Ideas para enseñar al niño a coger bien el lápiz

Consejos para ayudar a los niños a tomar bien el lapicero

Marga Santamaría
Marga Santamaría Coach educativa

Seguro que todos y todas recordamos nuestra etapa escolar y las peculiares formas que tenían algunos de nuestros compañeros en coger el lápiz. Mi amiga del cole, Cris, cogía el lápiz entre los dedos índice y corazón, y hacía una letra bien bonita, yo, sin ir más lejos, aún tengo la marca en mi dedo corazón (un ligero abultamiento), por hacer una excesiva prensión sobre el lápiz o bolígrafo

Pues bien, para enseñar al niño a coger bien el lápiz, primero os invito a que reflexionéis sobre cómo vosotros lo cogéis, ya que la mejor enseñanza es la que damos con el ejemplo. 

Estrategias para ayudar al niño a coger bien el lápiz 

Enseñar al niño a coger el lápiz 

Es adecuado ofrecer al niño y a la niña, desde pequeños, situaciones en las que puedan manipular con sus manos para que vayan adquiriendo, de forma respetuosa, habilidades manuales. Ya os conté algunas en otro artículo, y no olvidéis esta primera parte de estimulación natural para potenciar esas habilidades de motricidad fina.

Una vez que ha llegado el momento de iniciarse en el trazo, es adecuado explicarle cómo le aconsejamos que coja el lápiz o bolígrafo. La forma más adecuada para ello es haciendo pinza sobre el lapicero con el dedo pulgar más el dedo índice, y a su vez apoyándose levemente sobre el dedo corazón. 

Para que aprendan esta posición, usaremos nuestro propio ejemplo y a su vez le podemos ir modelando sus dedos, para conseguir la posición adecuada. Sí que es cierto que hay niñas y niños que emplean en la pinza que he explicado anteriormente, además el dedo corazón. Pues bien, si el pequeño se encuentra cómodo no es necesario forzar la corrección. Ante todo, la postura debe ser ergonómica y natural.

Hoy en día existen en el mercado, por un lado, lápices que facilitan por su diseño, cogerlo con la postura correcta, es decir, que el propio utensilio de escritura ya posee las hendiduras adecuadas para situar los dedos, por lo tanto, esto facilitará la mejor adquisición de esa habilidad. Además, es aconsejable que cuanto más pequeño sea el niño o la niña, más grande sea el lapicero o pintura.

Por otro lado, también encontramos en el mercado, adaptadores de diversas formas, para niños y niñas que presentan mayor dificultad para coger el lápiz de forma correcta, y estos adaptadores se pueden poner tanto en pinturas como en lápices u otros instrumentos de escritura. 

Y aquí, además os doy dos sencillas técnicas para hacer tanto en casa como en el colegio:

- Técnica de la bola de papel o de plastilina: ésta será colocada debajo de los dedos meñique y anular, para que sea sujetada también con la palma. De esta manera quedan liberados los otros dedos y se podrá escribir así.

- Técnica de la goma elástica: se pone en la muñeca y se le da un giro sobre la parte superior de la muñeca, dejando un hueco para introducir el lápiz. Esto ayuda a mejorar la prensión y la inclinación.

Por último, añadir, como es habitual en mi línea de crianza y educación, el respeto al desarrollo del niño, y el respeto a sus ritmos. Enseñar desde la empatía y no desde la presión. No regañar si no consigue el objetivo y seguir trabajando nuestra paciencia como educadores y educadoras.