Juego casero para crear en los niños el hábito de lavarse los dientes

Esta sencilla actividad está pensada para niños a partir de 2 años

Guiomar Toledano
Guiomar Toledano Maestra de Educación Infantil

¿Cómo sería aprender a lavarnos los dientes jugando con un rotulador y un folio? La respuesta intriga ¿verdad? Pues en eso consiste la actividad que os muestro a continuación. Se trata de un juego casero muy sencillo de preparar que nos ayuda a crear o reforzar el hábito de lavarse a los dientes a los niños

Con esta sencilla actividad podemos presentar esta nueva rutina a los niños y niñas de a partir de 2 años, para que el momento de lavarse los dientes sea divertido y un buen rato que pasar en compañía de los adultos.

Paso a paso para crear este juego casero

Materiales:

  • Folios
  • Ceras o lápices de colores
  • Fundas de plastificar
  • Plastificadora
  • Rotulador de pizarra blanca
  • Cepillo de dientes

Los materiales de este juego casero para lavarse los dientes

Desde la primera infancia es muy importante educar a los niños y niñas con respecto a su higiene; lavarse las manos, la cara, peinarse el pelo o cepillarse los dientes, son algunas de las tareas que pueden realizar por sí solos con un poco de independencia y autonomía.

En esta ocasión, nos centramos en el ejercicio de lavarse los dientes, tarea que deben de realizar varias veces al día, mínimo después de desayunar y antes de acostarse (al medio día, muchos niños y niñas comen en comedores escolares, lo que dificulta dicha actividad).

Siguiendo estos sencillos 5 pasos podemos llevar a cabo nuestra actividad para reforzar la higiene dental de los niños.

1. Sobre un folio dibujamos una gran boca con dientes. Puedes guardar e imprimir la que te ofrecemos aquí para que te sirva de plantilla.

2. Con ceras o lápices de colores coloreamos la boca, dejando los dientes de color blanco. Anima a los niños a que la coloreen contigo para involucrarlos en el proceso de creación.

3. Introducimos el folio dentro de una funda de plastificar y lo plastificamos.

4. Con los rotuladores de pizarra blanca pintamos encima de los dientes como si estuvieran sucios.

5. Con la ayuda de un cepillo de dientes, retiramos el rotulador de cada diente, igual que si nos los estuviéramos cepillando.

Actividad para crear el hábito de higiene bucal

Crear el hábito de lavarse los dientes y otros beneficios

Son múltiples los beneficios que obtenemos con esta actividad para niños, podemos agruparlos de la siguiente manera:

- A nivel motor
Con esta actividad los niños y las niñas desarrollarán y potenciarán el control total de su mano, la cual es la que dirige la acción, llevando a cabo una perfecta coordinación óculo manual, lo que implica también un gran estado de concentración y atención para que la actividad se desarrolle de la manera adecuada.

Además, este juego casero también propicia un buen agarre del cepillo y fuerza al mover este, lo cual favorecerá a la hora de coger un lápiz y hacerlo con fuerza para realizar el trazo.

Aprende a hacer este juego casero para los niños

- A nivel de nuevos conceptos
En cuando a aprendizaje es una actividad con muchos conceptos nuevos para los niños y niñas que podemos ir viendo gracias a ella.

Por un lado, explicaremos la importancia que tiene la higiene bucal en nuestro día a día y más en las edades que tienen ellos, son sus primeros dientes los que tienen que cuidar y deben ser conscientes de la responsabilidad que ello requiere.

Así, mediante la actividad mostraremos cómo hay que cepillarse los dientes, pasando el cepillo por cada uno de ellos con el movimiento 'arriba- abajo- arriba- abajo' y no de lado a lado o de izquierda a derecha. De esta manera, además, aprenderán e interiorizarán los conceptos 'arriba' y 'abajo'.

Otros conceptos a trabajar son 'sucio' y 'limpio', de esta manera tendrán que identificar qué dientes están sucios y limpiarlos. Así sabrán diferenciarlos de los limpios.

En definitiva, es una actividad súper divertida, que se puede repetir una y mil veces gracias a que puede borrarse y volver a comenzar. Es un juego que nunca se acaba y que siempre va a ser diferente, lo que atrae a los niños y niñas, además del componente añadido que es 'hacer algo de mayores' como lavarse los dientes, aunque sea en un papel. Sin embargo, el mero hecho de coger un objeto como es el cepillo de dientes es para ellos y ellas ya algo muy motivador.