Niños que se golpean la cabeza contra el suelo en una rabieta

Cuando el niño se autolesiona durante un enfado

Sofía Gil Guerrero
Sofía Gil Guerrero Psicóloga General Sanitaria

¿Por qué algunos niños se golpean la cabeza contra el suelo o la pared cuando tienen una rabieta? ¿Es normal? ¿Debemos preocuparnos si esto le sucede a nuestro hijo? ¿Cómo debemos reaccionar cuando el niño se golpea la cabeza? ¿Lo hace para llamar nuestra atención?

En Guiainfantil.com queremos dar respuesta a todas estas preguntas que muchos padres se realizan al observar que su hijo se da golpes en la cabeza cuando tiene un berrinche difícil de controlar. 

Por qué hay niños que se golpean la cabeza contra el suelo en un berrinche

Niños que se golpean la cabeza contra el suelo en una rabieta

Este tipo de comportamientos inquieta a los padres los cuales se suelen sentir angustiados por no entender por qué su hijo realiza este tipo de conductas. 

Es normal que estéis preocupados pero hay que tener en cuenta que esta conducta tiene lugar con bastante frecuencia en los niños menores de 24 meses. Transcurrido los dos años de edad, este tipo de conductas tienden a disminuir hasta desaparecer. A su vez, es necesario conocer que esta conducta por sí sola no tiene por qué ser un indicador de que algo grave le está pasando al niño.

En la mayoría de las ocasiones no responde a un problema serio pero es importante que observemos de cerca este tipo de autolesiones para determinar las posibles causas que han desencadenado que el niño/a termine golpeándose.

No debemos alarmarnos si la conducta de golpearse la cabeza tiene lugar cuando nuestro hijo está frustrado, enfadado o nervioso. Seguramente lo haga para tranquilizarse o para poder expresar su ira. En definitiva, se golpean en la cabeza para descargar tensión, para desahogarse. Pero, como padres, es importante que intentemos averiguar por qué motivo el niño/a siente ese enfado o frustración de manera tan intensa para que podamos ayudarle.

A su vez, es posible que el pequeño se haya dado cuenta de que cuando hace este tipo de conductas capta la atención de sus padres. Y, puede ser que un día se diera golpes en su cabeza y al observar la repercusión que tiene esa conducta en su entorno la utilice ahora con fines manipulativos, es decir, para tener a sus padres pendientes de él o de ella. 

Qué hacer si el niño se golpea la cabeza contra el suelo si se enfada

Pero, sea por el motivo que sea es importante que procuremos que el niño no se haga daño. Puede golpearse fuertemente y terminar causándose una lesión. Por ello, debemos hacer uso de técnicas de contención que le impidan seguir realizando esa conducta (p.ej. darle un abrazo para proporcionarle cariño y a la vez impedirle así que continúe haciéndose daño). 

En más de una ocasión habrás oído decir que cuando un niño tiene una rabieta lo mejor que se puede hacer es ignorarle. Y, así es. Sin embargo, cuando el niño se está autolesionando no podemos hacer caso omiso. Lo ideal es que intentemos desviar su atención con algún tipo de estimulación (cantarle una canción, jugar, poner música, bailar, etc.) para que deje de realizar tal conducta ya que puede llegar a resultar peligrosa.

Si el niño/a tiene más de 24 meses y continúa golpeándose la cabeza con frecuencia, es recomendable contactar con un profesional como por ejemplo su pediatra para que pueda valorar qué sucede y descartar cualquier problema de salud física o mental.