Cómo ayudar a nuestros hijos a conocerse a sí mismos

3 pautas para favorecer el autoconocimiento y la reflexión en niños

Una manera de ayudar a nuestros hijos a desarrollar su cerebro es darles oportunidades para ejercitarlo, cuando les enseñamos a pensar aprovechando situaciones de la vida cotidiana favorecemos su capacidad de reflexión y su auto-conocimiento, lo que dará como resultado un desarrollo sano y feliz. En Guiainfantil.com te damos unos consejos para que puedas ayudar a tus hijos a conocerse a sí mismos.

3 pautas para ayudar a tus hijos a conocerse a sí mismos

 Ayudar a los niños a conocerse a sí mismos

1. Plantearles preguntas:

Como padres podemos utilizar cualquier ocasión del día a día de nuestros hijos para ayudarles a conocerse a sí mismos, una forma de hacerlo es plantearles preguntas que les ayuden a comprenderse. Por ejemplo, si han mostrado un comportamiento inadecuado les preguntaremos: "¿por qué lo hiciste?, ¿qué has conseguido? ¿crees que podías haber hecho otra cosa?" Es importante que les ayudemos a reconocer sus emociones "¿Estabas enfadado? Parecías furioso." 

Ayudarles a tolerar la frustración, si las cosas no salen como ellos quieren siempre pueden aprender e intentarlo de nuevo, "¿por qué crees que te salió mal el examen? ¿estabas muy nervioso o era muy difícil?" Si el niño se pone muy nervioso ante los exámenes le enseñaremos a relajarse respirando despacio y profundamente, también le ayudaremos a preparar muy bien el examen para que vaya con seguridad y confianza. 

2. Dejar que planteen respuestas:

Una fantástica oportunidad se nos presenta cuando nuestro hijo o nuestra hija se va de campamento ya que podemos prepararle para las posibles situaciones que se le puedan presentar. Inicialmente le ayudaremos a preparar su maleta con las cosas que cree que va a necesitar, ayudándole a elegir el pijama y la ropa que va a llevar. Después le podemos preguntar, por ejemplo, si cree que puede acordarse de papá y de mamá: "si pasara ¿qué vas a hacer? ¿cómo te vas a sentir?"  Quizá nuestro hijo no sepa darnos una respuesta pero empezará a reflexionar sobre el tema.

Una vez que hemos planteado la situación le podemos sugerir: "En el caso de que te acuerdes de papá y mamá y te pongas triste ¿qué puedes hacer para animarte?" Es probable que empiece a dar algunas respuestas: "Puedo escribir una carta o puedo jugar con mis amigos a algo divertido". A partir de ese momento puedes hablar con tu hijo de las expectativas y de las preocupaciones que le puedan surgir, de la primera vez que te fuiste de campamento con tu colegio, de las cosas que pasaron y de lo divertido que fue. También puedes darle algunos consejos en el caso de que surja algún conflicto con sus compañeros, esto le dará seguridad. 

3. Animarles a que expresen sus emociones 

Cuando el niño es muy pequeño y no sabe escribir pero puede dibujar, le podemos dar un cuaderno y animarle a dibujar cada día: "hazme un dibujo en este cuaderno de cómo ha sido el día de hoy". También le puedes pedir que haga un dibujo que ilustre la historia de lo que le ha pasado en el colegio o en el parque. Si nuestro hijo puede escribir le pediremos que escriba un diario con lo que ha ocurrido cada día.

Este ritual le ayudará a prestar atención a su mundo exterior y a su mundo interior, tomando conciencia de sus emociones y de por qué se ha sentido así. Cuanto más piensen nuestros hijos en lo que está pasando en su interior, más desarrollarán la capacidad de entender y responder a lo que les rodea.