Por qué el TDAH en niños es diferente que el TDAH en niñas

Las diferencias del Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad

Borja Quicios
Borja Quicios Psicólogo educativo

El Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad provoca bajo rendimiento escolar y problemas sociales en los niños que lo sufren. Sin embargo, se manifiesta de manera diferente en cada niño y, según distintos estudios, el género también influye. Analizamos qué hay detrás de este trastorno y por qué el TDAH en niños es diferente que el TDAH en niñas.

Cómo se desarrolla el Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad

Las diferencias entre el TDAH en niños y el TDAH en niñas

El TDAH es un trastorno de índole neurobiológica que se origina en la infancia y que se centra en tres síntomas centrales: déficit de atención, hiperactividad e impulsividad. Para que pueda ser diagnosticado debemos saber que dichos síntomas centrales:

- Deben darse con una frecuencia e intensidad superior a la edad y la etapa de desarrollo que se encuentra en el niño o la niña.

- Que estos síntomas sean los causantes del impedimento de poder llevar una vida normal. Interfieren en su vida familiar y social, además de dificultar un rendimiento óptimo en la escuela.

Deben darse desde una edad temprana. Este trastorno puede diagnosticarse a partir de los 6 años, pero pueden existir sospechas de carácter clínico en menores por debajo de esa edad.

El Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad puede aparecer en niños y en niñas debido a la combinación de diferentes factores. Estos principalmente son genéticos y ambientales. Pueden surgir antes, durante o después del nacimiento.

- Genéticos
La probabilidad de heredar el TDAH vinculada con factores genéticos es de un 76%. Hay estudios que revelan que los niños con antecedentes familiares son más propensos a padecer este trastorno que los que no los tienen.

- Ambientales
La probabilidad de heredarlo vinculado con factores ambientales será el 24% restante. Se pueden considerar factores ambientales, por ejemplo, el consumo de alcohol o tabaco en el embarazo, bajo peso del bebé al nacer, golpes en la cabeza, infecciones que afecten al sistema nervioso central, etc.

Las 4 diferencias entre el TDAH en niños y el TDAH en niñas

Por qué es diferente el TDAH según niños o niñas

A partir de estos factores, se pueden determinar algunas diferencias entre el TDAH en niños y el TDAH en niñas.

1. La frecuencia con la que se diagnostica

Comencemos por explorar las diferencias existentes referidas a los patrones de comportamiento ante este trastorno entre niños y niñas:

Es cierto que el Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad al ser una alteración biológica se presenta con los mismos síntomas centrales en niños y en niñas, pero lo hacen con diferentes patrones en la frecuencia de comportamiento. Así:

- La falta de atención se presenta de manera mucho más frecuente en niñas (30%) que en niños (16%).

- La hiperactividad - impulsividad se da en una proporción parecida tanto en niños (5%) como en niñas (4%).

- Cuando se combina el déficit de atención con la hiperactividad - impulsividad, en cambio, se presenta con mayor proporción en niños (80%) que en niñas (65%).

2. El momento del diagnóstico

Además de haber diferencias en la frecuencia de sus patrones de comportamiento, también lo hay en el diagnóstico.

Un dato clave es que el TDAH es diagnosticado en un mayor grado en chicos que en chicas. De hecho, la proporción es de 3 a 1. Hay que tener en cuenta que cuando hablamos de niñas, su diagnóstico generalmente será más tardío que el de los niños. Esto se debe a que tienden a ser más tranquilas, es decir, pueden pasar desapercibidas con más facilidad porque tienen menos hiperactividad y negatividad, siendo capaces de compensar mejor que los niños los síntomas del TDAH.

Este retraso en el diagnóstico tendrá consecuencias aún más negativas que los niños en su desarrollo social y futuro escolar.

3. La presencia de otros trastornos

Si comparamos la presencia de otro tipo de trastornos asociados entre niños y niñas, podemos encontrarnos que:

- Las niñas son más propensas a presentar trastornos de ansiedad que los niños como, por ejemplo: ansiedad por separación, trastorno de ansiedad generalizada, fobia social, ataque de pánico o, incluso, un trastorno obsesivo compulsivo ya en la edad adulta.

- Los niños, por su parte, serán más propensos a padecer trastornos de aprendizaje, trastornos de conducta como por ejemplo el TND (Trastorno Negativista Desafiante), tics o depresión.

4. La relación con la autoestima de los pequeños

Las niñas suelen culparse más que los niños por todos los problemas que tienen respeto al TDAH. Esto hace que tengan una autoestima más baja. Es decir, en el momento que el trastorno que padecen afecta a su vida cotidiana, los chicos suelen buscar al “culpable” fuera (siempre es otra persona), mientras que las niñas lo interpretan como que siempre son las culpables de lo que pasa.

Puedes leer más artículos similares a Por qué el TDAH en niños es diferente que el TDAH en niñas, en la categoría de Hiperactividad y déficit de atención en Guiainfantil.com.