Cómo es el cerebro de los niños con letra fea o letra de doctor

Las capacidades de los niños que tienen la letra fea

Alba Caraballo Folgado

No sé vosotros, pero yo me las veo y me las deseo para entender la letra de mis hijos. Es cierto que todavía son pequeños y han de mejorar mucho pero, van camino de tener una letra tan ilegible como la de su madre.

Sin embargo, parece que no debe preocuparnos tanto que los niños tengan la letra fea o letra de doctor, y es que algunos investigadores y estudios reconocen que son más listos y tienen mayor agilidad mental que los que tienen una caligrafía impecable. 

Los niños que tienen la letra fea tienen una gran agilidad mental

Cuando el niño tiene la letra fea

Hemos encontrado varios estudios, como el realizado por la Universidad de Illinois (que os invitamos a leer porque es muy interesante), que afirma que las personas que tienen la letra fea tienen un cociente intelectual más alto, la razón es bien sencilla: su cerebro trabaja más rápido que sus manos.

Los datos de este estudio fueron recogidos de 105 profesores de la escuela de Worcester (Massachusetts). Cada profesor envió 4 modelos de textos representativos de sus alumnos basados en 4 grandes categorías:

- Lo niños con mejor caligrafía.

- Los niños con peor caligrafía.

- Alumnos con altas habilidades mentales.

- Alumnos con bajas habilidades mentales.

Los datos mostraron que la mejor caligrafía correspondía a los "buenos" alumnos, mientras que la mala caligrafía la realizaban los peores alumnos. Asimismo, detectaron que había un mayor porcentaje de niñas con buena caligrafía que de niños.

Pero lo más destacado es que este estudio reveló que tener letra fea es sinónimo de tener un pensamiento rápido. Son personas de mente ágil y rápida.

Y es que, se detectó que para las personas con mala caligrafía era más importante la información procesada en ese momento que el esfuerzo en poner una letra bonita. Esa agilidad mental, por lo tanto, se ve reflejada en la escritura que también es rápida, más imprecisa, con algunos rasgos indefinidos e incluso abreviaciones.  

Howard Gardner, creador de la teoría de las Inteligencias múltiples tambíen apoyo con sus tesis esta teoría, que afirma que el cerebro trabaja más rápido que las manos. Howard Gardner aseguraba que existe más de una manera de aprender y las diferencias que se dan entre los niños son debidas a las inteligencias múltiples, es decir, no hay sólo una inteligencia sino distintas que miden diferentes áreas o habilidades. 

Aprender a escribir no es una tarea fácil

La escritura es una tarea delicada y complicada que necesita un alto nivel de coordinación para desarrollarla. Pocos movimientos a los que se entrena la mano del niño son más difíciles, y en ningún otro ejemplo de entrenamiento manual se registra de manera tan evidente la falta de eficiencia.

Varias circunstancias pueden alterar ese correcto aprendizaje:

- La introducción temprana de la lectoescritura. Cada vez intentamos que los niños aprendan a leer y escribir antes, sin embargo, hacerlo cuando todavía no están preparados ni sus cerebros ni sus habilidades motrices sólo puede entorpecer, retrasar e impedir un buen aprendizaje.

- Presionar al niño: si el niño no tiene una letra muy bonita pero no hacemos otra cosa, tanto en casa como en el colegio, que regañarle y decirle lo fea que es su letra y lo mal que lo está haciendo, terminaremos bloqueando al niño y convirtiendo esta tarea en odiosa.

- Obligarle a escribir como queremos: hay niños que escriben con letra inclinada, otros son zurdos... pero si intentamos que todas las caligrafías sean de exposición, estaremos bloqueando la propia personalidad del niño.

Creo que es importante que los niños tengan una letra legible y demos ayudarles a conseguirlo, pero más que tengan una letra para enmarcar, es importante que aprendan bien las reglas de ortografía, que no cometan fallos gramaticales y que sepan explicar bien en un texto lo que pretenden. 

Y, ante la duda ya sabes  lo dice el estudio, los niños con la letra fea son más listos.