Rabietas a los ocho años. Cuando los niños mayores tienen berrinches

Educación emocional: cómo acompañar a los niños de 8 años cuando tienen pataletas

Saber cómo calmar los berrinches de los niños de 8 años, cómo ayudarles a gestionar las rabietas sin rabia, de qué modo lograr que las pataletas no sean siempre su respuesta a la frustración... La educación emocional en la infancia es de gran utilidad para el resto de la vida de nuestros hijos. Descubre las razones que hay detrás de las rabietas a los 8 años y por qué algunos niños mayores siguen teniendo berrinches.

¿Los niños mayores también pueden tener berrinches?

Las rabietas a los ocho años siguen dándose

Sí, tal cual te lo cuento. Resulta que las rabietas, los llantos descontrolados y los berrinches son propios de los niños de dos años y también de los de ocho años, ¡incluso, en el caso de algunos niños, de los de nueve y diez! Y es que, cuando se trata de la gestión emocional, el autocontrol y el entendimiento de emociones y sentimientos, como suele pasar con todo en esta vida, cada niño o niña lleva su propio ritmo.

Las rabietas a los ocho años son normales, aunque son diferentes que las de los periodos anteriores y menos frecuentes. El matiz viene porque los padres vemos a los hijos de 8 años como si fueran muy mayores y nos chirría que tengan estos comportamientos que asociamos solo con los más pequeños.

Y es verdad que, tal y como se recoge en la guía 'Niñez mediana' de los CDC de Estados Unidos, los niños de ocho años son más independientes, entienden y buscan su lugar en el mundo, le dan más importancia a las amistades, tienen una gran destreza mental y física... Pero, ¿qué pasa con su desarrollo emocional? Debemos seguir trabajándolo.

Piensa un momento: ¿acaso los adultos no nos enfadamos? Seguro que más de una vez te han entrado ganas de llorar, patalear y tirarte al suelo haciendo alarde de toda tu frustración, ¡cómo no le iba a pasar lo mismo a tu hijo! Tu niño de 8 años necesita que le sigas brindando esa maravillosa educación emocional para aprender a gestionar este tipo de emociones.

¿Qué hay detrás de las rabietas a los ocho años?

Los berrinches en los niños mayores de 8 años

Las rabietas de niños y niñas de 8 años suelen ser diferentes; por norma general, menos intensos, menos frecuentes y también de una menor duración, por suerte. Pero por descontado que los berrinches y los enojos siguen estando ahí.

Un carácter muy impulsivo, una escasa tolerancia a la frustración, un manejo del lenguaje que aún tienen que perfeccionar, un mal día, ansiedad o estrés... Estos son algunos de los motivos que se esconden detrás de las rabietas a estas edades y, por tanto, será ahí dónde tengamos que mirar para encontrar qué nos quieren decir niños y niñas con estas actitudes que a los padres muchas veces nos parecen desafiantes.

Si observas que tu hijo de ocho años tiene berrinches, debes tratar de averiguar qué es lo que los está causando, de este modo encontrarás la mejor solución para poder ayudarle. Si sospechas que sus rabietas están relacionadas con algo del colegio no dudes en hablar con el maestro para que te comente cómo se siente en clase, qué tal se relaciona con sus amigos, si va bien a nivel académico.

Acompañar a los niños de 8 años en sus rabietas o pataletas

Educación emocional en los berrinches a los ocho años

Los padres debemos aprender una serie de pautas para poder acompañar a los niños de ocho años cuando estén en plena explosión emocional. Y es que, por muy bien que lo estén haciendo, por mucho que vayan aprendiendo a controlarse, a comprender qué es lo que sienten, aún les queda camino por recorrer, así como descubrir mejores formas de expresar sus emociones. Seguro que con estas pequeñas pautas logramos que se sientan mucho mejor.

1. Dale un poco de espacio
Es muy posible que tu hijo de ocho años ahora necesite un momento para calmarse por lo que darle espacio y tiempo podría ser la mejor solución para poner fin a su berrinche. Sin olvidar que debes estar pendiente de su seguridad, ya sabes que cuando se frustran pierden el control de lo que hacen y pueden, por ejemplo, salir corriendo sin mirar si justo pasa un coche por la carretera.

2. Ten una charla de tú a tú con tu hijo
Una vez que ya esté calmado, habla con tu hijo o hija; pregúntale cómo se siente, cómo se ha sentido el rato de la rabieta, cómo llamaría a esa emoción que ha sentido y qué cree que podéis hacer para que la próxima no se desencadene esa explosión de emociones.

3. No cedas a sus caprichos 
Escuchar lo que pide, razonar con él y no imponer es clave, pero eso no quiere decir que debas ceder a su petición si no lo consideras oportuno, menos aún si ha utilizado las malas formas, ya que se va a llevar el mensaje de que a través de una rabieta puede logra lo que quiera.

[Leer +: Bote de los gritos para que las rabietas no exploten]

Acompañar a los niños de 8 años en sus rabietas

4. Prepárale para futuras posibles situaciones 
Procura preparar a tu hijo para otras posibles situaciones en las que se vaya a sentir frustrado o enojado. A estas alturas ya puedes anticipar algunas circunstancias, ciertas situaciones que ya sabes van a hacer enfadar a tu pequeño. Por ejemplo, si la anterior rabieta la tuvo en el supermercado y ahora toca hacer la compra de nuevo, explícale qué comportamiento esperas de él y, a cambio, ofrece una pequeña recompensa como jugar un rato juntos a su juego favorito.

5. Usa recursos tan fabulosos como cuentos y películas
Seguro que una de las cosas con las que más disfruta tu hijo son con las películas y los cuentos, sobre todo si se comparten con mamá y papá. Si además tratan de emociones y sentimientos te servirán para enseñar a tu hijo cómo se gestionan estas emociones que todos tenemos, incluido los protagonistas de sus películas favoritas.

6. Acudir a un profesional
Por último, recuerda que si no ves posible ayudar a tu hijo a controlar las rabietas porque estas son demasiado intensas o bien porque no das con la causa qué hay detrás del berrinche, puedes pedir la ayuda de un profesional para que te aconseje y te pueda orientar. Seguro que es algo que os ayuda muchísimo tanto al niño como a sus padres.

Puedes leer más artículos similares a Rabietas a los ocho años. Cuando los niños mayores tienen berrinches, en la categoría de Conducta en Guiainfantil.com.

Publicado:
Actualizado: