Trucos para cepillar los dientes a los bebés bien y sin perder los nervios

Cómo es el cepillo y la pasta dental fluorada perfecta para tu hijo más pequeño

Yaiza Cuba
Yaiza Cuba Odontopediatra

Cepillar los dientes a los bebés parece sencillo pero, si no conoces bien la técnica, el cepillo adecuado o qué pasta de dientes usar y cuánta cantidad poner, resulta fácil que se convierta en un quebradero de cabeza que nos haga perder los nervios (porque el niño no para de llorar cada vez que lo intentamos). ¡Que no cunda el pánico!

Conscientes de lo importante que es seguir una correcta higiene bucodental desde la primera infancia, te traemos una serie de valiosos y útiles consejos y trucos. A partir de ahora lavar los dientes a tu hijo será mucho más sencillo.

Cómo es el mejor cepillo de dientes para los bebés y niños

El mejor cepillo de dientes para los bebés

Empecemos (cómo no) por el principio: hasta que al bebé no le salgan los dientes no hay que cepillar nada de nada, ni encías ni lengua. Una vez que empiezan a asomar las primeras piezas dentales es entonces que tenemos que preguntarnos qué necesitamos para limpiarlas. Pues, ni más ni menos que ¡un cepillo! Sí, como lo oyes, acabamos de desterrar un mito pues el cepillo de dedo de silicona o las manoplas no sirven de nada, ya que limpiar las encías no determina el riesgo al que luego el diente se vea expuesto. De manera que, como menos es más, no pierdas energía en limpiar encías y consérvalas para cepillar con constancia los dientes desde que le salgan. Además, si estás con lactancia materna y aún no hay dientes, arrastrar los restos de leche alterará la microbiota que la leche materna está proporcionando, por lo que podría ser, incluso, contraproducente.

Por lo tanto, el cepillo de dientes que elijas para tu hijo que sea así:

1. Debe tener las cerdas de nailon y no de silicona pues, se ha demostrado, que arrastra mejor las bacterias y los restos de comida

2. El agarre del cepillo, la parte de abajo del cepillo desde la que lo sujetamos, debe ser cómodo para mamá o papá pues van a ser quienes lo usen para lavar los dientes al bebé.

3. El cabezal debe ser pequeño para que pueda eliminar bien los restos de comida en todas las piezas dentales.

4. Si te resulta cómodo, puedes usar uno de bambú de cerdas de nailon, pero te recomiendo evitar las de carbón activo.

5. Y, por último, mejor que mejor, si el mango hace las veces de mordedor por si el pequeño lo quiere usar para tal fin.

[Leer +: El chupete y el desarrollo de la mordida infantil]

Qué características tiene la pasta de dientes ideal para los niños

La buena pasta de dientes para los niños

Una vez que sabemos cómo debe ser el cepillo de dientes que usemos con nuestro hijo o hija, nos centramos en la pasta dentífrica. Y es que hay muchas dudas (y a menudo desconocimiento) sobre las características que debe tener la pasta dental que utilicemos con nuestros bebés.

¿Cómo puedo saber si esa pasta de dientes que encuentro en el supermercado o la farmacia es apropiada para mi niño o niña? La Sociedad Española de Odontopediatría recomienda el uso de pasta fluorada de 1000 a 1450 ppm. Fíjate bien en el envase (donde vendrá detallada la cantidad de flúor que contiene); si tiene menos concentración de flúor de la que acabamos de indicar, esa pasta no será muy útil para cuidar los dientes de tu pequeño.

En cuanto a la cantidad de pasta de dientes que debemos usar en cada cepillado, pon una pequeña cantidad (como un grano de arroz en los más pequeños y como un guisante a partir de los 3 años) en el cepillo, pues con eso será suficiente. Recuerda, mínimo dos veces al díal.

Recuerda que para evitar problemas como las caries y revisar que esté todo bien, has de llevar a tu hijo al odontopediatra durante su primer año de vida.

Trucos para cepillar los dientes a los bebés sin perder los nervios

Cepillar los dientes bien a los bebés

Ya tenemos las herramientas bien seleccionadas; ahora debemos saber cómo utilizarlas correctamente para que garantizar la higiene bucodental de nuestros bebés y niños.

Lo primero que debes tener en cuenta que vas a ser tú, mamá o papá, quien le lave los dientes al niño, por lo que primero debes ser tú quien coja bien la técnica del cepillado para después poder enseñar al pequeño. Por lo que, ¡toma buena nota de estos tips! Estos trucos te ayudarán a lavarles bien los dientes sin perder los nervios (comprendemos que es fácil, ya que van a empezar a llorar cuando queramos a hacerlo).

- Cepilla los dientes a tu bebé desde que le salga el primero, dos veces al día, por la noche y por la mañana.

- Primero mejor con cepillo manual, ya habrá tiempo de pasar al cepillo eléctrico cuando sean un poco más mayores si es que el niño quiere usarlo (y así se motiva para lavarse los dientes).

- Utiliza una técnica de cepillado eficaz. Si tu pequeño es muy bebé y, como es lógico, no se deja, usa tu dedo, sin hacer mucha presión, para abrir la boca y así poder lavarle los dientes. Levanta el labio, ya que es fundamental ver lo que cepillamos. Empuña el cepillo hacia dentro, en horizontal, y así puedes cepillar a la vez por delante, por detrás y por arriba.

- Sienta a tu pequeño en la trona, ponlo sobre tu regazo o túmbale en la cama. De esta forma, quedarás detrás del bebé o niño y, así tendrás mayor control de su cuerpo además de una buena perspectiva de su boca. Prueba y quédate con lo que más te sirva, incluido cantarle su canción favorita para que se sienta más tranquilo.

- No te agobies ni te pongas nerviosa. Es posible que al principio empiece a llorar porque no quiere que le laves los dientes (y no le dejes seguir jugando). Pero recuerda que son solo unos segundos lo que vas a tardar en cepillarle los dientes, enseguida podrás dar a tu pequeño un achuchón por lo bien que lo ha hecho.

A partir de qué edad pueden los niños lavarse los dientes solos

Cuándo se pueden lavar los dientes los niños solos

¡Qué mayor se ha hecho tu hijo! Hace nada que le salieron los primeros dientes de leche... Ahora ya ha cumplido los 6 años va a estar preparado a nivel psicomotriz para cepillarse los dientes solo. ¿Quieres hacer una prueba? Enséñale a que se ate solo los cordones, si lo consigue es que ya puede usar su cepillo pues el movimiento requerido es muy similar.

Pero, ojo, esto no quiere decir que a partir de esta edad puedas delegar en él la responsabilidad de cepillarse los dientes. Primero porque, como todo, habrá niños a los que les cueste más y, segundo, como no es una tarea que les suela gustar mucho, es muy probable que no se esfuercen lo que debieran y, por lo tanto, dientes y encías no quede bien limpias.

Desde los 6 años puedes empezar a dejar que se lave los dientes solo y luego lavárselos tú. De este modo, tendrá parte de responsabilidad e irá cogiendo el hábito pero no habrá problema alguno de que se queden restos de comida en ningún rincón de la boca. A partir de los 8 años, más o menos, podemos probar a que sea el niño quien se responsabilice por completo de sus dientes.

Puedes leer más artículos similares a Trucos para cepillar los dientes a los bebés bien y sin perder los nervios, en la categoría de Cuidado dental en Guiainfantil.com.