6 juegos para desarrollar la imaginación en la playa con los niños

Divertidos juegos para hacer en familia en la playa

Alejandro Écija
Alejandro Écija Maestro en audición y lenguaje

El verano, es ese momento donde ya nos hemos hecho a la idea que vamos a pasar una buena temporada de relax con los niños de vacaciones, pero todos sabemos que en realidad, sea la estación que sea, los niños están llenos de energía que necesitan gastar a lo largo de los días.

Así que, ¿cómo convertir un verano familiar en una temporada agradable, divertida e imaginativa con nuestros hijos? En este artículo os voy a dar 6 juegos sencillos para desarrollar la imaginación en la playa con la familia, e incentivar la creatividad y la diversión familiar.

Divertidos juegos para desarrollar la imaginación en la playa con los niños

6 juegos para desarrollar la imaginación en la playa con los niños

1- La playa. Muchas veces miramos la playa como algo que ya conocemos, pero puede ser divertido sin miramos más allá. A veces darle un “giro de tuerca” a las ideas que siempre llevamos a cabo con nuestros hijos puede ser lo que nos salve la tarde. Por ejemplo, en vez de recoger conchas haz una carrera con tus hijos. Proponles que recojan al menos 20 conchas y caracolas en el mínimo tiempo posible. El que gane puede elegir con quién se emparejará para competir en la construcción del mejor castillo de arena del verano. Haz un título en una cartulina para entregar al ganador y llevarlo a cabo en las horas de menos sol.

2- El mar. Una guerra montados en unos colchones puede ser muy divertida. Pero si nos metemos en el agua con algún disfraz puede serlo aún más. Coge alguna camiseta que puedas luego poner a secar y haz un turbante (así proteges del sol también). Cuantas más ideas tengas los niños lo disfrutarán más. ¡Y no te preocupes si la idea es ponerle el disfraz de brujita o de spiderman, qué luego se secan! Ten mucho en cuenta que tienen que jugar siempre donde hagan pie, ya que el peso del disfraz o algún complemento puede resultar peligroso a la hora de nadar.

3- La arena. En la arena se pueden hacer múltiples juegos y concursos. Si delimitas con rayas en la arena (puedes usar piedrecitas o cualquier otra idea) se puede jugar a hacer un concurso de saltos divertidos, un tres en raya gigante o incluso un Twister (cambia los colores del juego por cosas que haya en el lugar como conchas, chanclas, etc).

4- La cámara de fotos. Si no quieres dejarle a tu hijo el móvil o la cámara, puedes comprarle una cámara desechable o dejarle esa antigua que tenéis en casa olvidada. Cuando tenga la cámara de fotos invéntate una historia como que hay unos periodistas famosos que están buscando la mejor foto del año. Acompáñale por la playa visitando el kiosko, el chiringuito, yendo a ver las gaviotas, por el paseo marítimo…¡toda opción es buena! ¡Ah, y no te olvides de imprimir la foto que hayáis elegido como ganadora y decirle lo mucho que te ha gustado pasear de un sitio para otro con él! Recordar lo importante que son ellos para nosotros hace que nuestros hijos crezcan en autoestima y seguridad.

5- La orilla. Construye túneles subterráneos secretos hacia el país de los Puh. Los puh son unos animalillos que viven por la noche en las playas siempre y salen a mirar a la luna cuando alguien les ha construido túneles para salir. Si tu hijo construye un mundo de fantasía alrededor será maravilloso y tu siempre podrás decir, si el quiere verlos una noche, que como las olas borran los túneles, esa noche los Puh no han podido salir.

6- El paseo. Si tienes monopatines, bicicletas, triciclos u otros la idea perfecta es salir a primera hora o al anochecer a realizar las tareas de casa: comprar el hielo para la nevera, ir a buscar una revista para la playa, o simplemente ir a ver el faro. Recuerda hacerlo más atractivo para tus hijos. Algunas ideas son: dibujar un mapa de las cosas que has visto en el paseo en bici, hacer un listado de las compras que hay que llevar a cabo escribiendo al revés las palabras, o jugar a describir a una persona que nos hemos encontrado por el camino usando solamente gestos.
¡Todo puede ser una excusa para reírnos, practicar ejercicio y disfrutar de un verano en familia diferente y saludable!