Cómo me siento. Juego casero para que los niños expresen sus emociones

Una divertida actividad casera para niños a partir de los 2 o 3 años

Guiomar Toledano
Guiomar Toledano Maestra de Educación Infantil

Desde hace varios años atrás se viene hablando de la importancia de tratar las emociones con los niños; que conozcan sus nombres, los colores que se le asignan a cada una de ellas, etc. Pero también es importante que aprendan a identificarlas, a sentirlas y a expresarlas, ya sea verbalmente o por otro medio distinto. Y en eso consiste la actividad DIY que os proponemos. El objetivo de nuestro juego casero que hemos llamado 'Cómo me siento' es que los niños y las niñas expresen sus emociones a través de una manualidad sencilla y divertida.

Esta es una actividad enfocada para tus hijos o alumnos a partir de 2 o 3 años, muchos de ellos los cuales ya pueden expresar de manera verbal sus emociones y sentimientos. Si queréis pasar una tarde entretenida con los más pequeños y de paso que aprendan a conocerse un poco más a ellos mismos seguid leyendo. Os aseguramos que os gustará la actividad que veréis a continuación.

Paso a paso para hacer este juego casero de las emociones

Materiales:

  • Cartulina
  • Folio blanco
  • Tijeras
  • Rotulador
  • Pegamento
  • Lápices o ceras de colores
  • Pinza de tender la ropa

Materiales para este juego de las emociones

Con esta actividad, los niños podrán previamente observar la emoción, posteriormente la diferenciarán y finalmente la identificarán como la emoción que está sintiendo en ese momento. Siguiendo estos sencillos 6 pasos podemos llevar a cabo nuestro juego:

1. Sobre un folio de color blanco dibujamos tantas caras como emociones queramos trabajar. En nuestro caso, nos hemos centrado en la felicidad, la sorpresa, el enfado, el miedo y la tristeza.

2. Las coloreamos, recortamos y plastificamos. Este último paso es opcional, aunque te recomendamos hacerlo si quieres que este juego dure más tiempo.

3. Sobre una cartulina escribimos el nombre de cada emoción, tanto en mayúscula como en letra ligada, así facilitaremos su lectura al niño y niña. Es importante dejar un margen después para poder poner la carita y la pinza.

4. Pegamos con la ayuda de un pegamento las caras en la cartulina, junto a su nombre correspondiente.

5. Dibujamos una pequeña flecha con el folio y la recortamos.

6. A continuación, la pegaremos en la pinza de tender la ropa. Esto nos servirá de indicador de las distintas emociones.

Cómo y cuándo podemos llevar a cabo nuestra actividad

Hacer este juego casero para que los niños expresen emociones

Durante el día el niño o niña pasa por diferentes estados de ánimo, visibles a los adultos, tales como: alegría o tristeza a la hora de ir a la escuela, tristeza o miedo por ir al médico, se puede sorprender ante una sorpresa o acción inesperada, etc. Estos son los momentos en los que podemos aprovechar y preguntar a nuestros hijos e hijas qué emoción están sintiendo y ahí es donde interviene nuestra actividad como soporte o vehículo para que la expresen.

También podemos plantearla a lo largo del día en determinados momentos, como por ejemplo: a la vuelta de la escuela, a media tarde o antes de acostarlos.

Los niños más mayores o con mayor desarrollo lingüístico podrán expresarse de manera verbal sin ningún tipo de problema, mientras que los demás pueden hacerlo a través de la pinza, de manera no verbal, pero tendrá el mismo significado, saber discriminar e identificar una emoción.

Que los niños expresen sus emociones y otros beneficios

Los beneficios del juego de las emociones para niños

Como todas las actividades que proponemos desde Guiainfantil.com, esta contiene una seria de beneficios para los niños y niñas:

- A nivel expresión y comunicación verbal y no verbal
A través de esta actividad divertida los niños y niñas deberán expresar y comunicar sus emociones, que sepan la importancia que tiene saber cómo se sienten en cada momento y saber expresarlo con o sin palabras. De igual manera interiorizaran los conceptos, los diferenciarán e identificarán.

- A nivel psicomotor
En segundo plano trabajamos la psicomotricidad fina con esta actividad, en el momento de colocar la pinza al lado de la emoción que sentimos. Es un acto que necesita una coordinación óculo manual y fuerza en los dedos, de esta manera estaremos desarrollando y potenciando la posición de 'pinza' con los dedos que tan útil nos será a la hora de coger un lápiz para escribir o colorear en el futuro.

- Fomento de la empatía
Cuando sabemos cómo nos sentimos es más fácil ponernos en la piel o en la situación de la persona que tenemos al lado, es decir, empatizamos con esa persona. Con esta actividad ayudamos a los niños y niñas a que empaticen con otros, si un niño o niña sabe cuándo está triste, porque sabe lo que se siente, cuando observe a otra persona que se encuentra en este estado hará por ayudarla.

Cómo habéis observado es una actividad sencilla de hacer que ayudará a vuestros hijos e hijas a conocerse mejor, y qué mejor vehículo para ello que vuestra ayuda y cariño.

Otros recursos para trabajar las emociones con los niños

Y, antes de terminar, nos gustaría proponeros otros recursos muy útiles gracias a los cuales podréis trabajar la educación emocional de vuestros hijos o alumnos.