El tiempo de concentración de los niños según su edad

¿Qué tiempo pueden mantener los niños la atención según su edad?

A la mínima de cambio, muchos padres y madres lanzan al aire frases del tipo: "mi hijo no se concentra nada, tiene déficit de atención", "no sé qué le pasa a este niño que no presta atención con nada", "seguro que es hiperactivo porque no aguanta más de cinco minutos con una misma actividad".

¿Dónde está el problema?, ¿los niños de hoy en día tienen más problemas de atención? La realidad es que debemos de dejar de poner la etiqueta del TDAH a nuestros hijos de forma gratuita y si no hay un diagnóstico de por medio. No son despistados, ni inatentos, lo que les ocurre es que... ¡son niños! Para no exagerar y no forzarles por encima de sus posibilidades, debemos revisar esta tabla del tiempo de concentración de los niños según su edad.

Tabla de tiempo de concentración de los niños según su edad

  Tabla de concentración para niños por edades

Los padres estamos siempre con la lupa encima de nuestros hijos, y en ocasiones, exageramos. Si no aguantan más de diez minutos leyendo pensamos que tienen problemas de concentración, si dejan un juego a la mitad, nos agobiamos pensando si pueden tener déficit de atención. De hecho, los foros de Guiainfantil.com están llenos de comentarios de madres angustiadas porque su hijo es hiperactivo, despistado e inatento... ¡con 3 años!

La realidad es en ocasiones pedimos a nuestros hijos una atención sostenida en el tiempo para la que no están preparados. Y es que la capacidad de concentración no depende de una habilidad especial que tenga el niño, depende de su edad.

Por lo tanto, es importante conocer el tiempo de concentración de los niños según la edad que tengan. A medida que el niño crece y evoluciona, aumentan los períodos de atención que, en estas primeras etapas de la infancia se mide en minutos, como indicamos en la tabla de concentración para niños que puedes ver más arriba. Así, un niño de 3 años podría estar concentrado entre 6 y 15 minutos, uno de 6 años entre 12 y 30 minutos y otro de 10 entre 20 y 50 minutos.

Esta tabla, evidentemente no es algo cerrado, es una orientación basada en las capacidades medias de los niños por edades y que no indica que tu hijo no pueda concentrarse durante más tiempo.

Es simplemente una orientación porque el verdadero tiempo lo marca cada niño y lo podremos valorar observándoles en su día a día.

Para qué sirve la tabla de concentración de los niños

Esta tabla de concentración infantil puede servirnos como recurso para conocer qué promedio de capacidad puede tener un niño según su edad. Puede ser útil como orientación para los padres, para no forzarles más de lo debido, para no insistir con los deberes durante largos períodos de tiempo. 

En ocasiones los padres pretendemos que nuestros hijos hagan todos los deberes bien y en poco tiempo y, cuando no lo logran, les llamamos "despistados" o les regañamos porque no están concentrados.

Así podemos ayudarles a estudiar mejor, haciendo descansos entre una y otra actividad que les permita volver a tomar las fuerzas, energías y concentración necesarias.

Además, nos sirve como referencia para saber si nuestro hijo pudiera tener Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad si no logra prestar una atención sostenida durante el tiempo que se considera normal para la edad que tiene. En ese caso, sería bueno hablar con sus profesores para valorarlo e iniciar un diagnóstico.

La concentración de los niños según su edad

La atención de los niños por edades

La atención en la infancia funciona de la siguiente manera: prima la atención involuntaria, es decir, los niños se concentran mejor y más tiempo en tareas que les resultan divertidas o atractivas, como los juegos; y la atención voluntaria es residual, es decir, les cuesta hacer el esfuerzo de poner atención en aquellas actividades que les parecen monótonas y menos atractivos

- Entre los 0 y los 3 años los bebés se concentran en tareas que les atraigan y diviertan, sin embargo, cualquier otra actividad puede llamar su atención y pierden interés rápidamente en cada cosa que hacen.

- Entre los 2 y 4 años aparece la atención voluntaria, es cuando comienzan a controlar la concentración que ponen a las actividades que han de realizar. 

- A medida que el niño va creciendo, también crece la capacidad que tiene de prestar atención sostenida sobre un tema concreto, ya sea que le atraiga más o menos.