Los niños ponen mucha pasta de dientes en el cepillo y puede ser peligroso

La ingesta elevada de flúor puede provocar problemas en tus hijos según un estudio

María Machado

Cada noche igual: deberes, cena, dientes... y la cama. Y a pesar de que cada día se repite de la misma manera, lavarse los dientes sigue siendo uno de los momentos más tensos para muchas familias. Niños perezosos que no quieren dejar de ver la película para cepillarse, niños que pretenden que su higiene dental dependa de una sola cepillada rápida y mala... Para tener la boca limpia y saludable cada detalle cuenta: desde cuánto tiempo dura el cepillado hasta el estado del cepillo. Y, ¿cuánto dentífrico deben usar los pequeños? Según un estudio, los niños ponen demasiada pasta de dientes en el cepillo, lo que podría llegar a ser peligroso para su salud bucal.

Por qué usar mucha pasta de dientes es peligroso para los niños

Mucha pasta de dientes en el cepillo puede ser peligroso para los niños

Parece que los padres nos empeñamos en que nuestros hijos se echen bien de dentífrico en el cepillo, ya que suponemos que así se lavarán mejor los dientes. Sin embargo, en este caso más es menos. Según el estudio "Use of toothpaste and toothbrushing patterns among children and adolescents -United States 2013-2016"publicado por Centers for Disease Control and Prevention (CDC, Centros de control y prevención de enfermedades), el 38% de los niños entre los 3 y los 6 años utiliza más cantidad de pasta de dientes de la recomendada.

Peor sería que se echaran menos pasta de la pautada, podríamos pensar, ya que no se conseguiría que los dientes quedaran limpios. Sin embargo, al hablar de niños, es importante no pasarse de la cantidad recomendada. El problema es que los pequeños están aún desarrollando el reflejo de deglución y podrían acabar tragando demasiada cantidad de pasta de dientes. 

Los productos dentífricos no están pensados para ser tragados, por lo que el niño podría ingerir una elevada cantidad de flúor, uno de los ingredientes que gran parte de las pastas contienen para evitar la aparición de caries. Y esta organización advierte de que una ingesta demasiado alta de fluoruro puede causar cambios en el esmalte de los dientes como decoloración y picaduras.

¿Cuánta pasta de dientes deben usar los niños entonces?

Entonces, ¿cuánta pasta de dientes deben usar los niños según su edad? Atendiendo a las recomendaciones del CDC: 

- Los niños menores de 3 años deben usar una cantidad del mismo tamaño que un grano de arroz.

- De los 3 a los 6 años, la cantidad de pasta de dientes nunca debería superar el tamaño de un guisante, es decir, 0,25 gramos.

- A partir de los 6 años, ya se puede utilizar una mayor cantidad, ya que los niños ya han adquirido la capacidad para no tragar la pasta dental. Se podría aumentar, a una porción similar al tamaño de un garbanzo grande.

Por otro lado, este organismo aconseja que los niños empiecen a utilizar pastas dentífricas con flúor a partir de los 2 años.

Cantidad de pasta de dientes adecuada para los niños según su edad

Consejos para que los niños se cepillen bien los dientes

Antes de terminar, no podíamos dejar de enumerar algunos consejos para lograr un correcto cepillado dental de los niños. Aplicarlos resulta imprescindible para garantizar una buena higiene bucal en la infancia. Por cierto, muchos de ellos también afectan a los adultos, así que... ¡aplícate el cuento y da ejemplo!

1. Haz del momento del cepillado algo divertido
Una de las habilidades que deben perfeccionar los padres es la de hacer divertido hasta el momento más aburrido y rutinario del día. Y es que, si presentamos a los niños el cepillado de dientes como algo gracioso, les dará menos pereza llevarlo a cabo y, poco a poco, irán creando un hábito. Podéis jugar a poner caras divertidas mientras os laváis los dientes, a la mímica, a escuchar una canción propuesta cada día por un miembro de la familia...

2. Lavaos los dientes juntos
Si os laváis los dientes en familia, podrás vigilar que tus hijos hayan llegado a todas las zonas de la boca y que lo hayan hecho con la cantidad de pasta adecuada y durante el tiempo necesario. Aún así, no está de más que les revises de vez en cuando la boca para comprobar que no haya aparecido ningún visitante extraño.

3. No hay excusa para no lavarse los dientes
Ni cuando estamos muy cansados ni cuando nos duele la cabeza... Hay que lavarse los dientes todos los días 3 veces: al levantarse, después de comer y antes de irse a dormir.

4. Evitad los azúcares
Lo agradecerá la salud familiar, pero también los dientes. El azúcar que se encuentra en alimentos como los refrescos o los caramelos pueden estropear el esmalte y favorecer la aparición de caries.

5. ¡Cambiad el cepillo de dientes!
Busca un cepillo de dientes que se adapte al tamaño de la boca de tus hijos y cámbialo cada 3 meses. ¡Siempre en perfectas condiciones!

6. Visitad a vuestro amigo el dentista
Visitad el odontopediatra tan a menudo como este os recomiende. El seguimiento de este especialista en los dientes de los niños es imprescindible para localizar los problemas a tiempo y evitar mucho sufrimiento.