Límites - Disciplina

Sin disciplina, sin límites y sin normas o reglas, los niños no son felices. Ellos necesitan saber qué esperan sus padres de ellos. Por ello, es muy importante que los padres apliquen límites en la educación de los hijos.

En Guiainfantil.com tenemos una guía de cómo empezar a aplicar disciplina en el día a día de los niños, y cómo hacerla de una forma firme y con paciencia, para que sea efectiva. La disciplina es un valor que ayudará a los niños a hacer frente a todas las dificultades que les presenten en su vida.

Promocionado

Tabla para aplicar disciplina a los niños según su edad

Aplicar disciplina a los niños desde la primera infancia es fundamental para ayudarles a crecer como personas y para que en casa haya unas normas y límites que permitan la armonía familiar. Estrategias de disciplina por edad. Tabla de cómo aplicar límites y disciplina para bebés de 0 a 2 años, para niños de 3, 4, 5, 6 y hasta 10 años de edad.

Promocionado

Formas de decir NO a los niños de forma positiva

Educar a los niños sin decir NO es posible. Te explicamos cómo puedes decir no a los niños sin decir no. Una forma de disciplina positiva para evitar decir no a los hijos 20 veces y que pierda todo su significado. Educar a los hijos negándoles ciertos caprichos o explicándole que no pueden hacer algo es importante, pero te proponemos hacerlo de forma positiva, es mucho más beneficioso para nuestros hijos.

Promocionado

Niños, ¡hoy todo vale!

Cuando los niños pueden hacer lo que quieran. A muchos padres nos duele la boca de tanto decir NO a los hijos y, aunque reconozco que es necesario decir este fatídico monosílabo, también tenemos que tener en cuenta que nuestros hijos necesitan escuchar algún 'sí' o un 'bueno, vale'. Es importante que hagamos ciertas concesiones a los hijos , para que no sucumban ante el desánimo, la tristeza o la represión constante de sus deseos.

Promocionado

Aprender a decir NO a los hijos

Decir “NO” a nuestros hijos es muy beneficiosos para ellos, les estamos ayudando a sentirse mucho más felices y seguros. Aunque resulte difícil de creer, un niño con límites claros y bien definidos es mucho más feliz que un niño que no sabe a que atenerse y tiraniza a sus familiares para conseguir aquello que quiere.