Mi hijo es muy distraído - Los tipos de atención que debes reforzar

Los distintos tipos de atención y concentración para ayudar a los niños despistados

Nerea Riveiro González

'Mi hijo es muy distraído', 'Pues el mío siempre está despistado'. Muchos padres y madres viven preocupados porque a sus hijos les cuesta mucho prestar atención o permanecer concentrados cuando realizan las tareas escolares. Pero, ¿realmente sabemos a qué nos referimos al hablar de atención? Conocer los distintos tipos de atención nos ayudará a saber qué áreas reforzar o trabajar con nuestros niños.

Los distintos tipos de atención y concentración de los niños

Los tipos de atención de los niños

La atención es una de las funciones del cerebro más complejas de definir. Si nos centramos en las estructuras cerebrales, debemos saber que hay tres partes que se encargan de esta función: el lóbulo parietal, el lóbulo frontal y el sistema reticular ascendente.

Sin embargo, hoy no vamos a centrarnos en la función de cada una de ellas, sino que vamos a aprender a diferenciar los diferentes tipos de atención que existen y sus diferentes combinaciones. De esta forma, podremos ayudar mejor a los niños según el área en la que necesite más ayuda. Los diferentes tipos de atención más conocidos y que, seguramente, te sonarán son:

- Atención selectiva
Se selecciona un estímulo y se le presta atención. Por ejemplo: leer un libro.

Atención dividida
Se presta atención a dos estímulos de forma simultánea. Por ejemplo: hacer café y tostadas a la vez.

- Atención alternada
Cambiamos nuestro foco de atención de un estímulo a otro. Por ejemplo: estamos realizando un trabajo, llaman por teléfono y debemos atender y resolver una duda que alguien nos plantea, cuando la llamada termina volvemos a la realización del trabajo de manera fluida.

- Atención sostenida
Somos capaces de prolongar nuestra atención durante un largo periodo de tiempo. Por ejemplo: estudiar.

- Concentración
La concentración es la capacidad de lograr atender a un estímulo de forma sostenida y constante.

Cómo funciona la capacidad de atención de los niños

Concentración y atención de los niños

Sin embargo, hay otros muchos tipos que pueden ser combinados con los anteriores, por ejemplo, si tenemos en cuenta la modalidad sensorial, podemos distinguir dos tipos de atención: la atención visual y la atención auditiva.

Sin embargo, si tenemos en cuenta las manifestaciones motoras se distinguen dos tipos: la atención abierta (los receptores se enfocan en la fuente de atención) y la atención encubierta (estamos realizando una acción, pero el foco de atención está en otra).

Por otro lado, podemos destacar también dos tipos de atención teniendo en cuenta la actitud del individuo: voluntaria (cuando conscientemente centra su foco de atención en algo) o involuntaria (no se hace conscientemente).

Ahora que ya conocemos los principales tipos de atención y cómo pueden combinarse, es importante destacar el hecho de que la capacidad de prestar atención se va desarrollando según los niños van creciendo. Tal y como se explica en la guía 'Prestar atención: Qué significa para los bebés y los niños en edad de aprender a caminar' (del Servicio de Bienestar Infantil de California), la atención también depende de otros factores como el entorno, la motivación y cómo la trabajamos con ellos para aumentar esta destreza.

Qué atención trabajar si tu hijo es distraído o despistado

La atención de los niños distraídos o despistados

Como has podido comprobar, no es tan fácil hablar de atención porque se debe identificar muy bien a qué tipo de atención nos estamos refiriendo. Por norma general, cuando las familias están preocupadas porque sus hijos se distraen con facilidad, se refieren a la atención selectiva y sostenida, sin darse cuenta de que el resto de los tipos que hemos visto antes, como puede ser la atención alternada, son igual de importantes.

Lo vemos en un ejemplo: ¿Nos serviría de algo ser capaces de centrar nuestra atención en leer un texto si no somos capaces de alternar nuestra atención en más estímulos como serían: leer un texto y realizar un trabajo sobre ese mismo contenido? Esa falta de flexibilidad también habría que trabajarla, ya que puede generarnos problemas a la hora de afrontar tareas como realizar un trabajo académico.

Por otro lado, la atención dividida también es fundamental en nuestro día a día. ¿Os imagináis no ser capaces de realizar café y tostadas al mismo tiempo? Aunque no seamos capaces de verlo, todos los tipos de atención son importantes y debemos trabajarlos y entrenarlos. Evidentemente, la atención sostenida o selectiva es la más fácil de ver, por lo que es aquella en la que las familias más se preocupan.

Sin embargo, ahora, ya conoces los diferentes tipos de atención y puedes fijarte y comprobar si tu hijo o hija puede tener dificultades en alguna de ellas. Así, podrás entrenarla con diferentes actividades y propuestas o puedes acudir a un profesional (pedagogo, psicólogo...) para que te oriente sobre cómo puedes trabajarlas en el día a día.

Puedes leer más artículos similares a Mi hijo es muy distraído - Los tipos de atención que debes reforzar, en la categoría de Aprendizaje en Guiainfantil.com.