Trabajar la sensibilidad de los niños para que aprecien lo que les rodea

Cómo enseñar a tu hijo a que sea más sensible es esencial para lograr el éxito real - 12 meses 12 cualidades

Beatriz Martínez
Revisado por Matti Hemmi, Experto en autoliderazgo, el

La sensibilidad es una gran palabra que tiene muchas connotaciones positivas, pero a la que muchas veces, a causa de los estereotipos, se le atribuyen cualidades incorrectas. Muy relacionada con el éxito real (el que te convierte en mejor persona), la sensibilidad es el arte de saber valorar las cosas buenas de la vida y nos hace mostrar muestra mejor versión. ¿De qué modo podemos trabajar la sensibilidad de los niños?

Cómo entrenar en casa la sensibilidad de los niños

Cómo entrenar la sensibilidad de los niños

La sensibilidad no significa debilidad ni tampoco vergüenza. La sensibilidad es la capacidad de percibir con los cinco sentidos, pero que a la vez tiene la connotación de emocionarnos ante lo bueno de la vida: apreciar una obra de arte, un paisaje, el cuento de buenas noches que con tanto cariño leen mamá y papá...

¿Te has fijado que el verbo apreciar es uno de los que menos usamos en nuestro día a día? Se podría decir incluso que forma parte de nuestro vocabulario pasivo; es una palabra de la que conocemos su significado, pero que muy pocas veces incluimos en el lenguaje, ¡y, sin embargo, tiene una gran importancia!

El aprecio se trata además en la gestión de las emociones. ¿Sabes por qué? Porque si aprecias, no juzgas y abres la puerta al agradecimiento, sientes las emociones que te hacen estar feliz, las pones en el lugar que les corresponde, las validas. En cambio, si criticas estás comparando lo que ocurre contra los estándares que tantas veces ha marcado la sociedad de manera incorrecta. De ahí, la importancia de que promovamos que los niños sean más sensibles.

Las ventajas de promover que los niños sean sensibles

Enseñar a los niños a apreciar lo que les rodea

Como decíamos, la sensibilidad es el primer acercamiento al agradecimiento, pero trabajarla con los niños tiene otras tantas ventajas:

1. La sensibilidad te permite trabajar otras facultades de orden superior como la creatividad y el pensamiento estratégico.

2. Potenciamos capacidades y cualidades necesarias para el desarrollo cognitivo.

3. Otra de las ventajas de trabajar la sensibilidad de los niños es que nos alejamos de los estereotipos que trata de imponer la sociedad y que en verdad nada nos aportan. Nos referimos, por supuesto, a que los niños que son sensibles son más blandos o cobardes.

4. La sensibilidad también nos lleva a la empatía y a las emociones agradables.

5. Las capacidades creativas y de observación se vuelven mucho más finas y potentes.

6. Los hijos pierden el miedo a que les comparen, en ese momento empecerán a apreciarse, a valorar todas sus capacidades y virtudes.

7. La sensibilidad nos hace menos egoístas, más observadores y capaces de valorar las cosas bonitas e importantes de la vida y no tanto lo material.

8. Cuando paramos a apreciar lo simple, somos más conscientes de nosotros mismos. Nos damos cuenta de quiénes somos, de cómo somos y de a dónde queremos llegar en esta vida. Y, como consecuencia, somos más felices.

Cómo enseñar a los niños a apreciar lo que les rodea

Ayudar a tu hijo a ser más sensible

Enseñar a nuestros hijos a ser sensibles, a trabajar esta maravillosa cualidad, será muy sencillo si empezamos desde su más tierna infancia siguiendo estos consejos básicos.

Procura que los premios que des a tus hijos sean inmateriales

Cuántas veces premiamos a los hijos con un juguete por las buenas notas o su excelente comportamiento, ¿verdad? En lugar de ese premio material ofrece una recompensa emocional como, por ejemplo, un paseo en familia, una merienda diferente en la que podáis hablar de vuestras cosas o un cuento para leer juntos. Es una forma ideal de valorar lo que importa y mejor nos hace sentir.

Trabaja tu sensibilidad para dar ejemplo a tus hijos

Como ya bien sabes, los hijos aprenden por imitación; primero de sus padres, espejo en el que se mira, y luego en el resto de la sociedad. Por eso, si tú aprecias la vida, si te muestras sensible en toda la amplitud de la palabra, tus hijos lo van a interiorizar.

La sensibilidad de los niños

Proporciona a tus hijos actividades en las que se pueda trabajar la sensibilidad

Una tarde en el parque jugando con los amigos es una actividad perfecta, también lo es una visita a un museo, un teatro o una escapada al campo. Aprovecha esas ocasiones para detenerte y observar lo que hay a tu alrededor. ¿Te has fijado la cara de emoción que ponen los actores cuando el público los aplaude? ¿Te has parado a observar alguna vez los pétalos de los girasoles? ¡Es algo sencillamente maravilloso!

[Leer +: Cuento corto para niños sensibles]

Enséñales a perdonar y a pedir perdón

Si mamá y papá sabemos perdonar y pedir perdón, nuestros hijos lo verán como lo más normal del mundo y no dudarán en pedir disculpas cuando sea necesario. Y es que el perdón no es una señal de derrota o debilidad, sino la mejor herramienta para disfrutar de las experiencias.

Gestiona y valida las emociones

Por mucho que nos cueste creerlo, en el patio del colegio todavía se oyen burlas hacia los compañeros que lloran o se muestran sensibles. Cuando una familia trata de potenciar la sensibilidad en sus hijos también se ocupa de este lado emocional: enseña a los niños que llorar es expresar lo que uno siente, que en lugar de criticar hay que saber ponerse en el lugar de los demás y también ayudarles. Los niños sabrán validad sus emociones y reconocer las de los demás.

Puedes leer más artículos similares a Trabajar la sensibilidad de los niños para que aprecien lo que les rodea, en la categoría de Conducta en Guiainfantil.com.

Publicado:
Actualizado: