Oso vago. Obra de teatro para inculcar hábitos de higiene en los niños

Cepillarse los dientes, lavarse las manos, cortarse las uñas... ¡Un guion para hablar de todo ello con los niños!

Beatriz Martínez

Las obras de teatro cortas son un pasatiempo excelente para proponer a los niños y a las niñas, pero también una forma idónea de enseñarles una lección importante. En esta ocasión hemos preparado un guion corto que habla de los hábitos de higiene personal. A través de las representaciones teatrales, los peques entenderán por qué es importante seguir unas normas básicas de higiene a diario y a la vez se lo pasarán en grande. Damas y caballeros, presten atención que aquí comienza 'El oso vago'.

'El oso vago', una obra de teatro corta que habla de la higiene

Obra de teatro corta para inculcar hábitos de higiene en los niños

Las obras de teatro como la que aquí te proponemos están pensadas para hacer con niños y niñas, con el objetivo de que se diviertan, dejen ver sus grandes dotes interpretativas y a la vez aprendan algo valioso. Esta vez el mensaje es acerca de las normas de higiene. Conocerlas e integrarlas en la rutina diaria será más sencillo que nunca si propones la representación de este guion.

Descripción de la obra: en la obra 'El oso vago' vamos a conocer a un pequeño Oso muy simpático pero sin nada de ganas de lavarse sus patitas, sus dientes, cortarse las uñas... Y es que a este osito le encanta jugar, pero le da mucha pereza tener que hacer cualquiera de estas cosas para estar aseado y cuidado. ¿Lograrán sus amigos los animales del bosque hacerle cambiar de idea? ¡Vamos a verlo!

Personajes: el pequeño Oso perezoso en el papel protagonista, León, Tigre y Mono. Por supuesto, ¡pueden ser niños disfrazados de estos animales!

Material necesario para la puesta en escena: si quieres adaptar esta obra para hacerla con tus alumnos no tienes más que dar a cada niño el papel de un animal y además preparar material sencillo de higiene como cepillo de dientes, tijeras para cortas las uñas (¡cuidado con las puntas!) o jabón para la ducha. ¡Verás que divertido!

Acto primero de este guion sobre los hábitos de higiene

Primer acto de esta representación teatral

Se abre el telón. Oso está en el bosque dando un paseo.

Oso: (camina por el bosque despreocupado) Qué raro que mis amigos aún no estén de paseo como yo. ¿Será que ya han llegado al lago del colegio a jugar?

Decide acercarse al lago pero no ve a nadie.

Oso: (pensativo) Iré a casa de León a ver qué ocurre.

El pequeño Oso llega a la casa árbol donde vive su amigo el león.

Oso: Hola amigo León, ¿cómo estás?

León: Hola Oso, pasa, pasa, estaba terminando de lavarme las patas, ¡las tenía llenas de barro! ¿Tú ya te has lavado las tuyas?

Oso: Pues no, no me las he lavado. Me daba pereza, además, ¿para qué voy a hacerlo si ahora se me van a ensuciar de nuevo?

León: (con cara de sorpresa) Pero es importante tener las patas limpias.

Oso: No pasa nada, ya lo haré otro día. ¿Vamos a buscar a Tigre? Seguro que quiere venir con nosotros al lago.

León: Está bien, vamos a buscar a Tigre.

Se van por el sendero hasta que llegan a la casa de su amigo Tigre.

León: Tigre, ¿estás ahí?

Tigre: Hola chicos, sí, aquí estoy. Pasad, estaba cepillándome los colmillos. Hay que tenerlos siempre brillantes y afilados.

León: Sí, es cierto, yo también me cepillo los colmillos todos los días.

Oso: Pues yo no, no pierdo el tiempo en esas cosas, yo solo quiero comer, jugar y dormir.

León y Tigre se miran extrañados.

Oso: Vamos a seguir juntos por la senda.

Los tres animales se alejan por la senda en dirección al lago. Se cierra el telón.

Segundo acto de esta obra de teatro para niños

Se abre el telón. Se ve a los animales jugando y pasando el rato en el lago.

Oso: ¡Qué bien se está aquí!

Todos: Síííí. Esto es muy divertido.

Al rato llega Mono.

Mono: Hola chicos, ¿qué hacéis?

Oso: Pues ya llevamos un rato aquí descansado al lado del lago. ¿Cómo no has venido antes?

Mono: Me estaba cortando las uñas.

Oso: Pues yo ya me voy a casa, tengo hambre y sueño.

Se levanta, se despide de sus compañeros y se va de vuelta a casa.

Tigre: ¡Qué perezoso es este pequeño Oso! Nunca quiere bañarse.

León: Ni limpiarse los colmillos.

Mono: Ni tampoco cortarse las uñas. Así no puede seguir. Creo que tenemos que darle una lección. (Se queda pensando unos segundos) ¡Ya lo tengo! (Habla en voz baja a Tigre y Mono)

Se cierra el telón.

Tercer y último acto de la obra 'El oso vago'

Hábitos de higiene en los niños

Se abre el telón. Tigre, Mono y León están en casa de Mono, van a tomar té con pastas (tienen tazas en la mano) y están esperando a que llegue Oso.

Oso: (Llama a la puerta) ¡Ya estoy aquí!

Mono: (habla en voz baja) Yo abro, recordad el plan.

Tigre y León: Sí, lo tenemos claro.

Mono: (abre la puerta para que pase el pequeño Oso) Adelante, ya está listo el té y las deliciosas pastas.

Oso: ¡Estupendo! Tengo un hambre... (se lleva la mano a la barriga).

Tigre: (reparte un paquete de galletas a cada uno, abre el suyo y se lo come) ¡Qué rico!

Oso: ¿Alguien me ayuda? Tengo las uñas tan largas que no puedo abrir mi paquete de galletas.

León: No te preocupes, puedes ir a la cocina a por unas tijeras.

Oso: (se dirige a la cocina pero se resbala por tener las patas sucias) ¡Qué daño!

Mono: Claro, tienes las patas tan sucias que te has resbalado. No pasa nada, yo te abro tus galletas.

Oso: Muchas gracias. (Coge una galleta, se la come y pone cara de dolor) ¡Ay! Me duele una muela.

Mono: ¿Cuántos días llevas sin limpiarte los colmillos? Quizás te duele por eso.

Oso: Ahora que lo pienso, yo creo que llevo ya un montón de días.

Tigre: Lo ves, por eso es importante que te cuides.

León: Tigre tiene razón. Hay que cortarse las uñas de vez en cuando.

Mono: Y también lavarse los colmillos todos los días.

León: ¡Y las patas cuando están sucias!

Oso: Vale, creo que ya he entendido la lección. Hay que hacer todas esas cosas. Pero es que me da tanta pereza...

Mono: A nosotros también nos da pereza pero es peor que te duela un diente, ¿no crees?

Oso: De acuerdo, a partir de ahora me cuidaré más. ¡Gracias por la lección que me habéis dado!

Todos: ¡No hay de qué!

Los animales salen de escena para ir juntos a jugar al bosque. Se cierra el telón. Fin de la obra de teatro.

¡No se olviden de aplaudir!