ardillas,

junto a la orilla del mar

lo pasan de maravilla.

Las nubes desde muy alto,

las miran con mucha envidia,

quisieran poder bajar

y unirse al juego algún día.

(Marisa Alonso Santamaría)

 

20- Un lobito muy zorro junto a un cortijo 

se ha encontrado a una niña 

y así le dijo: 

- Mira niña, vente conmigo a mi viña 

y te daré uvas y castañas.

Y respondió la niña:

- No, que me engañas.

(Lope de Vega)

Dictados largos para niños de primaria

21- En una hermosa mañana de verano, los huevos que habían empollado la mamá Pata empezaban a romperse, uno a uno. Los patitos fueron saliendo poquito a poco, llenando de felicidad a los papás y a sus amigos. Estaban tan contentos que casi no se dieron cuenta de que un huevo, el más grande de todos, aún permanecía intacto.

Todos, incluso los patitos recién nacidos, concentraron su atención en el huevo, a ver cuando se rompería. Al cabo de algunos minutos, el huevo empezó a moverse, y luego se pudo ver el pico, luego el cuerpo, y las patas del sonriente pato. Era el más grande, y para sorpresa de todos, muy distinto de los demás. Y como era diferente, todos empezaron a llamarle el Patito Feo.

(Hans Christian Andersen)

22- Esta antigua historia comienza con la muerte del molinero, un viejo hombre que vivía con sus tres hijos, entre los cuales repartió su humilde herencia. Para el mayor de los hermanos decidió dejar el molino, al mediano el burro y para el pequeño el gato que tanta compañía había hecho a la familia.

No es que fuese una gran herencia, pero los hermanos parecían estar de acuerdo, salvo el más joven, que se sentía tan decepcionado, pues cómo iba él a ganarse la vida con un gato que ni siquiera podía comerse. Pero ojo, los gatos son animales astutos e inteligentes, y este hasta hablaba, y al ver a su dueño sumido en tal desgracia se puso manos a la obra. 

(Hermanos Grimm)