La importancia de la educación artística en la infancia

Por qué debemos fomentar el aprendizaje artístico en los niños

Patricia Fernández
Patricia Fernández Redactora en Guiainfantil.com

En muchas escuelas las artes van ocupando un espacio menor en la agenda de nuestros hijos. La plástica o la música se han visto relegadas para dar más tiempo a asignaturas que se consideran más importantes otras ramas como son las matemáticas o la lengua.

Este en un error común que demuestra un desconocimiento sobre la educación muy extendido. En Guiainfantil.com te contamos por qué es importante fomentar el aprendizaje artístico en la infancia.

Sí a la educación artística de los niños

Educación artística en la infancia

- La educación artística en la infancia es uno de los recursos fundamentales para el aprendizaje. A través de ella los más pequeños, especialmente los que todavía no pueden expresarse a través del lenguaje, son capaces de comunicarse, de expresar sus emociones, sus preocupaciones, y de liberar sus sentimientos, ya que el arte trabaja los diferentes lenguajes comunicativos.

- El arte nos implica emocionalmente y nos hace pensar a través de la acción, la creatividad, la metáfora, el símbolo, la investigación, el movimiento y la experimentación con objetos y materiales; y esta es la manera natural que tienen los niños para aprender, especialmente entre los 0 y los 6 años.

- Los niños, que tienen una más estrecha vinculación con esta forma de expresarse debido a sus variados de lenguajes, son personas más vitales, felices y motivadas, capaces de resolver conflictos y hacer descubrimientos, ya que poseen una gran seguridad en sí mismos.

- El arte proporciona a los niños una manera de entrar en contacto con ellos mismos, con el espacio que les rodea y con los objetos a través de la expresión y el movimiento. Es una manera de vivir y de relacionarse con los demás, les permite sensibilizarse con el mundo y crecer como mejores seres humanos. Es dar conciencia a las emociones, las sensaciones y todos los problemas que guardamos en nuestro interior y que necesitan sacar a la luz.

- Durante los primeros años de crecimiento es una forma de comunicarse con las personas de su alrededor, ya que todavía no han desarrollado totalmente el lenguaje y a veces se sienten incapaces de poner palabras a sus sentimientos. A través de la pintura, los juegos, el baile, la plastilina podemos conocer qué es lo que motiva e inquieta a nuestros hijos.

- Verse comprendidos, ayuda a reforzar su confianza en sí mismo, a levantar su autoestima y les ayuda a plantearse nuevos retos.

- A través de la música, aprenden a escuchar y a desarrollar las habilidades emocionales, y corporales; las artes visuales despliegan la capacidad espacial, los matices de los colores y el tacto, además de la coordinación visomotora y la atención. Con el movimiento de la danza o los juegos desarrollan la coordinación ojo-mano, el estímulo auditivo, el cuerpo, a trabajar en equipo; y con el teatro pueden expresar sus emociones y liberar energía. 

Los niños son curiosos y tienen una forma de mirar el mundo diferente a la de los adultos, no conviene coartarla ni domesticarla, sino, por el contrario, dejarnos arrastrar por ella y aprender a liberar nuestras limitadas mentes de adulto.