Enseña a tu hijo a cepillarse los dientes según el método Montessori

Cómo enseñar a lavarse los dientes a los niños de forma correcta según la filosofía Montessori

Si tienes hijos esta frase te sonará: 'A lavarse los dienteeeees' (sí, en tono elevado y arrastrando mucho las 'e'). Y lo peor de todo es que no basta con una vez, no, sino que tienes que repetirla (para tu desesperación) una y mil veces.

Pero... ¿por qué les costará tanto a los niños cepillarse los dientes? Porque no lo tienen asumido como una rutina. La mejor manera de no tener que recordarles lo que deben hacer es que ellos lo asuman como una rutina y les salga de forma automática. ¿Y cómo lo conseguimos? Aquí tenemos una buena idea, que nos llega una vez a través del famoso método Montessori. Descubre cómo enseñar a tu hijo a cepillarse los dientes según el método Montessori.

5 pasos para enseñar a tu hijo a cepillarse los dientes según el método Montessori

Enseñar a los niños a cepillarse los dientes según el Método Montessori

Cepillarse los dientes puede ser un trance desagradable para los niños (ellos lo ven como un sacrificio del tiempo de su juego) o como un instante necesario y agradable, señal de autonomía. Y de autonomía de los niños sabe mucho la filosofía Montessori, que busca trabajar con sus juegos y diferentes técnicas la capacidad del niño de manejarse de forma independiente (un gran paso para el niño y para sus padres).

¿Quieres dejar de tener que insistir y gritar una y otra vez a tu hijo que se lave los dientes? Presta atención a estos pasos para enseñar a tu hijo a cepillarse los dientes según el método Montessori: 

1. Preparar el ambiente: Parece algo muy obvio, pero no todos los niños tienen todo a su alcance. Y a su alcance quiere decir, a su altura. Si prefieres guardar el cepillo de dientes y el vaso en un lugar 'oculto' para que el cuarto de baño esté más ordenado, tendrás un cuarto de baño precioso, pero tu hijo no encontrará lo que necesita cada vez que tenga que cepillarse los dientes. ¿Lo ideal? Que tu hijo encuentre accesible todo lo que necesita en ese momento.

2. Los padres, como una guía: Los niños aprenden observando, son grandes observadores. Necesitan que alguien les diga cómo cepillarse los dientes. Tú debes ser quien le enseñe a hacerlo.Aprovecha el momento en el que debes cepillarte los dientes y hacerlo a la vez. Serás su mejor ejemplo. Y recuerda hacer cada movimiento a cámara lenta, para que pueda observar bien. 

3. Utiliza una tabla de rutinas: El método Montessori es fiel defensor de las tablas de rutinas. Ayudan al niño a organizarse y evitan que los padres tengan que repetir todo mil veces. Nada como una tabla de rutinas que enseñe al niño cuándo cepillarse los dientes. 

4. Una secuencia temporal del cepillado de dientes: No estaría mal que dibujaras las distintas fases del cepillado de dientes y lo pegues en un lugar visible del cuarto de baño, para que tu hijo pueda tener una referencia y evitar saltarse algún paso. Por ejemplo, en los dibujos (a modo de pictogramas) de esta secuencia puedes incluir los siguientes: Poner pasta de dientes en el cepillo, cepillarse los dientes de abajo, cepillarse los dientes de arriba, enjuagarse bien y colocar el cepillo y la pasta de dientes en su sitio. 

5. Juegos para enseñarles a cepillarse los dientes: Existen muchas actividades que enseñan a los niños a cepillarse los dientes: dibujos de la dentadura con flechas que indican en qué dirección deben mover el cepillo, dentaduras de juguete para practicar con el cepillo... Todo esto será muy útil para que el niño aprenda a cepillarse los dientes.