Reiki para niños y bebés

Qué beneficios tiene el reiki para nuestros hijos

El Reiki es una técnica terapéutica milenaria sin efectos secundarios ni contraindicaciones que actúa sobre el sistema energético del individuo. La palabra Reiki proviene del japonés y significa energía vital universal, y es una forma de medicina alternativa que desarrolló el doctor japonés Mikao Usui en los años 20. Se basa en la transferencia de la energía.

El terapeuta de Reiki utiliza las manos para captar la energía exterior y canalizarla hacia otras personas que la perciben como sensación de hormigueo, calor o frío. Se emplea para tratar enfermedades o alteraciones emocionales. ¿Puede emplearse el reiki para niños y bebés?, ¿cómo se realiza? Te lo aclaramos en Guiainfantil.com.

¿Qué es el reiki para niños y bebés?

En qué consiste el reiki para niños y bebés 

El Reiki no es un sustituto del tratamiento médico ni tampoco una forma de diagnóstico, pero sí que sus beneficios pueden ser una medida complementaria ya que no tiene efectos secundarios.

Al ser universal se puede impartir en adultos, niños, bebés y también en plantas y animales, transmitiéndoles paz, tranquilidad y reducción del dolor.

El tratamiento de Reiki se emplea en niños cuando están sufriendo alguna situación familiar que les produce miedo o inseguridad, como puede ser la separación de sus padres, también para ayudar a niños que tienen pesadillas o padecen insomnio, o para situaciones de niños que presentan timidez o hiperactividad

Beneficios del reiki para niños y bebés 

- Mediante la energía que podemos transmitir a través de nuestras manos, se puede conseguir, según sostienen algunas voces, que los más pequeños duerman mejor, se calmen, se consigue reducir su irritabilidad, o incluso que coman mejor. 

- Mediante el Reiki para niños y bebés podemos ayudarles a manejar el estrés, ya que contribuye a que se tranquilicen, aliviando ansiedades, miedos, dolores de cabeza, de dentición o de otitis entre otros. 

- En la actualidad se emplea también para ayudar a niños autistas y también en el caso de niños que padecen el Trastorno por Déficit de Atención. Resulta positivo su uso en el caso de niños con dificultades para concentrarse. Contribuye a que los niños aprendan a conocer y manejar sus emociones, ayudándoles a conocerse a sí mismos. Les ayuda a comunicarse de forma más afectiva y también a desarrollar la empatía.

Consejos para practicar reiki con niños

- En el caso de los niños de menor edad se recomienda que las sesiones sean de corta duración de no más de 20 minutos, y en el caso de los bebés se recomienda aprovechar los tiempos en los que están dormidos para poder llevarlo a cabo.

- No existe una edad específica para iniciar el reiki para niños, se puede aplicar incluso en mujeres embarazadas hacia el bebé, ya que no tienen contraindicaciones.

- Aunque no hay evidencia científica de este tratamiento, el uso de Reiki ya es una realidad en los hospitales de varios países, sobre todo en los EE.UU. y en Reino Unido, aunque también se emplea en Argentina, Alemania y Canadá entre otros, ya que es un método de bajo coste que contribuye a mejorar el cuidado del paciente, sobretodo en las áreas de Oncología, Cirugía, Tratamiento del dolor, Alzheimer o VIH. 

En otros países por el contrario, se pone en entredicho sus ventajas, prohibiéndose su empleo en centros sanitarios públicos.