Consejos para dirigir la atención de los niños en el aula y en casa

Un ejercicio muy simple que los profesores pueden llevar a cabo antes de cada asignatura

Marga Santamaría
Marga Santamaría Coach educativa

Es habitual que, a los niños y niñas, tanto en el colegio como en casa, les cueste pasar de una actividad a otra, es decir, terminar de hablar de educación física, para empezar con la clase de matemáticas que es la que toca. Y es normal, ya que siguen enganchados a lo anterior: porque les ha gustado, porque es su zona de confort, porque quieren seguir ahí, etc. Esto hace que sea más complicado dirigir la atención de los niños en el aula. Y, para ello, propongo un ejercicio muy sencillo que se puede hacer al inicio de cada asignatura.

Esta misma técnica se puede poner en práctica también en casa cuando, por ejemplo, los niños han terminado de recoger y por ejemplo es la hora de cenar. Con este ejercicio evitaremos que sigan ensimismados con el conflicto con la hermana o preocupados por ese problema de matemáticas que no salió como se esperaba.

Cómo captar la atención de los niños en clase

Consejos para captar la atención de los alumnos en clase

Aquí os comparto un pequeño y sencillo ejercicio que podéis hacer, con el objetivo de despedirnos de la actividad anterior, hacer una parada y preparar la mente y cuerpo para lo que viene después. Además, lo podemos convertir en rutina antes de iniciar una nueva tarea. ¿Os imagináis al profesor de matemáticas, antes de comenzar su clase preguntando a los niños y niñas lo siguiente?

- ¿Qué es lo primero que hay que hacer antes de empezar?

- Parar.

Y creedme que es así. Para que esa nueva tarea o actividad se inicie de forma más consciente, primero debemos parar. Este pequeño ejercicio además ayuda a volver a la calma, ayuda a centrar la atención y traerla al presente, al aquí y al ahora.

Una vez que le hemos preguntado eso a los pequeños, debemos plantear: ¿y cómo podemos parar? Pues de forma muy sencilla haciendo tres respiraciones profundas, de esas que llenan primero la barriga de aire y después los pulmones, al expulsar el aire lo realizaríamos del revés. Primero vaciamos pulmones y luego barriga. Siempre inhalando y exhalando por la nariz.

Al centrar la atención en la respiración y en nuestro propio cuerpo, despejamos nuestra mente de pensamientos y nos disponemos a iniciar una nueva tarea. Hemos practicado el vaciado, que así también se llama en coaching.

Cuándo llevar a cabo esta técnica en el colegio

Consejos para profesores en el aula

Esta técnica de 'parar antes de empezar' es muy recomendable hacerla tanto en clase:

- Cuando se cambia de materia.

- Al llegar del patio o recreo.

- Cuando el profesor requiere la atención del grupo entero.

De la misma manera, en casa también la podemos llevar a cabo juntos y en familia. ¿Cuándo?

- Antes de empezar a realizar los deberes.

- Antes de empezar a merendar o cenar (así también se reducen ciertas ansias con la alimentación y somos conscientes, desde el agradecimiento, de lo que tenemos delante).

- Antes de contar a mamá o papá un conflicto que ocurrió durante el día.

Los beneficios de proponer estos ejercicios a los alumnos

Este tipo de ejercicios, sencillos, cómodos de realizar y que pueden servirnos de rutina o mantras antes de ciertas tareas, tienen una gran cantidad de beneficios, vamos a repasarlas:

- Traen calma, la respiración ayuda en ello.

- Nos centran en el presente, en el aquí y ahora.

- Dejan nuestra mente despejada y nos preparan para la nueva actividad.

- Aumentan la consciencia de quiénes somos y dónde estamos.

Y recuerda, este ejercicio (y todos sus beneficios) también son aplicables en adultos. Yo lo practico: parar antes de empezar.

Puedes leer más artículos similares a Consejos para dirigir la atención de los niños en el aula y en casa, en la categoría de Escuela / Colegio en Guiainfantil.com.