14 divertidos juegos de playa para hacer con niños este verano

Consejos para padres. Medidas de seguridad para que tus hijos no se pierdan en la playa

Lidia Nieto
Lidia Nieto Editora Jefe

Llegan las vacaciones y ya pensamos en los días de descanso que pasaremos tumbados en la hamaca de la playa, con nuestro refresco con mucho hielo al lado y devorando las páginas de un best-seller. ¿A que suena ideal? Pero como somos padres ya curtidos, sabemos que no será así y que nuestros hijos nos preguntarán cada segundo '¿a qué jugamos?'. Para que no te quedes sin respuesta, aquí van 14 divertidos juegos de playa para hacer con niños este verano. 

Los mejores juegos de playa para niños y mayores

divertidos juegos de playa para hacer con niños

Mis hijas son más de bañarse en la piscina que en el mar, y su padre y yo todo lo contrario, así que hemos tenido que poner a trabajar nuestro ingenio para que bajar a la playa sea un momento deseado por todos (bueno por ellas). Y así es como tenemos nuestra particular lista de juegos de playa en la que participamos y nos divertidos todos. Si a ti también te pasa como a mí, prueba estas actividades lúdicas y educativas. ¡Prometido que funcionan!

1. El juego del ahorcado 
¿Te acuerdas de este clásico juego que hacías en los recreos del colegio? Puede ser una buena alternativa para hacer con tus peques. Elegid una zona de tierra mojada. Uno de vosotros pensará una palabra, escribirá los huecos y los demás tenéis que adivinarlo. Según vayáis cometiendo errores, el otro irá dibujando un muñeco ahorcado. ¿Quién ganará?

2. Repasando las letras 
Esta propuesta está indicada para los peques que durante este curso han comenzado a identificar las consonantes y las vocales. Dejad que sobre la arena y con solo la ayuda de su dedo, vaya escribiendo las que se le ocurran para después decir en voz alta palabras que empiecen o terminen con esa letra. ¡Nunca aprender fue tan divertido!

3. En busca de la concha perdida
Los más exploradores encontrarán en este juego su gran aliciente para quedarse toda la mañana y toda la tarde en la playa. Coged un cubo y recorrer la orilla en busca de piedras o conchas. Por un lado, el objetivo es coger muchas, pero por el otro, encontrar las que estén en mejor estado para después pintarlas.

4. El juego de las palas de agua renovado 
Un clásico dentro de los clásicos, pero para que sea más divertido os proponemos que en lugar de hacerlo como si de un partido de tenis se tratase, lo que tenéis que hacer es, por un lado, realizar el máximo número de rebotes en la pala con la pelota o, también, dejar la pelota quieta en la pala y recorrer parte de la playa sin que se caiga. ¿Os atrevéis?

5. Castillos de arena
Y en esta recopilación de juegos de playa no podía faltar la construcción de castillos de arena, o mejor dicho, de grandes fortalezas. Y es que tiene que haber un castillo, un puente, un río...  

6. Bajo la arena
Este actividad es la preferida por los niños y, quizás, la más odiada por los padres, porque suelen ser los adultos los escogidos para ser enterrados, mientras que los peques se divierten haciéndonos prácticamente desaparecer bajo la arena.

7. Voley playa
Otra propuesta para los más deportistas es el voley playa. Al ser un ejercicio donde los brazos cobran especial protagonismo y que se desarrolla en la arena, una superficie que dificulta la movilidad, les suele costar un poco y se cansan enseguida, pero para pasar un rato puede estar entretenido. 

8. El pozo insaciable
Así es como hemos bautizado en casa a esta actividad que consiste en excavar un hoyo lo más profundo posible e intentar llevarlo de agua. Para ello, nos situaremos lo más cerca de la orilla y cogeremos todos los cubos que tengamos para cumplir con nuestra misión. ¡A por ella!

9. El tesoro mágico
Cada día, uno de vosotros cogerá un objeto pequeño de casa y cuando lleguéis a la playa tendréis que esconderlo. Dando ciertas pistas, por ejemplo, frío o caliente, el resto tendrá un tiempo limitado (lo fijáis vosotros) para dar con él. ¿Preparados?

10. Juegos de mesa en la arena
No queremos cargarte con más cosas, así que te proponemos que improvises el juego de 'Las tres en raya' sobre la superficie de la arena. Solo tendrás que coger unas piedrecitas que hagan de fichas y dibujar el tablero sobre la arena. ¡A jugar se ha dicho!

11. ¿Y tú qué ves?
Como la imaginación de los niños no tiene límite, ¿qué tal si después de tanto movimiento y tanta actividad os sentáis a mirar el cielo e imaginar las formas que tienen las nubes?

11. Masterchef de verano 
Que los niños jueguen con la arena tiene múltiples beneficios para ellos, ya que desarrollan la psicomotricidad fina, conocen el medio ambiente, desarrollan el tacto... Por eso, quiero proponerte que, durante tu estancia, experimenten todo lo que puedan con este material. ¿Y si les enseñamos a hacer albóndigas con arena mojada? También pueden preparar mejillones rellenos, utilizando cochas y arena, o hacer muffins.

12. Buscando a Nemo 
Si coger conchas les apasiona, encontrar peces mucho más. Con mucho cuidado y sabiendo que luego los devolverán a su lugar de origen, acercaros a la orilla e intentad encontrar ese pececito tan cuqui.

13. Juegos de mímica 
Por espacio no será, por eso la playa es un lugar magnífico para rescatar este juego que siempre nos acompaña. Uno piensa el título de una película y el resto tiene que adivinarlo. ¡A pensar se ha dicho!

14. Paseos de cuento 
Si hay algo con lo que personalmente disfruto en vacaciones es con los paseos en la playa. A muchos peques, incluyo a las mías, les cuesta horrores, así que lo que he hecho ha sido transformar esta actividad en el momento del cuento. Y así es como han surgido historias como 'La princesa del pelo largo', una niña que tuvo que salvar a su reino de la maldición del mago Arnau.

Cómo garantizar la seguridad de los niños en la playa

seguridad de los niños en la laya

Ir a la playa con los peques es algo súper divertido, sobre todo si vives en una ciudad o pueblo del centro del país donde no ves el mar durante el resto del año. A la emoción de jugar con la arena y saltar olas, hay que sumarle cierta información que nuestros pequeños deben conocer para que la estancia allí sea placentera para todos y evitar cualquier susto, por mínimo que sea. ¿Sabes de que te hablamos?

- Cuando lleguéis y pongáis la sombrilla, es importante que le indiquéis bien al niño dónde estáis para que se ubique lo mejor posible. Podéis, por ejemplo, poner una toalla llamativa para que le sea fácil de localizar o colocar las sillas o las bolsas de una manera que solo vosotros sepáis identificar.

- También es importante indicarle dónde está el puesto del socorrista más cercano, por si se pierde que se dirija a ese lugar e informarle de que vosotros iréis allí a por él.

- Si el niño tiene ya más de 6 años, puede que sea capaz de memorizar vuestro número de teléfono y, por qué no, aprender el nombre del hotel o de la urbanización donde tenéis el apartamento.

- Igual de necesario es que cuando pongáis vuestro primer pie sobre la arena, identifiquéis el color de la bandera para que conozca los posibles peligros que ese día puede guardar el mar. Azul, baño seguro; amarillo, precaución; y rojo, prohibido.

- Dile que, si se pierde y no sabe volver a vuestro 'campamento base', lo mejor es que no se mueva mucho más, para que así sea más fácil dar con él.

- Otra punto destacado: que NUNCA abandone la zona y que no se vaya con nadie ni se monte en el coche de ningún desconocido, por mucho que le diga que conoce a sus papás.

- Y, por supuesto, turnaros entre papá y mamá para meteros en el agua o dar un paseo, y con el objetivo de que los pequeños estén siempre supervisados por uno de los dos. Está bien que les demos pautas, pero realmente los verdaderos responsables somos nosotros, los adultos.

Sigue nuestros consejos y te auguramos que tendrás un verano, ¡inolvidable!