Recuerdos mágicos de sus hijos que guardan las madres y los padres

Momentos mágicos de los niños que los padres tienen en su corazón, en su cabeza y/o en una caja o cuaderno

Sandra Llorente

Ser mamá y papá es una de las cosas más lindas y reconfortantes de la vida, por eso es natural querer atesorar todo aquello que nos recuerde las diferentes etapas de la vida de nuestros hijos. Solo tienen una infancia y esta se acaba antes de lo que pensamos, pero el recuerdo puede pervivir para siempre.

Muchos padres tienen una bonita caja de recuerdos, un precioso cuaderno donde anotan las fechas importantes o hacen un álbum de fotos apuntando los momentos más especiales. Incluso hay quien hace y edita vídeos para que queden para el recuerdo. ¿Qué guardan las madres y los padres como recuerdos de sus hijos? ¡Son más cosas de los que imaginas!

Recuerdos que los padres y las madres guardan de sus hijos en una caja o baúl

Recuerdos que los padres y las madres guardan de sus hijos en una caja o baúl

Empezamos con los recuerdos físicos, esos que al tocarlos u olerlos nos transportan una y otra vez a los momentos de amor con nuestros hijos.

- Su primera ropita. Es muy común guardar la ropa de primera puesta de nuestros hijos, ¡es tan bonita y pequeñita!

- Su mantita preferida o la toquilla para salir del hospital. Otra de las cosas que podemos guardar es la toquilla o mantita con la que nuestros hijos salieron del hospital. O también esa mantita con la que se sentían más a gusto cuando eran bebés.

- La prueba de embarazo. Hay quienes la guardan como un tesoro, porque la emoción que sintieron al saber que estaban embarazados fue infinita.

- Las ecografías del embarazo. La emoción que se siente al ver cómo una pequeña semilla se va convirtiendo en tu bebé es indescriptible, por eso las ecografías suelen guardarse para toda la vida.

- Mechones de pelo. El mechón de la primera vez que se cortó el pelo o la trenza cuando quiso cortarse el pelo más corto es también un recuerdo precioso de nuestros hijos que las mamás y papás guardamos.

- Cualquier joya o complemento especiales: sus primeros pendientes, su medalla de oro, la pulsera de ámbar...

- Sus primeros zapatitos. Qué lindos son, ¿verdad?

- El cordón umbilical. Muchas madres deciden guardarlo para el recuerdo.

- Las huellas de sus pies y manos. Se pueden guardar con una pasta especial para ello.

- Sus dientes de leche. Algunos los guardan todos, otros solo uno o dos, el caso es que somos el Ratón Pérez y nos encantan sus dientes.

- Sus dibujos. Cuando sacan su lado más creativo nos encanta reservar un hueco para ellos en nuestra caja de los tesoros.

- Sus regalos hechos a mano para nosotros. Los regalos de cumpleaños, Navidad, el día de la Madre o del Padre.... Esas manualidades que hacen con tanto esfuerzo y amor.

- Su peluche preferido. Si tu hijo iba a todas partes con su peluche o muñeco preferido, seguro que no lo querrás tirar y lo guardarás como oro en paño.

- Algún recuerdo referente a sus actividades extra escolares. Su traje de fútbol, las zapatillas de ballet, el traje de sevillanas, el traje regional con el que fue a las festividades...

- Su mejor disfraz. Ese traje con el que estaba que te lo/la comías de amor.

- Las conchas que recogisteis paseando por la playa en aquel verano inolvidable.

- Sus libros favoritos. No dudes en atesorar esos cuentos que eran especiales para tus hijos, puedes dárselos cuando sean mayores para que se los enseñen a sus hijos.

Fechas importantes de nuestros hijos que anotamos en un cuaderno o libreta

fechas importantes que todos los padres apuntamos sobre nuestro hijo

Además de guardar cosas físicas de nuestros hijos que siempre nos harán viajar hasta su niñez, podemos apuntar en un cuaderno las fechas y cosas más importantes que les ocurran, para que en un futuro podamos recordar cuándo fue la primera vez que...

- Dijo su primera sílaba o su primera palabra o cuando le escuchamos pronunciar eso de 'papá' o 'mamá'.

- Gateó, se puso de pie o caminó.

- Emitió su primera carcajada.

- Le salió su primer diente y después se le cayó.

- Probó un plato sólido o una comida especial.

- La fecha en que pudo montar en bici.

- La primera vez que logró terminar un libro.

- Cuando se ató los cordones de los zapatos él solito o se vistió sin ayuda de nadie.

- No podemos olvidarnos tampoco de cuando aprendió a usar el orinal y dejó el pañal.

- El día que tuvo su primera muestra de baile, de canto, de baloncesto...

- Hicimos una excursión en familia al cine o al teatro (puedes guardar el ticket incluso).

Momentos imborrables de los niños que todo padre y madre tiene en su corazón

recuerdos de los hijos que se guardan en el corazón

Otra de las cosas que nos gusta guardar para el recuerdo son esos momentos que siempre llevaremos con nosotros en el corazón. A veces, logramos captarlos con imágenes o vídeos; otras nos tenemos que valer de algo material para recordarlo (por ejemplo, el ticket de tren de aquel viaje).

En ocasiones lo escribimos en diarios, hacemos una canción o un poema, incluso un cuento. Y otras muchas, simplemente queda en nuestra memoria, porque lo deseamos con tanta fuerza que nunca se nos va a olvidar.

Puede que no lo recordemos a cada momento, pero de repente, con el paso de los años, un día pasa algo que nos hace revivir ese momento especial con nuestros hijos. Son instantes únicos y personales, que muchas veces transmitimos a nuestros hijos al hacerse mayores (de la misma forma que nuestras madres y padres lo hicieron con nosotros) y otras preferimos dejarlos guardados en nuestro corazón para nosotros solos.

Son momentos para no olvidar, momentos que nos regocijan el corazón y que no se pueden enumerar, ya que solo suceden bajo el paraguas del amor entre padres e hijos.

Puedes leer más artículos similares a Recuerdos mágicos de sus hijos que guardan las madres y los padres, en la categoría de Ser madres y padres en Guiainfantil.com.