Cosas que no se deben prohibir a los niños

5 actitudes que no debemos reprimir en nuestros hijos

Borja Quicios
Borja Quicios Psicólogo educativo

Cuando los padres educan a sus hijos buscan la manera de establecer límites y normas de conducta para que los niños aprendan a comportarse. Lo que guía estos límites y las normas de comportamiento de los niños es cómo los padres resuelven las situaciones cotidianas. Es decir, consintiendo y prohibiendo las conductas de los pequeños.

El comportamiento de los hijos será consecuencia directa de las respuestas que vayan dando los padres ante las diferentes conductas de los pequeños y es lo que hará que aprendan a moverse por el mundo.

Prohibir todo a los niños es un error en la educación

Lo que no se debe prohibir a los niños

Hay situaciones en las que es objetivamente necesaria la intervención de los adultos y prohibir conductas en los niños porque existe un peligro real. Nos referimos, por ejemplo, a prohibirles a los niños cruzar la calle sin darnos la mano o prohibirles que utilicen mecheros. En este caso, su integridad física es lo que debe primar. No podemos olvidar que los niños están explorando un mundo desconocido para ellos del que no conocen los peligros.

Pero, muchas veces los adultos impiden esos comportamientos empujados por sus propios miedos. Y es que, casi sin darnos cuenta, los miedos de los padres se 'contagian' de una forma muy rápida y profunda a nuestros hijos.

Impulsados por estos miedos y estas creencias negativas, los niños se educarán en la idea de que hay cosas peligrosas que evitar y aprenderán a ser inseguros, asustadizos y dependientes. Por tanto, cuando los adultos tomen la decisión de prohibir conductas, deben hacerlo con moderación para evitar consecuencias negativas ante las conductas positivas o normales que lleva a cabo el niño.

5 cosas que no debemos prohibir a los hijos

Cosas que no se deben prohibir a los hijos

Prohibir muchas conductas en los niños hace que puedan llegar a caer en una sobreprotección, impidiéndoles explorar y conocer cómo funciona el mundo en el que se mueven. Les dotamos de inseguridades y miedos. Muchas veces el adulto lo hace movido por sus propios miedos, y otras porque en la sociedad que vivimos hoy en día no tienen el tiempo suficiente para prestarles la atención necesaria a los niños para que puedan investigar el entorno a su ritmo.

Por eso, hay comportamientos en los que los adultos debieran tener más paciencia y no prohibir de inmediato. Como por ejemplo:

- Correr, saltar, gritar. Es la manera que tienen los niños pequeños de expresar sus emociones y de relajarse. Es necesario que se eduque pero no prohibirlo. Los padres deben tomar conciencia de esto, ser pacientes y poner normas y límites en los que el niño pueda moverse y expresarse libremente. De hecho, cuando notemos que nuestro hijo deja de correr o saltar, debemos estar alerta, pues podría estar ocurriéndole algo.

- Trepar. Los niños tienen mucha energía y desprenden muchas ganas de conocer todo lo que les rodea. Cuando un niño se sube a lo alto de un columpio, los padres no deben prohibirlo, es mejor que dediquen sus esfuerzos a enseñarle a subir y bajar bien y aprenda hacerlo.

- Dibujar. Con la excusa de que lo va a ensuciar todo no se le deja ni pintar, ni dibujar al niño, y en consecuencia se le coarta la creatividad. Con ello, deja de desarrollar su imaginación y se le limita la salida de sus emociones de manera correcta.

- Comer solos. A causa del poco tiempo que tienen los adultos en la sociedad de hoy en día es más fácil y más limpio dar de comer a los niños. Al hacerlo, le quitan al niño la oportunidad de aprender e ir cogiendo confianza en sus capacidades. El niño necesita sentirse útil.

Seguro que alguna vez has oído eso de que los niños se tienen que manchar para ser más autónomos y aprender a valerse por ellos mismos.

- Dar su opinión. El niño tiene sus propios pensamientos y deseos. Necesitan tener un espacio donde expresarlo, de igual a igual. Por eso, es importante que no se reprima lo que tiene que decir con expresiones como: 'yo sé lo que necesitas ahora, tu eres muy pequeño para entenderlo'.

Es importante, además, tal y como queda recogido en 'Guía de aprendizaje para el cuidado del niño en el hogar' del Departamento de Educación de California, que escuchemos a los niños de una manera atenta (que ellos sientan que les estamos escuchando) y sin juzgarles. No solo se sentirá escuchado, sino que estaremos sentando las bases de cómo los pequeños se van a relacionar con otras personas de su entorno. Tan importante es las palabras que escojamos para dirigirnos a ellos como nuestro lenguaje corporal.

Cómo educar a los niños promoviendo una autoestima sana

Educar a los niños con autoestima y sin prohibir

Como ya hemos explicado, una de las principales consecuencias de basar la educación de los niños en las prohibiciones es fomentar la inseguridad y los miedos de los niños. Como padres, debemos buscar justo lo contrario: ayudar a nuestros hijos a crecer seguros de ellos mismos. ¿Cómo? Aquí van algunos consejos:

- Cuida la forma en la que hablas a tus hijos; nuestras palabras les ayudan a construir sus realidades y la percepción que tienen de ellos mismos. Por supuesto, nunca debemos insultar a los niños pero también debemos tener cuidado con las etiquetas que les ponemos (eres vago, eres un bebé, eres tonto...).

- Fomenta la autonomía de los niños. Es fácil sentirse tentado a hacer todo por ellos, porque nosotros lo hacemos más rápido y ensuciando menos. Sin embargo, es importante que los niños tengan responsabilidades y tareas en casa, ya que esto les hace sentir útiles y válidos.

- No compares a un niño con otro. Seguro que a ti tampoco te gusta que te comparen con tu hermano o que comparen tu trabajo con el de tus compañeros. Por eso, es importante que hagamos caso a ese dicho popular que dice que las comparaciones son odiosas. Recuerda que cada niño es único.

- Hazle saber a tu hijo que le amas. El amor hay que demostrarlo con las palabras, pero también con los gestos y las acciones. Cuando un niño se siente querido, es mucho más capaz de luchar por aquello que quiere lograr y conseguir todo lo que se proponga.

Otros recursos que te ayudarán en la educación de tus hijos

Los niños malcriados no nacen, se hacen. Qué pueden hacer los padres Los niños malcriados no nacen, se hacen. Qué pueden hacer los padres. ¿Cómo se distingue a los niños malcriados y qué pueden hacer los padres para cambiar este mal comportamiento? Te damos algunas claves para saber si tu hijo es caprichoso o malcriado y qué puedes hacer para acompañarle y cambiar la forma en la que le educas. ¡Los niños no nacen siendo malcriados!

Las consecuencias traumáticas de separar a un niño de sus padres a la fuerza Las consecuencias traumáticas de separar a un niño de sus padres a la fuerza. Te contamos cuáles pueden ser las consecuencias traumáticas de separar a un niño de sus padres a la fuerza, bien sea por una guerra, por causas migratorias o legales. En todos estos casos, la separación del niño de sus padres supone para él un trauma que genera un daño psicológico irreparable.

7 errores que llevan a los padres a perder el respeto de sus hijos 7 errores que llevan a los padres a perder el respeto de sus hijos. Algunas de nuestras conductas o errores como padres nos lleva a perder el respeto de nuestros hijos. Cuando no educamos a los niños con una comunicación positiva o no les damos ejemplo, los niños nos dejan de respetar. Por suerte, se puede educar en valores y reparar las consecuencias los errores.

7 maneras de mostrar respeto a los niños para que aprendan a respetar 7 maneras de mostrar respeto a los niños para que aprendan a respetar. Mostrar respeto a los niños es esencial para que se sientan amados y que ellos también aprendan a respetar a la gente que les rodea. Te damos algunos consejos de crianza consciente y disciplina positiva para educar a tus hijos desde el amor, la comprensión y la empatía familiar.

13 líneas rojas que las madres no podemos sobrepasar con los hijos 13 líneas rojas que las madres no podemos sobrepasar con los hijos. Ten en cuenta todas estas líneas rojas que las madres no podemos superar, sobre todo en lo que se refiere a la educación de nuestros hijos: decir palabrotas, comprarles, estar enganchados a la tecnología... Nuestro ejemplo educa a nuestros hijos y, por tanto, debemos ser buenos modelos.

Recuerdos mágicos de sus hijos que guardan las madres y los padres Recuerdos mágicos de sus hijos que guardan las madres y los padres. La primera vez es siempre importante y cuando se trata de un hijo más aún. ¿Qué guardan las madres y los padres como recuerdo de sus hijos? Estos son algunos de los recuerdos mágicos de sus hijos que guardan las madres y los padres. Echa un vistazo a la lista y dinos si coinciden con los tuyos.

Puedes leer más artículos similares a Cosas que no se deben prohibir a los niños, en la categoría de Límites - Disciplina en Guiainfantil.com.